domingo, 21 de enero de 2007

¿Cómo se rompe la ley de hierro de la mediocridad?


Excelente el post de Silvio, "la ley de hierro de la mediocridad".

http://grancomboclub.blogspot.com/2007/01/la-ley-de-hierro-de-la-mediocridad_21.html

El punto es: ¿por qué quienes se proponen mejorar el nivel de las cosas terminan repitiendo los vicios que se proponían superar? La respuesta, a mi juicio, tiene mucho que ver con el "efecto salmón" al cual ya me he referido antes.

http://martintanaka.blogspot.com/2006/12/el-efecto-salmn-otra-charla-de-caf.html

Es decir, si la persona que quiere que las cosas cambien no tiene eco, respaldo, estímulo, complicidad, apoyo, comprensión, de otros, sus esfuerzos terminan diluyéndose. Sentirse solo es muy desalentador. Tenemos que tener por lo menos a alguien con quien jugar en pared. Pero, como dicen, si uno tira una flor y le devuelven un caño, poco es lo que podrá hacer. Sin algún punto de apoyo, no se podrá mover el mundo. Un individuo aislado, por más brillante que sea, en un entorno totalmente mediocre, será víctima de la ley de hierro de la mediocridad. El peso del entorno es fundamental. Por eso Jefferson Farfán, en una entrevista reciente decía, "si no me hubiera ido, ahora yo sería un borracho más".

¿Cómo se escapa de esta "ley de hierro"? ¿Todos los esfuerzos de la gente bien intencionada están condenados al fracaso? Creo que no. La clave está en saber crearse un buen entorno. Esto supone la necesidad de que todos los esfuerzos aislados se sumen. Los que quieren el cambio tienen que buscarse y apoyarse mutuamente; y deben evitar contaminarse de los mediocres.

Una segunda cosa es saber ser pacientes, perseverantes, no tirar la toalla. En entornos mediocres, los avances serán lentos, pero avances al fin. Los cambios se podrán ver en el mediano plazo, así que no hay que desesperarse; se tiene que aprender a convivir, por un buen tiempo, con aquello que se quiere destruir. La cosa es no mimetizarse con ello.

Una más, para mí crucial: saber prepararse y seleccionar bien las batallas decisivas. No desgastarse en peleas inútiles, no gastar pólvora en gallinazo. Y no entrar a la pelea sin estar seguro de poder ganar, por algo que valga la pena. Corresponde una guerra de guerrillas, no un asalto frontal, por así decirlo. Como decía Sun Tzu, "... un ejército victorioso gana primero y entabla la batalla después; un ejército derrotado lucha primero e intenta obtener la victoria después".

http://www.gabinetedepsicologia.com/downloadclinica/El%20Arte%20de%20la%20Guerra.pdf

En mi experiencia personal, académica y universitaria, he visto mucha gente brillante que ha intentado cambiar las cosas, pero que fracasó por enfrascarse inútilmente en batallas perdidas de antemano, ante adversarios muy superiores, en circunstancias desfavorables. Acaso en pos de causas muy justas, pero que al final terminaron en derrotas catastróficas, que liquidaron los intentos de cambio. Pelear así resulta una suerte de "profecía autocumplida" derrotista, mecanismo explicado por el sociólogo Robert Merton. Cuando ya estás por tirar la toalla, te lanzas a una aventura descabellada, aunque por una causa justa, para que, una vez derrotado, puedas echarle la culpa a otros de lo que en realidad fue un tirar la toalla. Síndrome Romerito, excusas para justificar la derrota: "lo intenté, pero no se pueden cambiar las cosas. La ley de hierro de la mediocridad es insuperable".

Cuidado con esto. Hay que saber esperar el momento justo. Estas reflexiones, de carácter general, se aplican a cualquier ámbito de la vida en la que nos movemos. Espero que les resulten útiles.

8 comentarios:

Daniel Salas dijo...

Excelente post, Martí, y excelente comentario a lo que escribió Silvio. Pienso que la Internet debería ser una herramienta para encontrar una manera de trabajar en pared y generar redes que se opongan a la mediocridad. Y es conveniente advertir algo que se deriva de lo que han dicho Silvio y tú: el combate a la mediocridad comienza por uno mismo. La primera batalla que no se debe emprender (y que es viable) es la batalla por la autoexigencia intelectual y ética. Saludos.

Martín dijo...

Daniel,

totalmente de acuerdo. Un abrazo,

Martín

Silvio dijo...

Buenazo. Eres el Sun Tzu de la "ley de hierro"...
Saludos,
Sílvio

Susana Frisancho dijo...

Siempre me he preguntado por cuáles son las características cognitivas, afectivas y de personalidad que hacen que una persona sea sensible a este tipo de cosas, que se sientan mal siendo mediocres, que se planteen para sí mismos altos (y razonables) estandares de exigencia, y que los tengan como meta sin perder la perspectiva ética. Hay muchas variables psicologicas fundamentales entre estas personas y aquellas que simplemente desarrollan un cuerazo de chancho, no se cuestionan nada, les importa todo un bledo y se dedican simplemente a merodear por alli y subsistir.

Martín dijo...

Susana,


deberías hacer un post en tu blog con ese tema. Saludos,


Martín

Anónimo dijo...

Muy bueno el post. PEro no estoy de acuerdo de que solo se debe entrar en las grandes batallas, es en el dia a dia que la mediocridad se filtra, de pequenos pecadillos que dejamos pasar, es mejor fijar principios basicos y ser coherentes ya sean en lo grande como en lo pequeno.

Maricarmen dijo...

Hola Martín,

es difícil elegir el mejor post de este blog, pero éste, definitivamente, es uno de los mejores!..

conozco a una persona que no sé si es brillante pero estoy segura que trabaja muy duro para alcanzar una causa muy noble, pero ha pasado años de años luchando sola; ahora, al fin, ha encontrado gente en quien apoyarse, y creo que en algún tiempo más, va a alcanzar la meta........entonces....lo que dices es cierto.

Saludos!

Mc

lizardocp dijo...

lizardocp.
concuerdo con Susana sobre cuáles son las características que hacen que una persona sea sensible a este tipo de cosas, que se sientan mal siendo mediocres,y en esto he oido demasiado como por ejemplo: "mira ganamos este proyecto de 30 mil, invertimso en el 10 mil pagamos lo del IGV y lo demas nos repartimos, y lo de alimentacin para ls personas en los talleres, sus pasajes, no les damos porque estariams contribuyendo al paternalismo".En este sentido se mira el trabajo o los beneficios economicos como un botin de reparticion, y se justifica con el paternalismo la accion del dolo y se hac dinero cn los discursos de desarrollo.entonses que hacer: ¿ solo juntarse con los buenos y dejar de lado a los malos?, ¿ aislarse?, ¿ ser parte de ellos?, ¿ convivir con esa situacion? y si aprendemos a convivir con ellos,estariamso tolerando o creer para qeu hacernos problemas por ello, con tal es tu amigo, o tu compañero de trabajo u jefe o tu pariente.
creo en relacion a esto, que no es facil y hacer lo qeu pienses qeu es correcto o incorrecto.