domingo, 17 de febrero de 2008

Las verdaderas reglas de tránsito

Aprendí a manejar tarde, recién hace unos cuatro años. En las últimas semanas varios amigos más o menos "con- temporáneos" están también sacando brevete recién. Para esto, por supuesto, han estudiado el reglamento de tránsito. Mi experiencia de conductor en los últimos cuatro años me ha llevado a la conclusión de que uno debe por su seguridad respetar el reglamento de tránsito, pero sería iluso (y peligroso) si uno asume que los demás lo harán. El tránsito se guía por otras reglas, que no están en el reglamento, pero que se cumplen estrictamente. Por esto, para ayudar a mis amigos que están sacando brevete recién, comparto con todos algunas de estas reglas.

Seguridad ante todo

La ciudad es muy peligrosa, con intentos de secuestro y asalto en general. El conductor debe colaborar con la seguridad ciudadana. De esto se deduce:

En la marcha:

- en la luz roja, detenerse si y solo si vienen autos en la intersección (o si hay un policía cerca). De lo contrario, seguir no más.

- no permitir que los demás sepan a dónde nos dirigimos, o sea: jamás usar las luces direccionales, o mejor, usarlas para despistar (señalar izquierda y doblar a la derecha; la maniobra es mejor todavía si uno va en el carril izquierdo); jamás encender luces intermitentes si uno va a detenerse de pronto, de lo que se trata es de hacerlo de manera imprevista.

- cuando manejes, no te pegues a la derecha. Desde la vereda un ladrón te puede romper la ventana, puedes atropellar a algún peatón que esté caminando por la pista, puedes quedar parado por culpa de alguna combi, taxi, o cualquier otro auto. Al ir por el carril del centro o de la derecha, sigue el límite de velocidad descrito más abajo.

Estacionamiento:

¡Siempre el auto a la vista! Nunca se sabe cuándo aparecerá algún amigo de lo ajeno. Por lo tanto, el auto debe estar siempre cerca. No se deje intimidar por rayas amarillas en la vereda, por estaciones de bomberos, hospitales, letreros de prohibido estacionar, puertas de garajes o cocheras, etc. Poner alarmas al auto, preferentemente aquellas que se activan con el movimiento. El ruido espanta a los delincuentes, y a la mala suerte (no importa si uno no podrá escuchar la alarma; lo importante es que la escuchen los demás).

Desarrollar el espíritu deportivo – competitivo

Nuestro país tiene un espíritu deportivo y competitivo venido a menos, consecuencia de nuestros fracasos últimos y del escaso desarrollo de la economía de mercado. Por ello, el tránsito debe fomentar los valores de la competencia:

Frente a otros autos:

- si alguien quiere cambiar de carril para ponerse delante tuyo, acelera, no te dejes

- si alguien mantiene demasiada distancia entre dos autos, métete en medio (no desperdiciar el espacio)

- en una intersección (vale para cualquiera), el que mete la nariz primero pasa primero. El uso del claxon puede ayudar a ganar, así que úselo.

- si estás detenido ante una luz roja, arranca cuando el semáforo de la calle de la intersección está en ámbar, no esperes a que te de verde. Si tienes autos delante, ¡usa el claxon!

- en general, usa el claxon para que los autos del frente se apuren (el tiempo es oro). Aunque no tengan posibilidad de moverse, hacerlo igual: servirá para que estén atentos a la posibilidad de moverse.

En general, el uso del claxon es siempre recomendable para asegurarse del cumplimiento de la norma.

Frente a los peatones:

- los peruanos necesitamos hacer ejercicio. Si ve algún peatón cruzando la pista, acelere. Ello obligará a los peatones a hacer algo de ejercicio, y así mejorar su salud. Si usas el claxon, ayudas además a mejorar la circulación sanguínea.

Respeto a la jerarquía:

En el país se ha perdido el respeto, se desconocen las jerarquías; así que hay que hacerlas respetar.

- para cualquier maniobra, la preferencia está dada por el principio de respeto a la jerarquía: camión tiene preferencia sobre camioneta; camioneta sobre combi; combi sobre auto particular; auto particular sobre tico; tico sobre triciclo; triciclo sobre peatón, etc. Los decibeles del claxon deben acompañar estas jerarquías.

Ahorro es progreso:

- ahorre siempre: en el uso de las luces (por ejemplo, no usándolas de noche); refacciones, partes... sustitúyalas solo si es estrictamente necesario para mantener el auto andando.

Límites de velocidad

- determinada por: la capacidad de tu auto; la existencia o no de huecos o rompemuelles; la resistencia de tus amortiguadores; si manejas un auto propio, o alquilado.

Infracciones

Toda infracción al “reglamento de tránsito oficial” está permitida, siempre y cuando no haya un policía de tránsito cerca. Al ser uno detenido por la policía, estamos ante una excelente oportunidad de mostrar nuestra solidaridad y respaldo a nuestra esforzada policía. No sea tacaño y colabore.

Se aceptan sugerencias para completar este reglamento...

Foto tomada de:
http://munlima-cercado.blogspot.com/2007/01/fotos-de-urbmanzanilla-1.html

11 comentarios:

Susana dijo...

Tanaka,
que buena!!! estas recontra craativo, me has hecho reir. Aquí te va otra: hable usted por celular siempre que quiera. No use audifonos, agarre nomas el celular con una mano y maneje con la otra. Si por eso su carro no avanza y los de atrás le tocan el claxon, no importa, que aguanten, su llamada es mucho más importante.

Anónimo dijo...

De acuerdo con todas las reglas excepto con la de los peatones. No es justo que nos hagan correr hasta en la pista, ya hacemos suficiente ejercicio corriendo del paradero a la oficina.

Sariri dijo...

Gracias en verdad gracias! ya había olvidado lo que era manejar en Lima! ah! y un consejo! si por casualidad encuentran a un amigo de lo ajeno dentro de su carro, y poseen la destreza para sacarlo (valga cinturón negro en alguna arte marcial, arma blanca, o similar), por favor, no apliquen la justicia escrita en el papel, si le quieren pegar, háganlo y retírense, nada de llevarlo a la comisaría, el ladrón los puede denunciar por ataque con arma blanca. (Experiencia de un amigo, que sirva para alguien más)

Constanza dijo...

Faltó, así de bote pronto que pienso, otra muy deportiva:

- si ve frente a usted un bache o socavón (o un rompemuelles) tiene dos alternativas: 1. la del salto de obstáculos, léase pasar a toda velocidad por encima, siempre que el estado de su carro lo permita, haciendo saltar a todos los ocupantes del vehículo en cuestión. 2 en caso que no pueda utilizar la alternativa uno, busque la manera de esquivarlo, preferentemente pasando por un costado, para no tener que reducir la velocidad. Alternativas útiles: invadir el carril contrario, usar el espacio destinado a estacionamiento cuando está disponible y siempre, preferentemente, entorpecer a los carros que se encuentran detrás de usted.

Muy buen post. Me he reído mucho.

karinam dijo...

Tengo una más: si ves que un auto se ha metido en contra (y viene hacia ti), no esperes que regrese a su carril, ÁBRETE Y METETE EN CONTRA, porque sino el choque frontal puede terminar en muerte (y pero si es en la Costa Verde!!! - felizmente sobreviví)

A mi también me gustó mucho esta entrada... creo que frente a problemas tan dramáticos como este, el sentido del humor ayuda.

Anónimo dijo...

Me preocupa todo lo que han escrito. Si aplicamos este "reglamento" no pasamos de una semana con vida. Necesitamos volver a la ética y la moral, la cortesía, el respeto hacia los demás. Una tarea de todos, y en la que los profesores, incluídos los del tercio superior nos pueden ayudar.

juan santa cruz

Martín dijo...

Gracias a todos por sus comentarios. No me resisto a comentar el último. Yo también he pensado que, tal como se maneja en Lima, deberíamos tener un accidente en cada esquina cada cinco minutos. Podría decirse que el que ello no ocurra es un milagro, solamente atribuible a una inteligencia o entidad superior. Diría que Santo Tomás podría, partiendo del análisis del tránsito limeño, llegar a fundamentar racionalmente la existencia de dios.

¿Podría demostrar que dios es peruano, además? Está más difícil. De un lado, hay muchos lugares donde el tránsito es igual o peor que el limeño, y tampoco hay tantos accidentes como "debería". De otro lado, hay mucha evidencia en contrario, en otros ámbitos, que podría llevar a la conclusión de que dios no existe o, en todo caso, no es peruano...

Anónimo dijo...

simplemente genial. nunca me imagine este tipo de consejos de tu parte

mauricio

javier dijo...

Martín:

Nunca te creí capaz que publicaras ese último párrafo sobre "colaborar con la esforzada policía". El febrero veraniego te ha hecho bastante bien. Ya en invierno volverás quizá a tu proverbial prudencia. Saludos.

Anónimo dijo...

Si ves un operativo del SAT sigue de frente, si el policia toca su silbato, no voltees no seas sapo

Anónimo dijo...

la verdad no se porque escriben tantas estupideces,cuando deberian de realmente aportar algo,para eso usan internet, que estupido bye