miércoles, 30 de julio de 2008

The Dark Knight...

(comentario con spoilers)

El lunes fui a ver The Dark Knight. Confieso que Batman es mi héroe de ficción favorito: no sólo por los recuerdos de infancia que evoca, también porque, a diferencia de la mayoría de otros superhéroes, Batman es, simplemente, un pata. No tiene superpoderes, cuenta con su inteligencia, preparación física, disciplina, y tecnología. En ese sentido, es más "cercano". Es además un personaje complejo, fascinante, parte de un universo igualmente rico, y la película de Nolan lo sabe explotar al máximo.

Hace algunos años sí leía comics con cierta constancia, de esa época recuerdo la espectacular saga Knightfall: Bane quiere destruir a Batman, y empieza por liberar a todos los malvados recluidos en Arkham. Batman tiene que volver a capturar a todos los prófugos, uno por uno. Después de semanas de peleas que lo debilitan y lo dejan muy vulnerable, Bane lo busca. Lo derrota, pero no lo mata: le rompe la columna vertebral, lo deja discapacitado, para que sufra en la impotencia de una silla de ruedas.

La historia continúa con que Azrael, un émulo de Batman, lo sustituye, mientras Bruce Wayne se va al lejano oriente a buscar rehabilitación y paz espiritual; allí logra recuperar lentamente sus capacidades, y vuelve a entrenarse, algo como lo que se ve en Batman Begins. Mientras tanto, Azrael se vuelve cada vez más violento y descontrolado, violando el código del encapotado, y así derrota a Bane y retoma el control de Ciudad Gótica. Al final de la saga, Bruce Wayne vuelve como Batman, se enfrenta a Azrael, y lo derrota... sin violar el código. Al respecto ver:

http://en.wikipedia.org/wiki/Batman:_Knightfall

Hay muchísimas cosas que comentar de la película. Yo acá propongo un ejercicio: pensar al encapotado en el marco de algunas discusiones sobre los derechos humanos y el debido proceso. Quien conoce al Batman de los comics (cuyo espíritu está bien retratado por Nolen), sabe que tiene muchos detractores. Bien visto, Batman es un paramilitar. No responde ante nadie; usa ampliamente la violencia; utiliza la tortura como método; viola constantemente el Estado de derecho y el debido proceso, interfiere en el trabajo policial y de la fiscalía, viola la intimidad, las comunicaciones, hace justicia con sus propias manos; no ha matado a nadie, pero siempre está a punto de hacerlo; causa grandes daños colaterales cada vez que actúa.

En la película Batman choca por eso incluso con sus "cómplices", como Lucius Fox, Morgan Freeman, ("spying on 30 million people is not part of my job description... as long as this machine is here at Waynetech then I won't be. Consider this my resignation"). Todo esto lo convierte en un solitario prófugo de la justicia. Además, desde su aparición, pasaron a un segundo plano los criminales de siempre ("The criminals in this town used to believe in things. Honor. Respect"), y emergieron los freaks ("...some men aren't looking for anything logical, like money. They can't be bought, bullied, reasoned or negotiated with. Some men just want to watch the world burn". Siguiendo con Alfred, recordemos que también le dice a Wayne, "You crossed the line first, sir. You squeezed them, you hammered them. And in their desperation they turned to a man they didn't fully understand"). Por eso, la ciudadanía en Ciudad Gótica tiene una relación siempre ambigua con él: lo ama y lo odia. Es la solución y la causa de sus problemas.

La tenue línea que hace de Batman un héroe y no un villano es su código de ética, que implica entre otras cosas no matar (por eso no usa armas de fuego), anteponer el interés público a sus intereses personales (por eso acude por Dent y no por Rachel), la aceptación conciente de su destino y naturaleza "trágica", una suerte de "capacidad autocrítica", que se expresa por ejemplo en la disposición a aceptar sus responsabilidades y entregarse a la justicia de ser necesario (lo iba a hacer, pero Dent se le adelantó), o cuando deja a Lucius Fox la labor de vigilancia ("too much power on one person... -that is why I leave it to you").

Al mismo tiempo, el código de ética lo hace previsible para los hampones, que se aprovechan de ello: como le dice el guasón, "You just couldn't let me go could you? (...) You truly are incorruptible aren't you? You won't kill me out of some misplaced sense of self-righteousness, and I won't kill you, because you're just too much fun. I think you and I are destined to do this forever". Batman está jaloneado entre retirarse y dejar a la justicia ordinaria hacer su trabajo, y violar su código para ser más "eficaz" en su lucha contra el crimen. Se mantiene en él para no perder su alma ni el alma de Ciudad Gótica, a pesar de todo.

Hay quienes ven en The Dark Knight un discurso neoconservador: ver el artículo de Spencer Ackerman, Batman's 'Dark Knight' Reflects Cheney Policy. Joker's Senseless, Endless Violence Echoes Al Qaeda. http://washingtonindependent.com/view/batmans-dark-knight
Además, según Ackerman, "Nolan's version of Batman is motivated by moral philosopher Michael Walzer's "dirty hands" argument. Walzer grappled with the problems on display in "The Dark Knight" and proposed, in an influential 1973 essay, that the key to engaging in morally dubious activities, like torture, during times of emergency is to acknowledge their heinousness and, once the emergency passes, accept legal sanction for the burden of saving the world". Walzer mismo comenta lo siguiente en una entrevista de 2003:

"Back in the early 1970s, I published an article called 'Dirty Hands' that dealt with the responsibility of political leaders in extreme situations, where the safety of their people seemed to require immoral acts. One of my examples was the 'ticking bomb' case, where a captured terrorist knows, but refuses to reveal, the location of a bomb that is timed to go off soon in a school building. I argued that a political leader in such a case might be bound to order the torture of the prisoner, but that we should regard this as a moral paradox, where the right thing to do was also wrong. The leader would have to bear the guilt and opprobrium of the wrongful act he had ordered, and we should want leaders who were prepared both to give the order and to bear the guilt.

This was widely criticised at the time as an incoherent position, and the article has been frequently reprinted, most often, I think, as an example of philosophical incoherence. But I am inclined to think that the moral world is much less tidy than most moral philosophers are prepared to admit. Now Dershowitz has cited my argument in his defence of torture in extreme cases (though he insists on a judicial warrant before anything at all can be done to the prisoner. But extreme cases make bad law. Yes, I would do whatever was necessary to extract information in the ticking bomb case – that is, I would make the same argument after 9/11 that I made 30 years before. But I don't want to generalise from cases like that; I don't want to rewrite the rule against torture to incorporate this exception. Rules are rules, and exceptions are exceptions. I want political leaders to accept the rule, to understand its reasons, even to internalise it. I also want them to be smart enough to know when to break it. And finally, because they believe in the rule, I want them to feel guilty about breaking it – which is the only guarantee they can offer us that they won't break it too often". http://eis.bris.ac.uk/~plcdib/imprints/michaelwalzerinterview.html

¿Qué actitud tener ante el encapotado? Lo más cómodo y políticamente correcto es estar en contra. Perseguirlo. Como dice Gordon, al final, "He's not a hero. He's a silent guardian, a watchful protector...a dark knight". Aunque Gordon en realidad es cómplice de Batman. Porque confía en él, a pesar de todo. Acepta la existencia de una situación excepcional, y de un liderazgo excepcional: "He's the hero Gotham deserves, but not the one it needs right now". En este momento Ciudad Gótica necesita vivir la ficción del White Knight. Creer que la ley y el derecho funcionan, aunque sea mentira (así como Wayne necesita creer que Rachel lo prefería a él y no a Dent, según Alfred).

Ackerman en su artículo dice que esto funciona en la ficción, pero no en la realidad: "One problem with Walzer's argument, as its many critics have noted, is that the results are still horrific -- torture, indefinite detention, assassination and other such practices incompatible with civilization. Another is that it presumes that once unlimited authorities are handed to an individual, that person can be trusted to relinquish them -- or even to determine, contrary to his or her interest, that the emergency has passed. In the world of comic, that's easy. Batman is Batman -- he's conflicted, sure, but he's a hero. That's why in both movies, little children -- fellow incorruptibles -- are the only ones who neither fear nor hate him: they can see him as he sees himself. But in the real world, this concept is ludicrous and anti-American". ¿Esa es la respuesta, o como dice Walzer, "I am inclined to think that the moral world is much less tidy than most moral philosophers are prepared to admit"?

Gordon y Batman aceptan vivir en la línea entre la legalidad y la ilegalidad, y como sugiere Walzer, su moralidad está en su código de ética y en la disposición a asumir las consecuencias de sus actos. No tanto en términos de aceptar la sanción de la justicia ordinaria, sino de su destino trágico. De allí su carácter de héroes.

Como ven, todo esto da para darle muchas vueltas más.

AMPLIACIÓN.

Siguiendo con el tema de la moralidad y el heroísmo: ¿son radicalmente incompatibles? "You either die a hero or you live long enough to see yourself become the villain". Con Walzer diríamos que la vida lleva a los héroes, inevitablemente, a ensuciarse las manos... sólo podrías tener las manos limpias si no has vivido lo suficiente...

Ver también:
http://www.elmorsa.com/2008/07/21/el-regreso-del-senor-de-la-noche/

http://andreslajous.blogs.com/alternativa_joven/2008/07/3-interpretaciones-del-caballero-de-la-noche.html

http://elsucioharry.blogspot.com/2008/07/batman-es-la-noche.html

http://insoportabletrascendencia.blogspot.com/2008/07/el-caballero-de-la-noche-una-historia.html

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-4710-2008-07-13.html

19 comentarios:

KTC dijo...

No solo sugiriendo a un comunitarista como Walzer, sino también Rawls, el supuesto opuesto, que se pregunta cómo sería una sociedad justa y lo hace recurriendo al expediente del contrato social: un recurso intelectual que alimentado con los nuevos elementos utilitarios y económicos de las ciencias modernas. El contrato no es la fuente de la sociedad o el Estado sino la base de los principios de la justicia. Mediante el contrato pueden encontrarse los principios que personas libres y racionales encuentran para fundar un sistema justo. Los constructores de este sistema son, pues, individuos. Un héroe jamás podría hacerlo. He ahí su escencia.

Jorobado dijo...

Tu mejor post, Martin, de lejos. Cuando vi el titulo pense que tu analisis iba a ir por el dilema del prisionero y el juego de probabilidades que esta en toda la pelicula (no solo en el dilema de los botes), pero me rayaste con esto: "Batman es un paramilitar". Claro! Dicen que los mejores analisis son aquellos que estan en la punta de tus narices y no los ves. Pajita. Solo una pregunta: Gordon seria Uribe? Ademas, por lo que debo entender, Susana Villaran estaria en contra de Batman, no? (entonces no votes por ella, pes)

Epiro dijo...

Me parece que la posición de Cheney y la de Batman son distintas. Cheney sería Dent (si es que estamos dispuestos a asumir que CHeney quisiera asumir su responsabilidad, ejeje). Sin embargo, a pesar de que el laboratorio moral me parece interesante, el asunto tiene una objeción metodológica de fondo: la película de BAtman y Walzer no tienen nexo lógico alguno; el articulista que el autor señala quiere ver en la película una manifestación de la ideología domimante a partir de la falacia de los falsos énfasis. Y si en vez de mirar el problema e la justicia se me ocurre que la película ilustra la teoría del equilibrio de Nash, o en vez de una teoría marxista de la manipulación veo la moral del Destino? No seamos reduccionistas con un tour de force estético maravilloso. Las reververaciones de Batman en el lado de la política también requieren historia de la ideas: por ejemplo. las líneas de ALfred resultan una sútil mezcla de moralista inglés del 19 y de El corazón de las tinieblas. El debate, en esta parcela reducida de la ciencia política, no puede hacerse sobre un modelo que divide ciudadanos por un lado y estado por el otro.

Máquina dijo...

"...anteponer el interés público a sus intereses personales (por eso acude por Dent y no por Rachel)..." Al revés, fue por Rachel, no por Dent. Luego se da cuenta de que cayó en el truco del guasón.

"...que implica entre otras cosas no matar (por eso no usa armas de fuego)..." Una pistolita, no. ¿Y el tanque llamado batimóvil? Y, si mal no recuerdo, mata a varios "extras" sin asco, secuaces del guasón. Lo "curioso" es que mata a estos sin remordimiento, pero no al líder (el guasón).

Excelente película, genial la actuación de Heath Ledger. Gracias por tu post, muy interesante.

Saludos,

Enrique.

ocraM dijo...

muy buen post. una aclaración, sin embargo. el Joker engaña a Batman cruzando las referencias. él cree que está yendo a salvar a Rachel -es un momento de debilidad, acaba de enterarse de que ella también está secuestrada- pero llega al sitio donde está capturado Dent. otra jugada maestra del Joker, ganador absoluto de este enfrentamiento.

sobre bush/batman ¿o joker? ver también

http://www.vanityfair.com/online/politics/2008/07/bush-as-joker.html

me parece que en la revista Dedo Medio también hicieron una caricatura parecida. pero es muy forzado el símil.

el carácter "paramilitar" de Batman se viene explotando bastante bien desde el Dark Knight Returns de Frank Miller (obvia influencia de Nolan, desde el título hasta el batimóvil) y, sí, efectivamente nos confronta con lo políticamente correcto (ver también Watchmen y hasta la serie animada Justice League Unlimited). mal tratados, los superhéroes pueden ser vistos desde una lógica conservadora bastante ramplona. en obras como la de Nolan, plantean buenos debates como éste.

Roberto dijo...

lo más extraño, es que batman políticamente hubiera votado por al gore y no por bush en las últimas elecciones.

claro, un paramilitar (tomando en cuenta que es un término además amplio). frank miller dijo varias veces además que representa cierto espíritu norteamericano, donde la política más bien se ha "amanerado" (en sus términos). no es casual que el retrato del alcalde de gotham justamente tenga cierto cliché metrosexual. (lo de miller se repite en su visión nietzschiana de los fuertes que enfrentan su destino, como los pro-hombres, frente al resto de "amanerados").

por eso el film termina siendo perturbador, porque es explícito con el tema de la justicia y la lucha contra el terror.

saludos :)

Martín dijo...

Gracias por los comentarios.

Tienen razón, ahora que lo pienso, respecto a Dent y Rachel (es una película para ver varias veces). Se me pasó ese detalle, que es fundamental, y que abre varias lecturas sobre el final de la película. Será que Batman se siente culpable después de eso (por ser egoísta la pierde; de haber sido desprendido podría haberla salvado), y por eso se inmola después aceptando la culpa por los crímenes de Dent... todo esto da para mucho más...

Martín dijo...

Para Carlos:

"Gordon seria Uribe? Ademas, por lo que debo entender, Susana Villaran estaria en contra de Batman, no? (entonces no votes por ella, pes)". La respuesta sería que Batman es Batman; hay muchos que quisieran hacerse pasar por él, el problema es que persiguen fines particulares, no la justicia... de otro lado, supongo que Susana Villarán diría algo así como "una cosa es la ficción, otra la realidad", un poco como el artículo de Ackerman.

ocraM dijo...

De acuerdo con los reparos de Ackerman (lo que separa a Batman de Cheney son las "intenciones", las del encapotado son puras, infantiles, egoístas también pero las de Cheney incluyen rentabilidad para sus empresas, por ejemplo). además que el supuesto idealismo deja de aplicarse con la invasión de Irak, que no tenía nada que ver con los ataques terroristas ni con las inexistentes armas de destrucción masivas. de todas formas, me gustó este comentario


/////////
The key is the way Gordon draws a contrast between Dent “the hero we need” versus the Dark Knight “the hero we deserve.” Nolan is saying that we need a law-abiding idealist, but that we don’t deserve him. He’s not saying it’s good to have a president who’s a wire-tapping torturer, merely that we don’t deserve any better.

Nolan is ultimately saying that strong societies don’t tolerate Dark Knights. If we do, it’s only because we lack confidence in the institutions and values that we’ve inherited. After all, with all his gifts, Bruce Wayne could have easily been Harvey Dent, but because he lacks confidence in legitimate institutions and his moral inheritance, he’s not the philanthopist and healer that his father was. He’s the sign of a sick society. Just like Cheney.

On the other hand, the film has at least three examples of noble lies, like Alfred burning the note, Gordon faking his death, and the big one at the end. More disturbing to me was the boat scene in which the democracy votes to pull the trigger, but no individual is strong enough to go through with pushing the button. At first I was upset that this was an example of the filmmakers buying into Cheney-esque assumptions about needing someone willing to get their hands dirty.

But then they contrast that dilemma against someone who simply refuses to play the game, and stands above it (Tiny Lister throwing the detonator out the window), and I felt better about it all. This movie is about the tragedy of the White Knight, not the vindication of the Dark Knight. Nolan has already decided what Bruce Wayne really is.

///////

otro símil: Batman "creó" al Joker al consgrarse como el poder hegemónico en Gotham, así como los EEUU "crearon" a Al Qaeda con sus políticas imperialistas.

otro dilema, ahora del cómic: en Identity Crisis, el villano Dr. Light se infiltra en los cuarteles de la Liga de la Justicia, que había salido a una misión. Light solo encuentra a la esposa de un superhéroe, a la que viola. la Liga regresa poco después y, horrorizados, capturan a Light y, sin saber qué hacer frente a un violador con super poderes, deciden lavarle la memoria y alterar su personalidad, convirtiéndolo en el típico villano tontorrón.

pero en plena "limpieza" aparece Batman, quien, indignado por el abuso de poder, se lanza contra sus colegas. pero ellos tienen superpoderes, pues, y también le borran la memoria a Batman, a la mierda.

este episodio ocurre, supuestamente, en los "inicios" de las carreras de estos héroes. Identity Crisis se inicia diez años después, cuando se revela el incidente y todos tienen que lidiar con esta historia oculta.

en otra historia, resulta que poco a poco Batman va a recuperando la memoria (Bats es Bats) y cuando se entera de lo que pasó arma a Brother Eye, una versión más sofisticada del chuponeo que se ve en la película. literalmente Batman empieza a chuponear a todos los superhéroes y...

y ya es la una de la mañana...

Martín dijo...

Mi comentario favorito:

"I agree that the Dark Knight is a surprisingly deep film. While many authors have drawn similarities between the Bush administration and Batman, none few really delve the depths of Batman’s dilemma: there is a cruel, ruthless, and sinister villian on the loose who has promised to kill the innocent.

While many criticize Batman for abuses of power, they almost never offer alternatives. What alternatives are there when faced with such madness? To do nothing leaves leaders culpable since they had the power to intervene, but did not.

This may be why both Scheuer and Walzer advocated for action followed by accountability. While abuses of power almost always lead to collateral damage, some refuse to accept the reality that the alternative is greater carnage, but on the enemy’s terms.

Suppose Batman had refused to utilize his surveilance system on moral grounds. Would he have been a hero? The Joker would surely have progressed unhindered to greater atrocities. Society, if knowledgable of Batman’s capablity, would rightly accuse him of holding his own morality in higher regard than the lives of others – clearly not the choice expected of a hero.

In the film, Batman has the strength of character to accept societal rejection in order to accomplish the greater good. This quality is almost totally absent in today’s leaders who look continually to popularity polls for guidance.

Nowadays, rare is the leader who will sacrifice personal reputation for the good of the nation. Like Gotham, we need such heros, but instead we elect “weathervane politicians” who give us short-term fixes in exchange for long-term consequences. Leaders who cannot withstand popular opinion will never be able to defeat the challenges that threaten our country".

milanta dijo...

¿Batman = "paramilitar"? No pues, tampoco pues. A ese paso Martín Rivas es nuestro nuevo héroe nacional.

Kmilo dijo...

Que buen post :)

En definitiva una buena historia es la que te hace reflexionar sobre ella y construir tus propias versiones.

Respecto a "You either die a hero or you live long enough to see yourself become the villain" creo que una de las buenas demostraciones de esa forma de pensar es el comic watchmen

Goyo dijo...

A propósito de las películas de ficción y el debido proceso, creo que es interesante notar en otra película, el Episodio III de Star Wars, que el respeto de los derechos fundamentales de Palpatine le dio la victoria en su duelo con el maestro Mace Windu.

Si recuerdan la escena, Windu lo derrota en el duelo y cuando está a punto de matarlo, Anakin le recuerda que esa no es la manera de los Jedis, que Palpatine debe ser sometido a un juicio justo. A esto Windu le manifiesta que Palpatine controla el Senado y las Cortes. Desafortunadamente, antes de darle el golpe de gracia, Anakin le corta la mano con su sable de luz y Palpatine lo remata.

¿Windu debió arrestarlo y respetar su vida y su debido proceso? Yo la verdad tengo mis dudas. Es la misma decisión que tomó Eliot Ness en la película Los Intocables cuando lanzó de la azotea a Frank Nitti porque sabía que arrestarlo y someterlo a juicio sería en vano ya que el jefe de este hampón tenía comprada a la policía y a los jueces de Chicago.

¿Decisiones "necesarias" ante la debilidad de las instituciones?

Martín dijo...

Goyo:


tema interesante el que propones. Si tuviera tiempo, algún día, haría una lectura política del episodio III. Como que los jedis a veces no parecen muy hábiles en lo político, y a veces aparecen "demasiado políticos", violando lo que debería ser su código de ética. El código y su respeto es fundamental. Así, lo de Ness debería ser visto simplemente como un crimen. Un acto de venganza, hasta donde recuerdo.

Respecto a Windu y Palpatine, diría que el tema acá es si el magnicidio se justifica en nombre de un bien superior. Pensar en los generales alemanes que quisieron matar a Hitler para parar la guerra. ¿En qué ocasiones matar es justificado? ¿Nunca? ¿Sólo bajo ciertas condiciones? ¿Cuáles? Preguntas bien delicadas. Me acuerdo de Los Justos de Camus, y Las manos sucias, de Sartre.

Adelantando una opinión, creo que los jedis jugaron muy mal políticamente, y además que la actuación de Windu no fue correcta, aunque tendría que ver nuevamente la película. ¿No tenía ninguna otra opción? Diferente es el caso del enfrentamiento entre Yoda y Palpatine, allí sí se trató de un enfrentamiento con todas las de la ley. Finalmente, también me pareció injustificado que Obi Wan dejara a Anakin tirado agonizando, en vez de prestarle ayuda. Da para otros posts...

milanta dijo...

Obi Wan hizo mal, visto el momento, en dejar a Anakin casi muerto. Seguro pensó que moriría pronto o que una vez cruzada la linea rumbo al lado oscuro no hay retorno (todo está perdido). Se equivocó, al final Anakin salva a su hijo del morir en manos del mal.

¿De qué sirve esto? Me atrevo a reflexionar que muchas veces estos ejemplos de la ficción nos permiten auscultar cual médicos de la sociedad dónde se está pudriendo nuestra vida en común.

En ese mirar dentro, vamos a tomarnos con nuestra moral, básicamente una moral judeocristiana que señala lo bueno y lo malo, pero que no impide con eficacia hacer lo malo; únicamente castigarlo.

¿Y el amor? Muchas veces no es la base de esta moral a la medida. Ni la justicia, ni la solidaridad con la que los buenos se llenan la boca. Ya vendrá el Guasón peruano que nos hará despertar.

Anónimo dijo...

todo chevere, pero para quienes no sabemos tanto ingles, tus comentarios sin traduccion nos dejan en el aire.
no pues, esa chispeadita de la pituqueria limeña , contradice un toque (un toque nomás ah?) tu discusión con el tio rafo

Martín dijo...

Para el anónimo: conclusión, ¡hay que ponerse a estudiar inglés! No hay otra. Saludos.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Martín:

Leí con mucho interés tu texto. Es muy agudo, y discute las aristas morales de “The Dark Knight” en diálogo con la teoría política norteamericana. La tesis juvenil de Walter sobre las “Dirty hands” siempre me ha parecido cuestionable, y poco convergente con sus investigaciones posteriores sobre la justicia y la ética internacional, con las que me identifico bastante.

Un abrazo,
Gonzalo.

Anónimo dijo...

"Mueres como un heroe, o vives lo suficiente para convertirte en un villano." ... le paso eso a Fujimori?