lunes, 14 de febrero de 2011

¿2011, 1989, 1979? (predicciones y ciencia social)

Con la caída de Mubarak en Egipto se han abierto muchos debates, como es lógico. Uno de ellos se refiere a la incapacidad de los estudiosos de la región para preveer el rumbo de los acontecimientos. Se asume que algo tan grande, masivo, contundente, no puede haber salido de pronto de la nada, por lo tanto habría ya estado allí listo para irrumpir, lo que demostraría los límites de los científicos sociales que fueron incapaces de preveerlo, cuando debieron haberlo hecho. Cualquier explicación post-factum que se dé es considerada una tomadura de pelo.

Sin embargo, este razonamiento encubre una lógica determinista, según la cual ciertas condiciones determinan necesariamente un resultado, con lo cual bastaba registrarlas para anticipar lo que ocurriría. Sin embargo, las cosas no son así, ya antes hemos comentado aquí sobre estos temas.

http://martintanaka.blogspot.com/2009/09/ciencia-politica-y-predicciones.html
http://martintanaka.blogspot.com/2008/11/ms-sobre-la-eleccin-de-obama.html

En realidad, no creo que la calidad de las ciencias sociales debiera validarse por su capacidad de hacer predicciones, por dos razones fundamentales: en la determinación de los acontecimientos resulta fundamental la acción política y social, la voluntad, las decisiones de los actores; y segundo, porque el azar, la contingencia, el accidente, existen. Así, puede haber condiciones para que algo ocurra, y no ocurrir nunca; y pueden ocurrir cosas inesperadas en contextos poco probables. Respecto al futuro, lo único que se puede hacer es estimar probabilidades; y nuevamente, algo con un 60% de probabilidades puede no ocurrir, y algo con un 20% puede terminar ocurriendo. En este sentido, la ciencia política es como la meteorología o la sismología, comparación que le leí a Patricio Nava hace algún tiempo. Conocemos las los factores o variables que inciden en un determinado resultado, pero no podemos saber de antemano en qué sentido o en qué momento.

Prediciendo la elección presidencial
Los politólogos no podemos anticipar quién ganará la presidencial, pero sí podemos identificar los factores o variables que incidirán en esa definición.

Patricio Navia - Febrero 2009
http://www.poder360.com/article_detail.php?id_article=1324

Lo que sí es instructivo como ejercicio metodológico es confrontar previsiones que uno hace con los resultados efectivos, para saber qué factor explica las diferencias que uno pueda encontrar. Sobre esto he comentado antes, ver:

http://martintanaka.blogspot.com/2006/12/sobre-los-pronsticos-para-el-2006-y.html
http://martintanaka.blogspot.com/2008/11/volver-al-futuro.html

Revisando estos posts viejos, encontré la referencia a este artículo, de octubre de 2008, en el que Sinesio López se imagina cómo sería el momento actual, el de la campaña electoral de 2011. Interesante preguntarse qué supuestos son los que hacen que su hipótesis-predicción haya resultado desacertada.

HIPOTESIS SOBRE LO QUE VIENE
Sinesio López Jiménez
Publicado el 24/10/08
http://blog.pucp.edu.pe/item/34859

Pero volvamos a Egipto. Hace dos meses, digamos, había condiciones que hacían posible el desenlace que hoy conocemos: había hartazgo, crisis económica, disposición a movilizarse; lo que no había era una organización que encauzara el malestar existente, mientras que sí había aparatos represivos funcionando. En contextos así, un régimen autoritario puede funcionar indefinidamente, aunque se halle en una situación de vulnerabilidad. El cambio vino dado por un evento exógeno, los sucesos de Túnez, que abrieron una oportunidad para la movilización y le dieron nuevo sentido; lo interesante es que internet, las redes sociales, junto a los celulares y la televisión, permitieron cubrir las necesidades mínimas de organización para la protesta que los grupos de oposición no habían sido capaces de ofrecer, y así aparecieron, súbitamente, cientos de miles de personas en las calles, con un propósito común, la salida de Mubarak, que aprovecharon el desconcierto del gobierno. En otras palabras, tenemos la combinación de factores "estructurales" con otros propios del azar, de la contingencia. Al respecto ver el excelente artículo de Timothy Garton Ash:

Acertar con los pasos siguientes en Egipto
12/02/2011
http://www.elpais.com/articulo/opinion/Acertar/pasos/siguientes/Egipto/elpepiopi/20110212elpepiopi_11/Tes

Los sucesos de Egipto han sido comparados con los de la caída del muro de Berlín en 1989, no solo por la esperanza de que sean el inicio de un proceso de democratización, también en el sentido de que en esa ocasión tampoco los científicos sociales anticiparon lo ocurrido. Nuevamente, la crítica a los científicos sociales tiene en su base una lógica determinista; sin embargo, al igual que en Egipto, lo imprevisible del momento específico de la caída del muro puede ser explicado por un elemento totalmente contingente: el error de un burócrata. Como puede verse en el artículo a continuación, el error de un funcionario, que no es desmentido o corregido a tiempo, abre de pronto una oportunidad que genera una movilización espontánea, individuos que, uno por uno, forman una multitud. Nuevamente, existen condiciones "estructurales" (desgaste y pérdida de legitimidad del poder), pero la movilización ciudadana, tan complicada en un régimen represivo, se hace posible por un suceso azaroso, de allí su imprevisibilidad. Ver:

REPORTAJE: EL DÍA QUE CAMBIÓ EL MUNDO
Una confusión abatió el muro
Ni conspiraciones, ni tramas policíacas... Su caída fue fruto de la casualidad y del hastío
J. M. MARTÍ FONT 08/11/2009
http://www.elpais.com/articulo/reportajes/confusion/abatio/muro/elpepusocdmg/20091108elpdmgrep_5/Tes

Finalmente, ¿qué pasará en Egipto en adelante? ¿2011 será como Berlín 1989 o como Irán 1979? Siendo consecuentes con lo dicho anteriormente, respondería que cualquier cosa puede pasar, porque el futuro está abierto, depende de las decisiones de los actores en el contexto en el que se mueven.

ACTUALIZACIÓN, 15 de febrero

Linz y Stepan y Diamond sobre Egipto:

Alfred Stepan and Juan J. Linz are the authors of Problems of Democratic Transition and Consolidation. Their newest book, with Yogendra Yadav, is Crafting State Nations.
How Egypt Can Make Democracy Work
Feb 14 2011, 7:00 AM ET
Is the country better suited for a Parliamentary system than a U.S.-style presidency?
http://www.theatlantic.com/international/archive/2011/02/how-egypt-can-make-democracy-work/71125/

How Egypt can build lasting democracy in a post-Mubarak world
February 7, 2011 - CDDRL, FSI Stanford, Program on Arab Reform Op-ed
Appeared in The Washington Post, February 4, 2011
Larry Diamond - Stanford University
http://cddrl.stanford.edu/news/diamond_provides_recommendations_for_a_postmubarak_world_20110207/

Tomado de:
http://blogjesussilvaherzogm.typepad.com/el_blog_de_jess_silva_her/2011/02/stepan-y-linz-sobre-egipto.html

2 comentarios:

Alvaro Gálvez dijo...

Hola Martín,

No me queda claro si es que según tu la internet, celulares y medios son parte de los factores estructurales o son mas una herramienta que facilita la capacidad de agencia

Saludos,

Alvaro

Martín dijo...

¿Un poco las dos cosas, no? De un lado, está el dato de la extensión en el uso de esas herramientas, a lo largo de los años. Del otro, esas herramientas facilitan las acciones colectivas de protesta, "reducen costos", por así decirlo. Claro que con respecto a qué hacer una vez caída Mubarak, ya es otra historia...