miércoles, 9 de julio de 2008

Cómo usar la "navaja de Occam"


Nelson Manrique hace en su columna del lunes 7 pasado en Perú21 un comentario que se presta muy bien para hacer un ejercicio de metodología. Se refiere a "La navaja de Occam y el rescate de Betancourt"

http://peru21.com/comunidad/Columnistas/Html/manriqueIndex.html

"Resulta (...) difícil creer que los guardianes de los rehenes se tragaron la historia de que integrantes de una ONG inexistente los iban a acompañar en un traslado en helicóptero, y aún más inverosímil que no se dieron cuenta de que estos eran comandos militares vestidos de civiles y les entregaron, encima, sus armas. ¿Tan difícil será para un guerrillero reconocer a un comando de elite vestido de civil?

El principio filosófico del fraile franciscano medieval Guillermo de Occam, conocido como "la navaja de Occam", que ha sido capital para el desarrollo de la ciencia moderna, dice que de dos explicaciones completas de un fenómeno la más simple es probablemente la verdadera. Aplique el lector la navaja a ambas versiones
[la versión del gobierno colombiano y aquella que dice que "la liberación de los rehenes se compró 'a un elevado precio' -concretamente 20 millones de dólares"].

No puedo resistirme a hacer un comentario, porque yo mismo he hecho alusión a la navaja de Occam antes, en el primer artículo que publiqué en Perú21, el 19 de setiembre de 2006:

http://martintanaka.blogspot.com/2006/09/escopeta-de-dos-caones-o-simples.html

La utilidad de la navaja de Occam parte de asumir que es muy fácil distinguir entre una explicación simple y una muy elaborada. Así, si para explicar los avistamientos de OVNIS tengo que optar entre "errores de percepción causados por fenómenos atmosféricos" y la "presencia de naves extraterrestres cuya existencia es ocultada por una conspiración secreta en la que participan las principales potencias del mundo", es claro cuál es cuál.

Sin embargo, a Manrique la explicación de la compra le parece simple, y la del operativo del ejército demasiado elaborada, lo que la haría poco creíble. De otro lado, en La Primera del lunes leemos que a Tomás Borge lo que le parece "tirada de los cabellos" es la versión de la compra, y presenta una hipótesis alternativa (que también tiene sus bemoles):

"Una radio suiza señaló el viernes que en realidad fue comprada la liberación de los rehenes en 20 millones de dólares. Porque Estados Unidos tenía mucho interés en la liberación de los tres ‘contratistas’, que eran en realidad agentes del FBI.

- No, eso es falso. Yo no tengo la menor duda de que hayan sido agentes del FBI o que esto se haya realizado en el marco de la visita de McCain. Lo que no creo es que las FARC o algún sector de la guerrilla haya negociado esto. Es un poco tirado de los cabellos. Yo creo que había un operativo para liberarlos. Parece ser que el ejército colombiano capturó los helicópteros que iban a realizar el operativo y “se apoderaron del mandado”. Ingenuamente, los guerrilleros aceptaron".

http://www.diariolaprimeraperu.com/online/noticia.php?IDnoticia=19258

¿Cuál es la explicación más simple? (ojo, no me pregunto aquí cuál es la "correcta"). No sé qué pensarán ustedes, pero a diferencia de Manrique, la explicación dada por el gobierno de Colombia me parece claramente, de largo, la más simple de todas. Algunas preguntas que podemos hacernos para determinar cuán simple o complicada es cada explicación serían: ¿cuánta gente tiene que mentir en cada versión? ¿Cuánta gente tiene que ser engañada en cada caso? O ¿cuántos pasos tienen que cumplirse para que cada plan tenga éxito? ¿A lo largo de cuánto tiempo? La explicación más simple es aquella que involucra menos mentiras y menos gente embaucada, la que nos lleva al plan más fácil de ejecutar, más rápido, corto, con menos cosas que puedan salir mal.

En la versión del gobierno, solamente tienen que mentir (u ocultar la verdad), y solamente por un momento determinado, los participantes en una operación de inteligencia, y una vez terminada, el engaño termina. Los embaucados son un grupo de miembros de las FARC en la selva, guardianes de los rehenes, unos sesenta. Para que esto funcione, se trata de ejecutar un plan de rescate basado en un engaño; ciertamente tiene sus dificultades. Todo esto se basa en un largo y paciente trabajo de inteligencia, como ha sido ampliamente informado por la prensa mundial, por lo que no me explayo sobre eso. Ver por ejemplo:

http://www.semana.com/wf_InfoArticulo.aspx?idArt=113305

Veamos ahora la versión de la compra. Primero, la transacción tiene que hacerse. No es fácil: implica primero una negociación secreta, luego el manejo de cuentas bancarias ocultas, y al mismo tiempo accesibles. Luego, las partes tienen que cumplir lo pactado, y no traicionarse. Y tienen que mantener el secreto para siempre. Luego, las partes tienen que simular una operación de rescate basada en un engaño, y encubrir la transacción. Acá hay muchos pasos que cumplir que pueden salir mal; primero, todos los involucrados (muchos, de intereses no necesariamente convergentes siempre) deben ocultar la verdad; ¿qué garantiza que más adelante, quienes hoy están de acuerdo en no decir la verdad más adelante no quieran hacerla pública? (se corre un riesgo muy alto). Atención que estamos ante tres actores muy heterogéneos (gobierno, FARC, y aparentemente, el gobierno de los EU) compuestos además a su interior por muchos grupos también heterogéneos con intereses no siempre convergentes). Luego, en el campo, se tiene que engañar a los rehenes (no deben darse cuenta del arreglo, o, si lo descubren o saben, deben también ser cómplices indefinidamente); y se debe engañar a la opinión pública internacional. Finalmente: ¿qué pasa con los dos detenidos, César y Gafas? ¿Son parte de la simulación? ¿O también han sido engañados?

En la versión de Borge, tienen que mentir u ocultar la verdad (también indefinidamente) el gobierno, la FBI, y las FARC, al hacer pasar como del gobierno una operación de rescate de la FBI; a las complicaciones de la operación de rescate en la versión gubernamental, hay que añadir las complicaciones de la negociación entre la FBI y el gobierno, que además las FARC aceptan "ingenuamente". Y así también se llega a engañar a los rehenes y a la opinión pública internacional.

A Manrique le resulta difícil de creer que se haya podido engañar a sesenta miembros de las FARC en la selva, guardianes de los rehenes (considerar además la larga historia de debilitamiento previo de las FARC, a la que he aludido aquí: http://martintanaka.blogspot.com/2008/07/sobre-las-farc.html), pero acepta sin más todo lo que implica la validez de la hipótesis de la compra. A mi juicio, la lógica de la navaja de Occam lleva directamente a aceptar la versión oficial (salvo evidencia en contrario), no la versión de la compra, como sugiere Manrique, colega a quien respeto y aprecio.

Tengo la impresión de que Manrique no está solo en esta manera de pensar, lo que me lleva a la pregunta, ¿por qué mucha gente inteligente piensa que una explicación elaborada es más simple que una simple? ¿O más creíble algo que es menos plausible?Una explicación posible está en la mediación de la ideología. En tanto la versión oficial beneficia directamente a Alvaro Uribe, quienes no simpatizan con él se resisten a creerla, y a considerarla inverosímil; y esto los predispone a considerar más creíbles y simples explicaciones que en realidad son más sofisticadas. Ya me dirán cómo la ven ustedes.

8 comentarios:

Alfredo P. dijo...

Es lamentable que gente de "izquierda" y que se hace llamar democrática, siga teniendo simpatías por una pandilla delincuencias e ideologizada como son las FARC.
El exitoso rescate de los rehenes en Colombia parece que los enfurece y por esto han sacado ahora esa versión de que hubo una millonada de dinero de por medio (la cual no tiene ni pies ni cabeza).
Creo que al igual de lo que ocurre en el Perú, esa izquierda nunca le perdonará a Uribe ni a los militares colombianos el haber derrotado y humillado a un movimiento subversivo comunista y harán todo lo que esté de su parte por embarrar esta exitosa ooperación de rescate.

Martín dijo...

Alfredo P:

no creo que las FARC queden "bien" tampoco con la versión de los 20 millones: quedan como mercenarios. sospecho que es por eso que a Borge no le cuadra tampoco esa versión. En la versión del rescate, quedan como tontos, desorganizados, precarios; en la otra, como mercenarios. Igual quedan mal. Por eso el ministro de defensa Santos dijo algo así como "si el rescate hubiera sido fruto de un pago de dinero, ¿por qué habríamos de ocultarlo? Sería expresión del éxito de una de las políticas de la política de seguridad, así como de la descomposición de las FARC".

Martín dijo...

Una más sobre Borge: no le gusta la versión oficial, que pone a las FARC como desorganizados; tampoco la de la compra, que los pone como mercenarios. Los pone como víctimas de un engaño hiper elaborado, que el ejército colombiano sería incapaz de hacer, y que solo puede haber sido hecho por el FBI. Así, las FARC salvan el honor, el ejército colombiano queda como oportunista, el gobierno como mentiroso, y los gringos como intervencionistas.

Anónimo dijo...

Hola Martin

Ayer lei el articulo de Nelson Manrique y pense lo mismo que tu. Mi sorpresa no es por su duda sobre el rescate (cada quien tomara posicion de acuerdo a lo que le resulte creible) sino por la simplificacion que hace de la posicion contraria. No es parte del ejercicio de la navaja de O hacer una evaluacion justa y adecuada de ambas posiciones? Una revision rapida de Cambio o Semana habrian bastando para que Manrique presente una version adecuada de la posicion contraria. Si luego de darle una oportunidad a la posicion del gbno concluye que la version de la radio Suiza es la mas sencilla, no hay problema. Pero dudo que sus lectores lleguen a su misma conclusion.

Sobre tu pregunta final, creo que la respuesta tiene que ver con el papel que cierto sector intelectual cree que tiene que jugar en nuestra sociedad: ver mas alla de lo evidente. No lo digo solo por Nelson M, por quien tengo mucho aprecio. La respuesta sencilla es demasiado simple, lo que vale es aquello que solo unos pocos pueden ver. Por eso creo que los analisis conspirativos en la politica son cosa de todos los dias en el pais. Lo curioso es que cuando se prueban contradictorios, o el tiempo los falsifica, no se reconoce la equivocacion.

Saludos,

Eduardo Dargent

Anónimo dijo...

Leì el articulo de Manrique. Efectivamente, como tù dices, negociar un rescarte puede ser más farragoso que usar una artimaña. Estamos hablando de varios interlocutores, el alto mando de las FARC y Washington en juego, actores dispares, en una negociacion que ademàs debe mantener reserva de sus movimientos. La artimaña ante dos comandos de un grupo de 60 hombres puede ser un atajo ante la otra posibilidad. Pero ninguna opcion esta fuera del campo de la conjetura.

La deduccion de Manrique es simplista y es peligrosa porque viene de un "lider de opinion".

Martín, la navaja de Occam, puede llevar al maluso del sentido común y colaborar con el falseo de la realidad. Partimos de deducciones y no de ciencia. Es la economía de esfuerzos aplicada al campo de las hipótesis que pretenden explicar la realidad. Requieren mucha informacion adyacente para fundar las premisas y el màximo de objetividad para aplicarlas. Manrique no las tiene. Ademàs, no es un método demostrativo, sino una actitud ante cualquier investigación, y no presupone necesariamente que la hipótesis explorada tenga que ser la más correcta.

Nada màs riesgoso para un analista que usar esa navaja. El anàlisis serio requiere màs profundizacion.

Raul Mendoza C.

R. Euribe dijo...

Que compara aqui Manrique? un comunicado de un poder representativo de un estado, contra una afirmacion sin testigos de una radio suiza?

No creo que seria valido comparar una version con la otra, aun se tenga la natural desconfianza a las versiones oficiales, es necesario apoyarse en fuentes de alternativas mas creibles. Hasta que no haya otra teoria consistente, es metodologicamente erroneo invocar la navaja de occam.

Anónimo dijo...

¿Que las FARC creyeron en una ong desconocida…sin historia, sin pasado….que le confiaron a ellos a la rehén que les daba tanto poder ante los ojos del mundo…porque simplemente corroboraron su supuesta existencia en una página web o ni siquiera eso?
¿Que subieron a esos quince rehenes con sólo dos “escoltas”?
¿Y que van a aceptar ante los ojos del mundo que cayeron ante tan simple engaño, que son tan vulnerables?

¿Hay algo ingenuo en la posición de Manrique?

Por otro lado:

¿No les llama profundamente la atención el excelente estado físico y psicológico con que la Betancourt salió a hacer campaña luego de más de seis años de cautiverio en la selva, cuando se suponía que estaba muy enferma? Clara Rojas salió varios meses antes, y hasta hoy se le siente mucho más afectada.



Jorge.

Iván Garzón Vallejo dijo...

Como colombiano, coincido con el profesor Tanaka.
Un breve comentario al respecto:
http://www.ivangarzonvallejo.blogspot.com/