lunes, 4 de febrero de 2008

Dargent y la marcha contra las FARC

Eduardo Dargent está en Bogotá, haciendo el trabajo de campo para su tesis doctoral, desde donde envió este correo electrónico a algunos amigos. Con su autorización lo reproduzco, con una mínima edición.

Estimados:

Hoy la marcha aquí fue impresionante, creo que nunca había visto tanta gente junta en mi vida. Se llenó completamente la plaza de Bolívar y muchas cuadras de la carrera séptima. Lo mismo en el resto del país. La ciudad estuvo parada de 11:00 a 1:00, me dice mi abuelo que ni cuando cayó Rojas Pinilla salió tanta gente a la calle.

Pero eso pueden verlo en CNN. Lo que quería contarles es que me pareció muy interesante revivir en días previos a la marcha lo que vimos en Perú con la marcha convocada por Vargas Llosa contra Sendero en 1990 (o 89, ya no recuerdo bien) [la marcha fue convocada por Henry Pease y apoyada por Vargas Llosa, en 1989, MT]. Aquella vez recuerdo que la IU hizo todo un debate ideológico en torno a la salida a las calles. Al final salieron, pero dejando una posición medio ambigua ( "no matarás ni con el fusil ni de hambre") ["no matarás ni con hambre ni con balas", MT].

El Polo Democrático, como saben, debe estar en su mejor momento electoral. Ha ganado Bogotá por segunda vez y es la primera vez que la izquierda democrática tiene tanta fuerza en Colombia. Además, frente a Uribe y el descalabro de liberales y conservadores, son el único grupo con alguna capacidad real de hacer oposición. Muy lejos de ganar la presidencia, creo, pero sin duda son un actor importante.

Sin embargo, a raíz de la marcha, entraron en unas discusiones bizantinas sobre si había que marchar o no que fueron de caricatura (ojo, no digo bizantinas por el tema de la convocatoria, que creo sí debia discutirse, sino por la pésima impresión que creo dejaron). Cuestionaban que la forma en que se convocó la marcha terminaba apoyando a Uribe y a la opción belicista. Además, señalaban que se centraba la violencia en las FARC y no se incluía otros tipos de violencia tan o más dañinas.

Ello los llevó a hacer declaraciones y sacar comunicados en que decían, primero, que no marchaban. Luego que sí, pero contra todo tipo de violencia y por el acuerdo humanitario. En otra declaración especificaron que repudiaban los métodos de las FARC pero que la violencia de los paras y del propio ejército era tan mala o peor que la de las FARC. La aclaración, obvio, era más larga que la condena. Luego señalaron que iban a la marcha pero "en paralelo", así se concentraron en el mismo sitio pero un poquito antes y dejando en claro que no eran parte de la convocatoria hecha desde Facebook. En resumen, me pareció un papelón de aquellos.



Creo que el costo político para el Polo de esta imagen de indecisión frente a las FARC va a ser fuerte, o en todo caso no ayuda para verlos como opción de gobierno. Dos de los miembos más importantes del Polo (el actual alcalde de Bogotá Samuel Moreno, nieto del Gral. Rojas Pinilla, y el senador Gustavo Petro) vieron el peligro de estas indefiniciones y señalaron que más allá de su rechazo a otros tipos de violencia, suscribían plenamente la convocatoria de los organizadores: (i) no al secuestro y (ii) repudio a las FARC y sus métodos. Creo que la oportunidad política que vieron Moreno y Petro los terminará levantando como líderes de la oposición de centro izquierda en un pais volcado hacia Uribe.

Para que la ideología signifique algo, por definición, debe limitar el oportunismo político y hacernos mantener ciertas banderas más allá de su popularidad. Pero, ¿no era este un caso en que era posible seguir un sentimiento generalizado de la ciudadanía y frasearlo en términos razonables para el POLO (no secuestro, no FARC, otro día marchamos por otras cosas)?

Eduardo

Pd. No sé si vieron el articulo de Carlos Fuentes sobre la "pipolizacion" de Francia. Me ha gustado el término:

http://www.elsiglodedurango.com.mx/start/155720.francia-la-pipolizacion.siglo

Fotos tomadas de la página de El Tiempo, La Plaza Bolívar y la Carrera séptima, a la altura de la calle 72.

http://www.eltiempo.com/multimedia/galerias/marchabogot/GALERIAFOTOS-WEB-PLANTILLA_GALERIAFOTOS-3945120.html

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No sé porque aún, buena parte de la izquierda latinoamericana sigue creándose problemas existenciales cuando deben pronunciarse contra acciones violentistas de grupos subversivos. No sólo arrastra el mismo error de los años 80 cuando aquí en el perú se los conminaba a deslindar con SL (si, pero no), sino que también le da argumentos a la derecha y liberales para enrostrarles su veletismo político y seguirlos llamando "caviares" o "0,5%".

VPC

Jose Alejandro Godoy dijo...

Martin:
Una pregunta, ¿consideras que la ausencia de las organizaciones de derechos humanos en la movilización de ayer en Lima es un hecho grave?
Algo sobre el tema se ha escrito en:
http://uterodemarita.com/2008/02/05/por-que-las-organizaciones-de-ddhh-no-marcharon-contra-las-farc/

http://desdeeltercerpiso.blogspot.com/2008/02/marcha-contra-las-farc-una-evaluacion.html

Martín dijo...

Una gran parte de la izquierda tiene problemas existenciales porque hasta ahora tiene problemas en asumirse como una fuerza democrática. En la medida en que sigue teniendo un espíritu antisistema, siente que se traiciona al marchar contra la violencia, del lado de las fuerzas "del orden".

Respecto a las organizaciones de derechos humanos y la marcha, tendría que estar mejor informado. En general, no me parece que lo central sea si fueron o no (digo, uno no puede estar necesariamente en todo lo que uno quisiera), lo central es si respaldan la marcha o no, si hubieran querido estar o no, si son contundentes en su rechazo a las FARC o no. Si son claros en no asumirlos como "fuerza beligerante" sino como una organización terrorista, criminal, que hace años que dejó de ser una fuerza con objetivos políticos.

Jomra dijo...

Saludos

Así que al final los peor parados con la marcha pacifista no fueron los violentos, sino Polo Democrático... ¿no?

Me refiero a términos puramente políticos, esto es, las FARC saben que van de espaldas al resto del sistema y a gran parte de la sociedad, pero a quienes más va a perjudicar (en términos de votos a fin de cuentas) es a los de PD por su "indefinición" con el tema (mala gestión con la marcha, si se prefiere), o sea, los de PD han dado armas a sus enemigos políticos.

Hasta luego ;)