sábado, 26 de abril de 2008

APRODEH, el MRTA y la "criminalización de la protesta"

El tema ha sido comentado bastante y seguramente el debate tendrá para largo. Ver por ejemplo:

http://www.peru21.com/comunidad/columnistas/Html/2008-04-26/director0885235.html

http://www.peru21.com/comunidad/Columnistas/html/palaciosindex.html

http://evillan.blogspot.com/2008/04/aprodeh-un-error-tctico-estratgico-y.html

http://grancomboclub.blogspot.com/2008/04/un-error-funesto.html

Para dar más información, y tratar de entender la lógica de APRODEH, ver la carta dirigida al parlamento europeo, y el siguiente comunicado:

http://martintanaka.blogspot.com/2008/04/comunicados-de-aprodeh-y-flora-tristn.html

Hace bien APRODEH al condenar "rotundamente la violencia de Sendero Luminoso (SL) y del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), responsables de la muertes de miles de compatriotas peruanos y peruanas" y rechazar "el uso de la violencia en cualquiera de sus formas y las consecuencias nefastas que ella desencadena".

Ahora, respecto a lo del parlamento europeo, en la carta original APRODEH no recomienda incluir al MRTA en la lista de organizaciones terroristas, porque ello "puede servir para perseguir a activistas sociales y opositores políticos, acusándolos injustamente del delito de terrorismo". En el comunicado, señala que el MRTA no es un grupo terrorista "activo", lo que podría marcar una diferencia fundamental. Sin embargo, la discusión planteada no se ha dado en términos de si el el MRTA es una organización terrorista activa o no, sino si el MRTA debe ser incluido en una lista de organizaciones terroristas; y el argumento de APRODEH es, por qué hacerlo, si ya no está activo, y se puede prestar para otras cosas. Son cosas muuuuuy diferentes, ojo. En un caso se debate sobre la vigencia de una organización terrorista; en el segundo, sobre si es terrorista o no, y si deja de serlo porque no parece estar en actividad. En todo caso, APRODEH no ha sabido explicar su posición, lo que es muy grave, dada la sensibilidad que tenemos todos los peruanos sobre el tema. Sobre las listas de organizaciones terroristas ver:

http://grancomboclub.blogspot.com/2008/04/la-postguerra-peruana.html

http://grancomboclub.blogspot.com/2008/04/eeuu-no-tiene-al-mrta-en-su-lista-de.html

Ahora bien, esto no es una ocurrencia personal de Francisco Soberón. Allí está el comunicado institucional de APRODEH respaldándolo. Escuché también declaraciones en un sentido similar de Carlos Tapia; ayer Flora Tristán dio a conocer un pronunciamiento en donde "expresa su rechazo a los intentos de querer involucrar con el terrorismo a la Asociación Pro Derechos Humanos-APRODEH"; e insiste en el tema de la "criminalización de la protesta social", que "fortalece prácticas autoritarias y es aprovechada en el actual contexto por los defensores de los delitos cometidos por Alberto Fujimori, quienes buscan canalizar este debate a favor de la impunidad, en momentos en que las pruebas cada vez más apuntan a establecer su responsabilidad en la violación de derechos humanos, tal como lo evidencia la sentencia del Poder Judicial en el caso de los crímenes de La Cantuta". Ver comunicado, en la parte de abajo del post enlazado:

http://martintanaka.blogspot.com/2008/04/comunicados-de-aprodeh-y-flora-tristn.html

En otras palabras, hay un razonamiento que parece compartir alguna (¿mucha?) gente en algunos círculos de ONGs y de la izquierda, que podría frasearse así: no hay que exagerar la presencia e importancia de SL y del MRTA, porque ello genera temores que son aprovechados por el gobierno y sus aliados para militarizar, reprimir, criminalizar la protesta, justificar posturas autoritarias. Usan el pretexto de combatir el terrorismo para en realidad reprimir la protesta social. Por ello, cada vez que se habla de la acción de Sendero Luminoso en la selva, vinculado al narcotráfico, se minimiza su presencia, y se señala que es sólo el narcotráfico. De manera coherente con esto, cuando entra en discusión la inclusión del MRTA en la lista, el razonamiento es para qué, si no es un grupo activo.

Me parece un error descomunal; primero, porque nada nos asegura que el terrorismo haya dejado de ser una amenaza en el país; segundo, porque la mejor manera de combatir la criminalización de la protesta y limitar un ambiente macartista es demostrar que la protesta social no tiene absolutamente nada que ver con la subversión. Y que quienes protestan y respaldan las protestas la tienen absolutamente clara en su rechazo y condena al terrorismo. Actitudes y respuestas como las de APRODEH, por el contrario, legitiman el discurso que afirma que "los defensores de derechos humanos defienden terroristas". Es la excusa perfecta que necesitaban quienes quieren, precisamente, criminalizar la protesta social.

¿Por qué se comete este error, que es tan contraproducente para ellos mismos y las causas que defienden? Me parece que hay algo que esos sectores de la izquierda y ONGs no terminan de entender: no es que no haya que contribuir a crear un ánimo de temor al terrorismo; ese ánimo existe, nunca dejó de existir. Y no tener respuestas claras frente al terrorismo le cede totalmente la iniciativa a los adversarios. No es que "debemos evitar hablar del terrorismo para no desviar la atención de los juicios a Fujimori y de la criminalización de protesta"; lo que desvía la atención es no tener una actitud clara en contra del terrorismo. Si APRODEH se hubiera pronunciado a favor de incluir al MRTA en la lista de organizaciones terroristas, estaríamos comentando a favor de APRODEH, y no estaríamos dedicándole tanto tiempo a este tema.

Y no es que esas ONGs y sectores de izquierda ya no necesiten hacer gestos de deslinde con el terrorismo, porque ya los hicieron; no, en realidad ocurre que, por no haber sabido deslindar oportunamente con la violencia política, durante los ochenta, arrastran hasta ahora problemas de credibilidad. Están igual que Alan García con el tema de la inflación: por más de "derecha" que sea ahora, la gente le sigue teniendo miedo a que durante su gobierno los precios se disparen. Por ello, deben ganar credibilidad cada vez que se presente una oportunidad para hacerlo.

Algunos podrían decir "yo sé que condeno al terrorismo, pero no tengo por qué hacerlo para contentar a mis críticos y acomodarme a las mareas de la opinión pública; tenemos la conciencia tranquila, y seguiremos denunciando la criminalización de la protesta social". Muy bien, muy principista, pero resígnate entonces a vivir para siempre en la marginalidad política.

Modestamente creo que la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos debería trazar otra línea sobre este tema. Algo ha habido en esta dirección:

http://martintanaka.blogspot.com/2008/04/pronunciamiento-de-la-ccnnddhh.html

http://www.larepublica.com.pe/content/view/217034/483/

14 comentarios:

Silvio Rendon dijo...

Mi estimado:

Dices:
"la mejor manera de combatir la criminalización de la protesta y limitar un ambiente macartista es demostrar que la protesta social no tiene absolutamente nada que ver con la subversión".

Aparte de tenerlo al revés (quien debe demostrar la culpabilidad es quien acusa, no el acusado), ¿quiere decir tal vez que si acusan de terroristas sin pruebas a Melissa Patiño, Carmen Azparrent, y hasta el mismo Roque Gonzales, uno deba desmarcarse del todo y no defender algunos principios como la presunción de inocencia y el justo proceso, no sea que me criminalicen a mí también?

Me dio curiosidad e hice esta búsqueda en tu blog:

http://martintanaka.blogspot.com/search?q=melissa+pati%C3%B1o

Como puedes apreciar, no sale nada.

Saludos,

Silvio

Ricardo Alvarado dijo...

No olvidemos la absoluta falta de sentido de la oportunidad de APRODEH al hacer una jugada política tan arriesgada justamente en vísperas del levantamiento de las fosas del cuartel Los Cabitos.

Y ese es el problema, APRODEH cree que su agenda es la de todos, no consulta con nadie, y después los que pagan pato son los demás.

Ver:

http://avecritica.blogspot.com/2008/04/esta-es-la-victoria-que-ellos-traen.html

Martín dijo...

Uy Silvio:

otra vez con esa actitud de "emplazar públicamente" a los demás reclamando por no "pronunciarse" ante los temas que según tú uno debería. Mi criterio personal general es decir algo cuando siento que tengo algo específico que aportar;
si no pienso algo que no haya sido señalado previamente por alguien, pues no digo nada.

Si hubieras arrancado diferente, y me hubieras preguntado qué pienso del caso de Melissa P., te habría respondido que me parece un escándalo que haya sido detenida sin indicios razonables, y que esté en las condiciones de carcelería en las que está. Pero como existe un amplio consenso en torno a eso entre las personas mejor informadas, y como yo no tengo nada específico que aportar que no haya sido dicho antes, pues no he dicho nada.

Sobre lo otro: ¿quiere decir tal vez que si acusan de terroristas sin pruebas a Melissa Patiño, Carmen Azparrent, y hasta el mismo Roque Gonzales, uno deba desmarcarse del todo y no defender algunos principios como la presunción de inocencia y el justo proceso, no sea que me criminalicen a mí también? Respuesta: NO.

He hablado de deslindar con el terrorismo y el uso de la violencia; realmente no veo por qué ello lleve a cuestionar la presunción de inocencia y el justo proceso. Y cuando digo que "la mejor manera de combatir la criminalización de la protesta y limitar un ambiente macartista es demostrar que la protesta social no tiene absolutamente nada que ver con la subversión" no me refiero a los acusados, para quienes vale la presunción de inocencia, sino a las ONGs y sectores de izquierda que defiende la causa de los DDHH, y a quienes se aplica aquello de que arrastran problemas de credibilidad.

Creo que eso estaba claro en mi post, y tu comentario me parece que responde a esa lógica "liquidacionista" que a veces tienes cuando debates. En este caso innecesario, porque estamos de acuerdo en defender la presunción de inocencia.

Termino insistiendo en que el error de APRODEH ha hecho que pasemos de criticar al gobierno por crimininalizar la protesta y acusar sin pruebas, a estar ahora discutiendo sobre si APRODEH es claro o no en su deslinde con el terrorismo.

Anónimo dijo...

Lo que me parece peligroso es hacerle el juego al gobierno creando una "paranoia del terrorismo".
1)Se quiere criminalizar a gente que ya cumplio su condena, impidiendo asi su reinsercion en la vida civil.
2)Los grupos bolivarianos estan en toda LA e incluso en USA y son totalmente legales y pacificas. Por ahi no es el peligro.
3)LAs condiciones existen para que nazca un nuevo grupo subversivo pero es el accionar del gobierno y la indiferencia de la sociedad civil que puede empujarla a ser una realidad.
4) La defensa de los DDHH siempre sera una accion principista y ojala no hubiera habido tanto calculo politico en la gente en los 80's. No repitamos la historia.
Saludos
Amazilia Alba

Mariale Campos dijo...

Martín, concuerdo contigo en que APRODEH no ha sabido explicar su posición. Los medios(por no mencionar al propio García) se han aprovechado de esto. También es cierto que políticamente no ha sido una movida muy inteligente, pero no podemos caer en el jueguito de darle a la gente lo que quiere. Tú dices que no hubiese hecho ningún daño evitarse problemas y recomendar la inclusión a la lista, pero en teoría APRODEH es una organización seria y como tal le pidieron una opinión seria. El MRTA no ha estado activo en años y las probabilidades de su regreso son remotas, en honor a esas probabilidades el gobierno no debe dejar de estar atento a algún posible rebrote de esta u otras organizaciones terroristas, pero ello no significa que deba estar incluida en una lista mundial. Finalmente, esta lista no tiene ningún efecto práctico en nuestra política y tampoco es inamovible, en caso reapareciese el MRTA estoy segura que no tendrían ningún reparo en incluirlos.

Silvio Rendon dijo...

Martín,

No sé si estamos de acuerdo. Una cosa es un principio y otra cosa es aplicarlo. Podemos estar de acuerdo en un principio, pero discrepar en la aplicación según el caso.

Es curioso que uses la palabra liquidacionista conmigo y no con el gobierno, pues eso es justamente lo que está haciendo el gobierno con alguna gente: liquidarla, hacer que se pudra en prisión sin pruebas por la ineficacia del ministerio del interior en diversos temas.

Omitir una mención a lo que viene pasando con los detenidos (y no sólo los de Tumbes), dado que estás hablando de derechos humanos, la criminalización de la protesta y haces recomendaciones sobre el tema, lo considero una gran omisión. Un referee que te lea un paper y te diga que has cometido una gran omisión de algo, no creo que pueda ser considerado como liquidacionista o que te ha emplazado. Creo, Martín, y ahora sí te lo digo directamente y sin acritud, que has cometido una gran omisión.

Aprovecharé los calificativos que gratuitamente me dedicas, sin embargo, para hacerte ver algo. Siguiendo tu propia lógica tal vez también quieras desarmar mi supuesto liquidacionismo siendo más crítico con algunas cosas que hace el gobierno y evitando este tipo de omisiones. Dada tu lógica, si mucha gente fuera liquidacionista contigo como supuestamente soy yo, tal vez esa sería su reacción.

Es que veo que la forma de combatir la estigmatización que hagan de uno es "hacer buena letra" con el que estigmatiza. Me preocupa mucho esa posición. ¿Sirve de algo? Que Henry Pease saliera a manifestarse en pleno paro armado de Sendero Luminoso, ¿sirvió para que las derechas le pegaran menos palos? Pease lo hizo por principio, no por otra cosa, pero lo siguieron estigmatizando.

Te pongo otro ejemplo. La misma APRODEH (1) que tantas críticas recibe ahora de las derechas fue alabada por estas mismas derechas cuando condenó a que le dieran un premio a Mónica Feria. No fue lo único, pues incluso se ofreció a participar de la acusación para que Feria no "se escapara" de la justicia como supuestamente ocurrió con Oleaecha. No tuvo en consideración que el caso Feria ya había sido juzgado, que otra gente que salió libre como ella no estaba siendo perseguida como ella, que se la estaba acusando de delitos prescritos como el de apología del terrorismo, que ella ya estuvo en una prisión que fue bombardeada, donde la pusieron estando sólo como inculpada. Pero eso sí, más alabanzas de las derechas que reconocen que las organizaciones de DDHH deslindan muy bien con el terrorismo.

En el Perú hay linchamientos en los que la turba también golpea y acusa de cómplices a quienes tratan de defender a los que van a ser linchados. Es decir, uno dice un par de cosas en defensa de alguien e inmediatamente uno cae en la mira y es uno el terrorista. Mejor quedarse calladito. Pero cuando eso no es suficiente porque la represión es fuerte, pues uno tendría que sumarse a la turba, como en la escena final de "La lengua de las mariposas".

Ahora te pregunto ¿es este el camino que propones que deben seguir las organizaciones de derechos humanos o las izquierdas? ¿Qué tal analizar un poco más los hechos y no dejarse llevar tanto por lo que impone la maquinaria gubernamental?

Como niego como posibilidad que ese sea el camino que propongas, esperando sin embargo tu respuesta, te ruego que no dejes coja tu argumentación y adviertas a tus lectores/as sobre el otro extremo, cual es ser insolidarios e injustos por miedo a la represión y la estigmatización. A veces tenemos que ponerle coraje civil al asunto, no importa cómo nos califiquen.

Saludos cordiales,
_______

(1) Un pie de página. En mi opinión, APRODEH tuvo un problema de coherencia en uno y otro caso. En un caso aplicó un estándar y como ya no hay un MRTA activo dijo que el gobierno utilizaba al MRTA como excusa para criminalizar la protesta. En el caso de Feria no tuvo esa consideración. No dijo que el objetivo del gobierno era mellar a la abogada que les había ganado el caso en Costa Rica y evitar que siga haciéndolo. ¿Por qué no?

Y APRODEH no sólo estuvo mal en este caso, sino también en el caso de la masacre de Castro Castro en que asumió la versión de Fujimori que los hechos comenzaron por un motín senderista, cuando en realidad no lo hubo, como quedó claro en Costa Rica.

Anónimo dijo...

Martín, copio la respuesta algo larga, de una discusión sobre el tema en la Lista de Río Abierto. Creo que viene al caso.

Saludos

José Carlos

*******************

"No estoy de acuerdo con tu razonamiento. Aprodeh y el resto de organismos de derechos humanos han expresado por años su condena al terrorismo sea cual fuere su origen. Algunas ONG miembros de la CNDDHH patrocinan los más importantes casos en contra de SL, por ejemplo. Sin embargo, han sido objeto de una campaña por años señalándolos como filo terroristas. No importa que lo digan mil veces, lo publiquen, lo canten o se lo marquen sobre la piel, de todos modos los gobiernos de Alan García y los grupos de poder vinculados a Alberto Fujimori van a seguir con su campaña. Porque es algo que beneficia algunos de sus intereses.

Que la población perciba a los organismos de DDHH como ambiguos frente al terrorismo HOY DÍA no creo que se deba a su falta de definición sobre SL a inicios de los años 80, como sugiere M. Tanaka. Sin dejar de considerar este hecho (lleno de matices, además) como relevante para el análisis, creo que se debe mucho más directamente a que se han invertido y se siguen invirtiendo de modo sostenido recursos y tiempo desde el Estado para que esto sea así. A veces no hay que buscar las causas tan atrás, si las tienes frente a los ojos en el presente.

El problema de la línea argumental que sostienes junto a otros compañeros de lista y otras personas fuera de ella, me parece, es que hay que vivir en un permanente estado de chantaje, aceptarlo, y manejarnos según este estado.

El Gobierno y otros están a la caza de cualquier pretexto para atacar a los organismos de DDHH y su agenda. Tienen a la mano partidores de aguas: si has tenido pasado de izquierda, si no condenaste a SL en los 80, si no apoyas al gobierno en sus políticas de seguridad, si no aceptas la lucha contra el terrorismo (local y mundial) sin cuestionamientos, si no apoyas a rajatabla su política de erradicación de cultivos de coca, si no estas con todo con la inversión minera, en fin.

En este contexto, para sostener una posición contraria a la oficial hay que pedir disculpas por adelantado, hacer acto de fe, renegar del pasado y estar dispuesto a llamar terrorismo a lo que sea. Algo así como estar al centro y no al margen, si mal no entiendo. Ganarte el derecho a utilizar el lenguaje oficial. Luego recién se obtiene la legitimidad para poder protestar.

Pero entenderás que tras este duro filtro, pocos temas quedarán como válidos.

La situación ideal para los que ahora ejercen el poder es tener arrinconado a cualquiera que sea una posibilidad de voz crítica, casi sin capacidad para decir nada. Mejor aún si se ha logrado que se autocensure.

Lo bueno Stanislao, es que estamos de acuerdo en que el gobierno se aprovecha de cualquier situación para hacer retroceder la agenda de DDHH allí donde le es incómoda o a sus aliados. Hoy serán las benditas cartas de Soberón, mañana dios sabe qué.

Coincido contigo en que desde este punto de vista, las cartas y la decisión del parlamento europeo no pudieron aparecer en peor coyuntura y de hecho, han colocado en situación vulnerable a las ONG y sus temas.

Sin embargo, el análisis que sostiene la posición de Aprodeh no es absurdo ni mucho menos. La supuesta o real vinculación del MRTA con las FARC o la Coordinadora Bolivariana y sus supuestas acciones de sabotaje de las cumbres y otras protestas regionales han traído ya detenidos, con evidente violación del debido proceso, y pueden traer más.

Desde luego que al ciudadano de a pie no le interesa mucho lo que diga el Parlamento Europeo, estoy de acuerdo contigo, pero eso es irrelevante. A quien le importa es al Gobierno, porque le otorga respaldo, un nuevo argumento -pues tiene varios desde luego- para usar al MRTA como pretexto y “prevenir” conflictos.

Entonces Aprodeh, creyendo haber descubierto este razonamiento ¿debía callarse? ¿Debía dejar que se agregara un factor de riesgo para la población que protesta con el fin de ser considerado legítimo interlocutor?

Si sabes –si crees saber- que algo va a ser una de las causas de que se violen derechos en el futuro cercano ¿es honesto dejar que suceda y apostar a que no será así o a que podrás enfrentar la situación o cambiarla a tu favor? ¿Es responsable para con los derechos de los ciudadanos dejar que el contexto se configure negativamente para recién entonces “reclamar que no se criminalice la protesta”?

Pienso que no".

José Carlos

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Nayus dijo...

Ellos tampoco tienen derecho de ayudar a la expresion de las protestas humillando a las victimas anteriores

Manuel Enrique dijo...

¿Río Abierto? ¿La izquierda yahoogroup? Vamos. Lo mejor que saben hacer los amigos de Río Abierto es tirarse barro con ventilador. Y gratuitamente, encima.

Martín dijo...

Algunos comentarios.

para Julio Pinto: gracias por su comentario, pero no lo publiqué por tratarse de un comentario referido a una persona.

para Silvio: me sumo totalmente a las protestas en contra de que se detenga injustificadamente, sin indicios razonables, a algún ciudadano. Y aprovecho para expresar mi solidaridad con APRODEH por los ataques que está recibiendo de quienes pretenden vincularlo con el terrorismo. Una metida de pata no es complicidad con el terrorismo. Esto ya lo dijo Augusto Alvarez en su editorial de hoy. Sobre la criminalización de las protestas, me he pronunciado antes, cuando me han pedido hacerlo:

http://martintanaka.blogspot.com/2008/04/no-acusaciones-gratuitas-de-terrorismo.html

Termino diciendo que esto que acabo de decir me parece, afortunadamente, redundante. En esto estamos de acuerdo desde Alberto Adrianzén hasta Rosa María Palacios, desde César Hildebrandt hasta Augusto Alvarez.

Lo que me lleva a otro punto, referido a varios de los comentarios. Me parece que hasta lo de APRODEH, el debate iba por criticar al gobierno por acusar injustamente y sin indicios razonables a varios ciudadanos. En torno a esto se había creado un amplio consenso, creo que el gobierno estaba pagando un precio alto por esta arbitrariedad.

Después de lo de APRODEH, ahora el gobierno está a la ofensiva, aprovechando el error de APRODEH y manipulándolo para desacreditar la causa de los DDHH.

Creo que las lecciones que se deben sacar de esta experiencia se deducen de este gran cambio de escenario.

Me parece que quienes sugieren seguir una lógica más "principista", sin dejarse presionar por la opinión pública, y que critican manejar criterios "políticos" pecan del siguiente error: no asumir que se está, en general, en un ambiente adverso, que aprovechará a la mala cualquier error o desliz. Me parece que, si queremos servir mejor a la causa de los DDHH, debemos, por así decirlo, tener más "sensibilidad política". Saludos.

Brenda dijo...

Flaco favor a la defensa de los DDHH hizo el Sr Soberón .

La pregunta es ¿cómo puede estar seguro al 100% que el MRTA ya no existe?
Sobre todo si sabemos que en el mismo portal de la Coordinadora Continental Bolivariana www.conbolivar.org existe una carta titulada "organicemos la rebelión popular" enviada en Noviembre del año pasado por la Dirección de Estrategia del MRTA .

Las organizaciones defensoras de los DDHH son muy necesarias pero lamentablemente en algunos casos son mal utilizados, una realmente una pena.

GUILLE da MAUS dijo...

Es que las organizaciones DDHH tienen tambien su juego político por el cual se busca supuestamente limitar el poder de los estados. El problema es que el terrorismo va en esa misma dirección aunque con un sentido distinto. De allí que el "derechohumanismo" sea usado también por la subversión para sus fines.

Esto parece no ser advertido por las organizaciones DDHH e incluso la "sociedad civil" quienes fácilmente caen en la justificación de la violencia antisistémica por combatir la prepotencia y fanfarroneria de este gobierno. Personalmente pienso que repetimos la historia al ignorar o minimizar -incluso idealizar- la amenaza terrorista.

Nayus dijo...

No entiendo, porque ayudar a la protesta pacifica con intrigas de las que se aprovecharian sin duda los terroristas de verdad