jueves, 6 de noviembre de 2008

Sobre el triunfo de Obama (y la salida de Bush)

VER AMPLIACION ABAJO

No soy ni pretendo ser experto en "American politics". Simplemente trato de estar mínimamente informado. Muchos de los análisis sobre el triunfo de Obama llaman la atención, con justicia, sobre el carácter "histórico" de su triunfo. Sin embargo, hay un paso corto de allí a pensar que Obama ganó debido a razones históricas, no contingentes. Es decir, ganó por razones estructurales, asociadas a cambios culturales, demográficos, sociales, etc. No me suena convincente. El cuadro de arriba sugiere algo distinto. Si bien Obama era favorito, la competencia se veía muy reñida hasta la crisis económica. Al final, además, la diferencia en votos absolutos no es muy grande: 51.7% vs. 47.1, al 83% del escrutinio. McCain podría haber ganado, y en ese caso estaríamos haciendo comentarios opuestos a los que hacemos ahora respecto a la sociedad norteamericana. Por eso me suena muy sensato el comentario que hace Krugman:

"... we shouldn’t ignore the importance of chance events, or at least the chance timing of events. Without 9/11, what would have become of George W. Bush? My guess is that he would have lost Congress in 2002 and the White House in 2004. And what would have happened if Lehman had waited until November to blow up? Would smear-and-fear have worked?

http://krugman.blogs.nytimes.com/2008/11/04/time-and-chance/

En otras palabras, pesó mucho la crisis económica, y el momento en que reventó es fruto de la contingencia, del azar, y favoreció a Obama. Así, no habría que buscar explicaciones complejas:

"There’s not much evidence in the vote for anything besides a broad shift to Democrats, almost the same (~8%) across all the states, and probably a reaction to the state of the economy, stupid. There were a few big anomalies in McCain’s direction — what’s the matter with Arkansas? — and a few in Obama’s, mainly Indiana. But basically there was a national wave against Republicans, suggesting that we don’t need a complex narrative".

http://krugman.blogs.nytimes.com/2008/11/05/too-much-explanation/

No sería tanto el apoyo a Obama, sino el rechazo a Bush y a los republicanos lo que inclinó la balanza. Por supuesto, esta situación fue muy bien aprovechada por el nuevo presidente electo, en una excelente campaña.

Finalmente, ahora que Bush se va en medio del descrédito y de un apanado general, es interesante leer qué balance hace Robert Kagan, uno de los más importantes "neo-cons". Reivindica el "éxito en Irak", el haber logrado un mundo más seguro, entre otras cosas.

http://www.spiegel.de/international/world/0,1518,druck-586770,00.html

AMPLIACION.

Este gráfico complementa lo dicho anteriormente:

"The red/blue map was not redrawn; it was more of a national partisan swing. See this state-by-state scatterplot of Obama vote in 2008 vs. Kerry vote in 2004 ... The standard deviation of the state swings (excluding D.C. and the unusual case of Hawaii) was 3.3%. That is, after accounting for the national swing in Obama’s favor, most of the states were within 3% of where they were, compared to their relative positions in 2004".

Tomado de:

http://redbluerichpoor.com/blog/?p=206

11 comentarios:

Luis Aguirre dijo...

Muy cierto. Pero una de las cosas en las que me quedé pensando fue la siguiente: ¿acaso históricamente no es usual que en medio de grandes crisis y desesperaciones la gente vote por el candidato que justamente agite más el miedo y el descontento? La reelección de Bush se explicó mucho por esa razón (por más que la negligencia de inteligencia del 11 de setiembre ocurriera en su gobierno). Y, sin embargo ahora, con una crisis más profunda aún, gana el candidato con ideas algo más positivas. Obama sin duda fue confrontacional con Bush, pero me llama la atención que se eligiera al candidato más sensato o, al menos, al que no tenia como VP a un personaje como Palin.

Muchos creían que era imposible que un republicano ganara después de Bush, pero, como dices, la competencia fue reñida, lo que creo hace el triunfo de Obama mucho más admirable. Recordemos que sostuvo una campaña durante 20 meses seguidos.

saludos

Tony Medina Rivas Plata dijo...

Bueno sí, lo que pasa es que a la gente le encanta el Storytelling como un aderezo de la campaña política. Así como Bush enfocó su campaña en su historia de la lucha contra el alcoholismo en la cual seguro muchos estadounidenses se habrán sentido reflejados; asimismo Obama pintó el asunto como la lucha de un pueblo oprimido y el rescate de los derechos civiles; un buen aderezo para el público joven, idealista e ingenuo que buscaba cooptar. La burocracia y los grupos de presión seguirán siendo los mismos; su vicepresidente ya desempeñó altos cargos en la administración Clinton. No habrá revolución, y sobre todo, las cosas no cambiarán para con América Latina. Puedo resumir tu post en una frase: Primó el voto anti-todoloquerepresentabush. El resto es meramente circunstancial.

Félix Reátegui dijo...

Hola Martín: me intrigó tu comentario. No había visto que nadie alegara explicaciones “historicistas” para la victoria de Obama (aunque tampoco he estado muy atento). Coincido enteramente en que en estas elecciones, como en cualquier otra, la contingencia manda fuertemente. Ahora bien, no sé si tú estarías de acuerdo con una apreciación como ésta: no se puede decir que Obama haya ganado porque la sociedad estadounidense se haya transformado, pero sí se puede decir que si la sociedad estadounidense no se hubiera transformado, Obama no hubiera podido ganar. El cambio histórico no determina el resultado, pero sí hace que ciertos resultados sean posibles. ¿Cómo lo ves?

Saludos.

Félix

Ronald dijo...

Siguiendo el razonamiento, los comentarios sobre superación de prejuicios o cambio de mentalidad debieron darse en las primarias, cuando Obama competía con candidatos "blancos" de su mismo partido. Lo que tampoco me parece exacto. Creo que esta supuesta "reivindicación" destaca en nuestro país por el hecho de ser muy dependientes de la imagen del candidato y lo que relacionamos a ella, y no de sus propuestas políticas. Por ello la incidencia del análisis en lo físico. También es sugerente que con el lastre que representa G.W. Bush, los republicanos no hayan sido derrotados por un margen más amplio. Tal vez, en términos de lucha contra la discriminación, la elección de Obama sea más provechosa para el Perú que para los EEUU. Al final se prefirió a Toledo y Waisman que a Flores y Risco.

Carlos in DC * Peruanista dijo...

Tanaka, tienes razón en parte.

La victoria de Obama se debe a la suma de varias razones, pero sobretodo por la crisis económica –el factor más importante en estas elecciones según encuestas nacionales- pero también por la necesidad de este país de reinventarse en una época de crisis no solamente financiera, sino moral.

Los estadounidenses que apoyaron a Obama son concientes que Bush ha sido el peor presidente de su historia, que el país anda muy mal y que el mundo detesta a EEUU más que nunca gracias a ese gobierno belicista y que ha favorecido a los adinerados, destruyendo la economía de la clase media y pobre.

Por eso que hope y change son no solo slogans de campaña política. Son necesidades urgentes en este país.

Pero también está el factor racial: EEUU se ha vuelto un país más tolerante –aunque todavía existe bastante racismo- pero el voto joven y no blanco ha sido intencionado: queremos un presidente negro, quien es un hombre educado, capaz y un ejemplo del sueño estadounidense, logrado en base a sus talentos y esfuerzos.

Finalmente, el éxito de Obama tiene que ver con la organización extraordinaria de voluntarios, organizaciones comunitarias, sindicatos y del partido Demócrata quienes hemos –me incluyo como voluntario- trabajado arduamente en los estados de mayoría Republicana, para registrar nuevos electores y asegurar de que salgan a votar. En ese sentido, el partido Republicano ha quedado dividido, debilitado y con una imagen de ser un partido “de blancos rurales y de los suburbios” como he leído por ahí.

El triunfo de Barack Obama si es histórico, si representa un cambio y una esperanza para este país. Saludos desde DC, he blogueando a través de estas elecciones y he hecho videos del proceso.

Martín dijo...

Félix: de acuerdo con tu comentario. Ha habido cambios estructurales que permiten que cosas que antes no eran posibles, lo sean ahora. Al mismo tiempo, no son esos cambios los que explican por sí solos el triunfo de Obama, como muestran la evolución de las encuestas y los resultados finales (ver ampliación). La crisis económica resultó fundamental. El mérito de Obama es haber hecho una excelente campaña, haber aprovechado bien las oportunidades, y no haber dado pie a críticas que lo hubieran mellado (¿se acuerdan de la precandidatura demócrata de Howard Dean en 2004?). Saludos.

FrAnK dijo...

Bueno también debemos tener en cuenta algunas situaciones generales de los gobiernos demócratas y republicanos.

1) Por ejemplo los gobiernos republicanos desde Eisenhower, tiene mayor duración que los demócratas, es decir la estadítica demueestra que por cada gobierno demócrata hay 2 republicanos.

2) También que luego de una crisis económica los demócratas tienen buena aceptación de la opinión Pública norteamericana.

3)Creo que los gobiernos demócratas sufren mucho con los escándalos y la corrupción.
Pero también creo que los republicanos tienden a crear crisi económicos, y son muy radicales con las guerras.

No sé siguiendo mi hipótesis, Obama va terminar su gobierno como un buen gobernante, pero a la par habr´pa cierta inseguridad en temas como la seguridad (violencia juvenil) que provocará que los norteamericanos esperen a un gobernante de mano dura (republicano)

Por supuesto que le deseo lo jmejor a Obama, aunque se que el Perú es lo que menos le importa - por lo menos eso dicen los analistas

Saludos

Félix Reátegui dijo...

Martín: Estoy de acuerdo. Seguramente donde dije "contingencia" debí decir algo más en la línea de lo que apuntas, que se acomoda mejor bajo el rótulo de "estrategia".
Por otro lado, un artículo de John B. Judis en The New Republic me hace caer en la cuenta de lo siguiente: una lectura del resultado electoral en clave de tendencias o procesos, debería separar dos fenómenos, para ver cómo se correlacionan después: el triunfo demócrata, por un lado, y el triunfo de un afroamericano, después. Judis hace una asociación entre cambios sociodemográficos acumulados en las últimas décadas que han producido una inclinación del electorado hacia una voto Demócrata, pero además progresista. Por ejemplo, hoy la fuerza laboral está compuesta solamente en un 25 por ciento por población blanca del tipo que allá llaman "bluecollars. En 1940 era el 58 por ciento. Un proceso diferente -al menos hablando analíticamente-- es el de la erosión de las resistencias a poner a un afroamericano en la Casa Blanca. Me queda la impresión de que estas resistencias ya habían sido vencidas desde hace un tiempo, de manera tal que, más relevante para analizar el triunfo de Obama, sería ver el primer proceso, o sea, la reactivación de una ola que Judis llama "progresista". O sea, fijarse más en las relaciones entre el clivaje de clase-ocupación y preferencia política que en el fenómeno, digamos, cultural.

Daniel Salas dijo...

Si atendemos con cuidado el discurso de aceptación de la derrota de McCain, comprenderemos que él la explica, muy entrelíneas, debido al deseo de la gente de ver a un presidente negro y que contra ese anhelo era muy duro competir. Digamos que se deseaba que la profecía se cumpliera. No sé si Hillary Clinton hubiera provocado el deseo de que una mujer sea presidenta.

Hay mucho de accidente en la victoria de Obama, estoy de acuerdo. Pero es un accidente que se vino sedimentando desde hace mucho tiempo. No hay que desdeñar entonces el gran trabajo propagandístico de los obamistas que vienen de mucho tiempo y los errores de McCain.

Pero, ojo, en Estados Unidos las victorias suelen ser estrechas, así que lo mismo se podría decir de muchas otras elecciones. Tal vez no de aquella en la que perdió Kerry pero sí en la que perdió Gore.

R. Euribe dijo...

Es ironico como el 90% de los electores tiene cierta inclinacion politica clara, sea democrata o republicana, pero al final, unos indecisos vontantes, probablemente alergicos a la politica, deciden una eleccion por motivos aleatorios.

No perdamos de vista los diferentes sectores que hay dentro de los democratas. Por un lado los Dems de New York, y de otro los de Chicago. Yo creo que veremos un gobierno de dos cabezas, de un lado los pragmaticos ex-funcionarios de Clinton, y de otro los izquierdistas de Chicago, persiguiendo politicas de welfare. Me pregunto que tan sensatos son estos ultimos, como para entender que el enorme deficit federal, solo puede ser reducido cortando gastos y subiendo los impuestos y que por naturaleza estas medidas son impopulares.

Anónimo dijo...

Hola Martin

Interesante post. Creo que la discusion que planteas no toca el punto central de quienes ven un cambio social/estructural en la ultima eleccion. Sin duda en un pais tan institucionalizado puede haber ganado el candidato republicano. Son eventos los que determinan la eleccion, estoy de auerdo.

Pero lo que se discute desde teorias de cambio politico mas estructurales/historicas es si estamos ante un cambio en la "mayoria" que determina el tipo de gobierno: hace agua la alianza conservadora que permitio a los republicanos dominar por treinta años la politica en el pais, tal como antes hubo una mayoria democrata pro Estado de bienestar? O es simplemente un castigo momentaneo y no habra grandes cambios porque esa mayoria se mantiene solida todavia? Es decir, el mapa electoral seguira siendo el mismo la proxima eleccion.

Desde la lectura "historico-estructural", importa poco quien gana la eleccion y mas el tipo de politicas que puede realizar. Por ejemplo, Clinton a pesar de ser democrata se movio en los limites de la mayoria que establecio Reagan en el 80 (cristianos conservadores, mundo rural y libertarios). Fue exitoso cuestionandola, pero no pudo escapar de un tipo de politicas.

La pregunta interesante que aparece ahora es si es posible ver una nueva mayoria surgir. Si los democratas logran construirla podrian ser ellos los que exploten la caida de la anterior mayoria y que este nuevo periodo sea de predominancia de centro izquierda (mas regulacion, mas estado social, etc). Se mueve la politica un poco mas a la izquierda (nunca mucho en este pais) y son otros los paradigmas hasta que surjan nuevos.

Ese es el debate, creo: cambio de paradigmas (historica/sociologica) contra cambio continuo y lento de eleccion a eleccion (mas politico/agencia). Hay quienes decian antes de la eleccion que esos grandes debates ya estaban solucionados por buen tiempo y que las elecciones eran entre centro derecha/centro izquierda sin mayor sobresalto.

Varios analistas "leyeron" la eleccion en el viejo paradigma: los democratas no pueden ganar porque su base obrera industrial no votaria por Obama. Despues de la eleccion, y tras ver el voto de ciertos sectores (jovenes, trabajadores independientes del nuevo sector servicios, voto latino y reducccion del peso rural) hay buenos argumentos para considerar que la politica puede tener cambios mas abruptos. Se retoman los viejos argumentos de las teorias de realineamiento.

Para los interesados, poner "realignement theories" en cualquier buscador y tendran toneladas de informacion. Estas teorias estructurales estan siendo balanceadas con lecturas que se enfocan mas en las "decisiones" de los partidos/elites para construir coaliciones: las oportunidades son muchas, las alianzas no siempre evidentes (democratas del Sur y democratas de las ciudades en los treinta; conservadores y libertarios en los ochenta; por ejemplo). Aqui es donde entra la agencia de las elites. Si los democratas dejan pasar la oportunidad de solidificar su mayoria, una nueva mayoria republicana, con otras prioridades, podria formarse.

Si los que resaltan que estas cosas ya no cambian tan abruptamente, deberiamos volver a ver una clara fuerza electoral de la vieja mayoria en la siguiente eleccion y un mapa electoral muy similar.

Saludos,

Eduardo