miércoles, 19 de septiembre de 2007

Virtù e Fortuna cumple un año...


El blog nació por una coincidencia de factores. Lo primero es que empezaba mis colaboraciones con Perú21, y quería tener un espacio donde poder poner on-line mis artículos y recibir comentarios. Siempre tuve la idea de tener una columna de opinión, aunque pensaba que lo mejor para mí sería tener una columna quincenal, un poco más larga, que una semanal, dado que escribir corto me resulta muy complicado. Además, las entregas semanales son más esclavizantes e inevitablemente coyunturales, frente a las quincenales, que favorecen considerar temas más de fondo. Por esa razón había dejado pasar invitaciones anteriores para ser colaborador de El Comercio, de Juan Paredes, de Correo, de Aldo Mariátegui (algunos pensarán ¡horror!), y del propio Perú21, de Augusto Alvarez. Sin embargo, cuando Carlos Iván Degregori dejó sus colaboraciones semanales, al haber sido invitado como profesor visitante en Princeton, sugirió a Augusto que lo reemplazara, y así recibí nuevamente la invitación de Perú21. Esta vez acepté. La verdad es que me sentía más en sintonía con Perú21 que con otros diarios.

La columna de ayer martes fue la 53, y espero haber aportado algo al debate. Trato de escribir artículos más de análisis que de toma de posición, enfocados a tratar de entender la lógica de los fenómenos políticos y sociales, de aportar algún ángulo no explorado por otros respecto a los sucesos de la coyuntura, y de abrir debates, antes que cerrarlos. Inevitablemente, mis artículos reflejan mis sesgos y deformaciones profesionales (y políticas).

Como decía, la idea del blog se concretó una vez que empecé con las colaboraciones en Perú 21. De los blogs no sabía nada, y mis primeros pasos se los debo a amigos como Silvio Rendón, Eduardo Villanueva y Roberto Bustamante. La idea del blog me pareció muy buena para poder poner en circulación algunos de mis trabajos, ideas preliminares, y también para difundir y sugerir textos interesantes que pasaban por mis manos (o mi disco duro, más precisamente). Una anécdota: poco tiempo después de entrar a trabajar en el IEP (1998), descubrí que Julio Cotler tenía una excelente costumbre: cada vez que él leía algo que consideraba que debíamos leer todos, nos dejaba fotocopias en nuestros casilleros (artículos de El País de España, las revistas mexicanas Nexos o Letras Libres, o el New York Review of Books, por ejemplo). Un blog te permite ahora hacer lo mismo, con la ventaja de que lo que recomiendas va mucho más allá de los casilleros en una oficina, y puede llegar a todos en el ciberespacio. Pensé por eso que el perfil de mi blog sería uno de ciencias sociales y ocasionalmente personal, y que podría ayudar también a construir una “comunidad virtual de ciencias sociales” en la línea del proyecto Cholonautas.

http://martintanaka.blogspot.com/2007/08/por-el-da-de-los-blogs.html

Pensando en un nombre para el blog, rápidamente me vino a la mente la alusión a Maquiavelo. La referencia al florentino me permitía aludir al carácter realista que creo inspira mis análisis; y lo de virtù y fortuna me permitía aludir a una idea clave tanto para entender la política, como la vida en general, y darle un toque personal.

http://martintanaka.blogspot.com/2006/09/por-qu-virt-e-fortuna.html

Una vez metido en esto, descubrí que hay algo así como una comunidad bloguera, que se lee, se enlaza, se comenta, se pelea, etc. Y que con el tiempo uno recibe todo tipo de comentarios y alusiones, de los útiles que lo hacen a uno pensar mucho y mejorar sus argumentos, a los que expresan la antipatía que uno despierta sin querer. Todos son útiles para tener una imagen, por más distorsionada que sea, del impacto de nuestro trabajo y nuestras opiniones.

Además, soy alguien que por razones profesionales tiene que pasar muchas horas sentado frente a una computadora, y que se aburre de tener que hacer lo mismo mucho tiempo; por eso trato de hacer dos o tres cosas al mismo tiempo para que no sea tan tedioso, y mantener un blog es una buena manera de distraerse, y de entablar contacto (al menos virtual) con más gente.

Finalmente, esto del blog termina siendo un pasatiempo gratificante. Como dijo Gonzalo Portocarrero en su blog, esto es como tener un huerto en el ciberespacio.

http://gonzaloportocarrero.blogsome.com/2006/12/22/p143/

O un jardín, diría yo. Lo mantienes porque te gusta, pero también para que lo visiten y vean otros. Tienes que regarlo, recortarlo, abonarlo, también fumigarlo de vez en cuando, para que esté vivo. Termino agradeciendo el interés de quienes visitan y recomiendan esta página.

[Foto: templo Ginkaku-ji en Kyoto]

8 comentarios:

Susana dijo...

Felicitaciones Martín. Te cuento que mi blog cumplió el año en Abril, pero yo dejé pasar la ocasión como si nada... Aprovecho entonces para suscribir lo que dices (me identifico con tus razones para abriir el blog) y para alentarte, aunque no lo necesitas, a seguir actualizándolo.

Crisina dijo...

FELICITACIONES! me encanta el blog!
sigue asiii..
Le deseo lo mejor del mundo..
se lo merece
Cristina

Roberto dijo...

chasa martín. ya con un año en el blog. :)

abrazos desde huaral

Anónimo dijo...

Felicitaciones Martín!!
El blog es muy interesante!
Disfruto muchísimo cada uno de los post.
Saludos,
Mc

Anónimo dijo...

Felicitaciones por su blog y por cumplir un año. Lastima que "descubri" su blog hace poco tiempo,igual muy interesantes todos los post.

Daniel Salas dijo...

Felicitaciones por el primer año. Aprendo mucho leyendo este blog y, por cierto, comparto su espíritu maquiavélico, si bien creo que el gran florentino tiene un antecedente castellano que no ha sido reconocido: el cronista Pedro López de Ayala.

Muchos saludos y gracias por tu aporte.

Anónimo dijo...

Igual, me sumo a las felicitaciones por el primer año de este blog.

Si los blogs son como conversaciones, definitivamente este es uno de los mejores espacios de la cholósfera, en el cual vale la pena decir (escribir, es decir) y escuchar.

Y, sobre todo, felicito y agradezco la dedicación de Martín para cuidar este jardín, tarea en verdad nada fácil.

Anónimo dijo...

Octubre, mes de milagros? Pues creo que sí! Un tantico tarde, pero igual mis felicitaciones por este blog. Recién me pasaron el dato y genial! una se siente a gusto en este micro espacio de ideas. Estaré alerta las veces que pueda, me interesan los temas de identidad y cultura. Un abrazo y éxitos! Gaviota.