miércoles, 21 de enero de 2009

Las teorías del complot

.
Artículo publicado en La República, martes 20 de enero de 2009

http://www.larepublica.pe/files/edicionimpresa/larepublica/2009/01/20/20090120_1_1634_18_2.jpg

El sociólogo Víctor Caballero ha hecho un interesante análisis de la dinámica de los conflictos sociales en un trabajo reciente, todavía inédito (reseñado el viernes pasado por Mirko Lauer). Caballero señala que una de las limitaciones que tiene el gobierno actual para encauzar pacífica e institucionalmente los conflictos es seguir una “visión autoritaria y [una] teoría del complot como base de los conflictos sociales”; así, “toda acción de resistencia o de oposición es entendida bajo está lógica como parte de un ‘complot de fuerzas antisistema’, o lo que es peor, ‘como parte de campañas desestabilizadoras de agentes externos que ponen en peligro la soberanía nacional’”.

En textos anteriores yo también he criticado esta manera de pensar. Si bien es ingenuo imaginar que las protestas son fruto puro y espontáneo de actores locales sin relación con otros actores e intereses, tampoco debemos llegar al extremo de pensar que los conflictos son resultado de la pura manipulación. Las personas se movilizan cuando se sienten agraviadas y en riesgo, y así como desconfían del gobierno, también desconfían de líderes y dirigentes.

El asunto es que revelaciones recientes sobre la acción de empresas privadas y agencias de inteligencia haciendo llegar al gobierno información muy poco creíble sobre supuestos atentados contra el propio Presidente nos muestran cómo se alimenta esta visión complotista de la protesta social.

Todavía peor, el gobierno suele ser alimentado de una muy precaria información de inteligencia que lo lleva a pensar en la existencia de planes desestabilizadores que involucran también a periodistas y líderes de opinión. Esta visión conspirativa es asumida también por otros periodistas y analistas, que justifican acciones del gobierno destinadas a “ponerle el pare” a estas supuestas amenazas. Agréguesele a esto los naturales intereses del poder en desarmar a la oposición, y entenderemos en gran medida cómo el gobierno se relaciona con esta.

Un gran problema es que, cada vez más, gran parte de la oposición parece caer también en razonamientos parecidos, de naturaleza simétrica. Ellos parten de hechos concretos, ciertamente, como acciones muy difíciles de justificar, que podrían ser calificadas como arbitrarias, como las detenciones de Melissa Patiño o Roque González, o presiones judiciales contra periodistas como Raúl Wiener y diversos líderes de la oposición política y social (Patria Roja, SUTEP, CGTP y otros), que deben ser condenadas. Sin embargo, la tentación de partir de allí y llegar a refinadas teorías de complot del gobierno contra otros miembros de la oposición, periodistas y líderes de opinión es muy grande. Evidentemente, si fueran ciertas, deberían ser condenadas enérgicamente; el asunto es que, si la dinámica gobierno-oposición está marcada por visiones complotistas de ida y vuelta, el país no podrá avanzar. Tiempo de abrir espacios de diálogo directo entre los actores y asumir compromisos públicos para evitar seguir deslizándonos por esta pendiente.

Ver también:

Ejemplos de razonamientos complotistas desde la oposición:

¡Aparecen nuevos 'petroaudios’!
Juan Carlos Tafur, Perú 21, 18 ene 2009
http://peru21.pe/impresa/noticia/aparecen-nuevospetroaudios/2009-01-18/236036

Paramilitares S.A.
Alberto Adrianzén, La República, 17/01/2009
http://www.larepublica.pe/disidencias/17/01/2009/paramilitares-sa

2 comentarios:

José Miguel Silva Merino dijo...

Martín, mira no sé si algún día has escrito sobre esto:

Creo que así como los políticos alucinan complots y los medios alucinan mordazas, muchas veces los analistas politicos alucinan cosas DE OTRO PLANETA.

Respeto los estudios y la capacidad de casi todos los que dan la cara en todos los medios peruanos, pero mira te doy un ejemplo. Porque bien dice la abuela, para muestra un botón.
Cuando tambaleó el gabinete Del Castillo, el Señor Santiago Pedraglio dijo casi literalmente "Mercedez Aráoz se vislumbra como nueva premier, es una buena carta, bla blab blab...(este no es el punto pues se lanzó con un articulo lleno de elogios y planes de lo que haría Meche en la PCM).

El punto es, ¿de dónde sacan los analistas taaantas versiones???? Tantas posibilidades terminan por confundir, incluso cuando Alan dice que los analistas andan encerrados en sus escritorios inventando cosas, pues parece tener razón, porque déjame decirte que ese disparate de Meche Aráoz como premier es un simple raya de un tigre inmenso.

¿Mienten porque necesitan cosas de qué escribir?
O es que realmente las versiones alucinadas, son ciertas????

¿Quién miente? ¿Y por qué?

Martín dijo...

Respuesta breve: yo creo que la gran mayoría de las veces, la gente no miente, simplemente se equivoca al desarrollar teorías conspirativas y otras. El problema es que, como no volvemos sobre esas discusiones, no aprendemos de la experiencia. Es lo que he tratado de hacer con mis posts sobre "volver al futuro".

En otras ocasiones, algunas personas dicen cosas sabiendo que no son ciertas, simplemente porque están defendiendo posiciones o intereses específicos. Saludos.