viernes, 28 de septiembre de 2007

Más sobre el Ojo que llora...

Como se sabe, ayer jueves se realizó la "Movilización ciudadana por justicia, para que no se repita" que culminó en el monumento "El ojo que llora". Paralelamente, está circulando un pronunciamiento, coordinado por APRODEH, condenando el ataque al memorial.

http://www.aprodeh.org.pe/ojoquellora2006/firma.html

Confieso que tuve la intención de ir a la movilización, pero no fui. Y confieso que, si bien firmé el pronunciamiento, también tuve algunas dudas. Pensé que podría haberse aprovechado la oportunidad para desvirtuar versiones antojadizas sobre el sentido del memorial, que como sabemos, está envuelto en una polémica y hay mucha confusión en la gente. Podría haberse intentado explicar cuál es su sentido. Habría que recordar el comunicado de inicios de este año, en el que se decía:

"3. El sentido del memorial es incompatible con cualquier intento de manipular la verdad y la memoria histórica de todos los peruanos. Dentro de ella, tal y como fue señalado por la Comisión de la Verdad y Reconciliación, no puede admitirse que en el “Ojo que Llora” se realicen actos que pretenden olvidar que la guerra interna que se inició en 1980, fue causada por una decisión criminal de Sendero Luminoso de destruir el Estado y la sociedad en el Perú. El memorial fue pensado como un espacio público que contribuya a forjar una cultura de paz en el país y, desde esa perspectiva, condenar los métodos y fines que persiguió esa organización terrorista, así como un rechazo a los crímenes cometidos por agentes de las fuerzas del orden que perpetraron crímenes en nombre de la defensa del Estado".

http://martintanaka.blogspot.com/2007/01/comunicado-de-responsables-de-el-ojo.html

Firmé porque lo importante es la idea de fondo, expresar una condena clara. Pero también es cierto que cada vez creo menos en este tipo de pronunciamientos. Suelen ser redundantes (como me temo ocurrirá en este caso, ojalá me equivoque): se pronuncian en contra o a favor de algo todos aquellos que ya sabemos que están en contra o a favor. No se hace un esfuerzo de llegar a otros, que podrían y deberían estar incluidos, convocados, para no ser siempre los mismos.

A veces, los pronunciamientos tienen también un contenido elitista bien antipático (los "in" tienen allí su nombre... ¿y los demás?). Un comunicado puede justificarse si es que, por ejemplo, se pronunciaran sobre algo y firmaran personas que uno no esperaría. O si es que un grupo quiere llamar la atención sobre algún asunto desatendido. Me parece que en este caso no se cumplen estas condiciones.

Pero en fin, me dije, estas son sutilezas que no deben hacer perder de vista lo importante, condenar la agresión, por lo que era importante hacer el esfuerzo de asistir, y suscribir el pronunciamiento. Al final no pude ir porque se me cruzó con otras obligaciones. Pero llega ahora el momento de hacer una evaluación. Hace unas semanas propuse modestamente algunas ideas a debate, que giraban en torno a la capacidad de convocatoria del movimiento de DD.HH. y las banderas de la CVR.

http://martintanaka.blogspot.com/2007/08/cuatro-aos-del-informe-de-la-cvr.html

http://martintanaka.blogspot.com/2007/08/una-ms-sobre-la-cvr.html

Creo que la agresión al Ojo que llora está abriendo un debate muy interesante sobre estos temas, que debería dar lugar a una reflexión entre quienes respaldamos en general el trabajo de la CVR, aunque sin por ello dejar de ser críticos con ella. Navegando por el mundo de los blogs he encontrado comentarios muy interesantes, que quiero recomendar. Todos ellos aluden de diversas maneras a problemas de convocatoria, mensaje, estilos, que ayudan a entender por qué las banderas de la CVR no han logrado un mayor respaldo, más adhesión, más allá de la idea de que eso es culpa de la indolencia, el racismo de la gente, de la persistencia de la discriminación, etc. (o sea: la culpa es de los otros, no de uno. Nada de autocrítica). Uno puede estar de acuerdo o en desacuerdo con los comentarios de abajo, pero creo que plantean pistas en la dirección correcta. Saludos.

http://elotrotambor.blogspot.com/2007/09/el-ojo-que-llora-smbolo-nacional.html

http://elestandarsocial.blogspot.com/2007/09/por-juan-francisco-acevedo-hoy-jueves.html

http://lojustovaron.blogspot.com/2007/09/fujimori-en-el-per-la-batalla-por-los.html

http://puenteareo1.blogspot.com/2007/09/kertsz-y-el-ojo-que-llora.html

http://lojustovaron.blogspot.com/2007/09/los-derechos-humanos-se-siguen.html

5 comentarios:

Silvio Rendon dijo...

" Suelen ser redundantes (como me temo ocurrirá en este caso, ojalá me equivoque): se pronuncian en contra o a favor de algo todos aquellos que ya sabemos que están en contra o a favor. No se hace un esfuerzo de llegar a otros, que podrían y deberían estar incluidos, convocados, para no ser siempre los mismos.

A veces, los pronunciamientos tienen también un contenido elitista bien antipático (los "in" tienen allí su nombre... ¿y los demás?). Un comunicado puede justificarse si es que, por ejemplo, se pronunciaran sobre algo y firmaran personas que uno no esperaría."


Hola Martín,

No sé si este comunicado salió en los diarios y se omitió algunos nombres. Yo sólo lo he visto online y pareciera que están los nombres de quienes se apuntaron. Si no hay otros nombres, si son los mismos de siempre, pues ni modo. Si no firma Beatriz Boza, Augusto Alvarez Rodrich, María Rosa Palacios, Cecilia Valenzuela, etc. (y digo estos nombres por dar un ejemplo), es responsabilidad de ellos mismos y ellas mismas. Nadie les puede mover la mano. A todo esto. Estos nombres no es que sean tampoco tan variados. Yo los consideraría francamente como "los mismos de siempre".

A todo esto, algo hemos dicho sobre el tema en el GCC.

Saludos,

Sílvio

Daniel Salas dijo...

Hola, Martín:

Por un lado, estoy muy de acuerdo contigo con la idea de que hay que dejar de lado la lógica del “in / out”, que hay mucho de la retórica de los derechos humanos que se ha vuelto reiterativa y que no se ha avanzado lo suficiente en ganar a más ciudadanos en la causa de la democracia.
Pero tengo una pregunta muy simple: ¿por qué el caso Fujimori aparece en las secciones políticas y no en las secciones policiales?
La pregunta parece banal, pero no la vería así porque lo penal solamente se negocia dentro del espacio de la ley y con el fin último de llegar a los mayores culpables. En este caso, el Estado ha logrado capturar a los dos mayores implicados, de modo que se ha llegado al máximo. No se puede imaginar un objetivo ulterior.
En cambio, si el caso Fujimori es político, estamos concediendo que hay mucho más que negociar, que el fujimorismo es, en efecto, un actor político. ¿Es posible aceptar esto?
Tengo la impresión de que, en efecto, como tú lo sugieres, hay una onda sectaria en los movimientos de derechos humanos que los pueden hacer antipáticos. Pero, por otro lado, es urgente demostrar que el Estado es capaz de reprimir los delitos, de sancionar adecuadamente y con firmeza; si la mafia que lideraban Fujimori y Montesinos es aceptada una vez más dentro del espacio político, acaso estamos concediendo a la impunidad y no perdemos la oportunidad de sentar un precedente y dar un ejemplo. No hay que olvidar que la derrota política de Sendero Luminoso estuvo sostenida por una derrota policial y judicial.

Fabber dijo...

Daniel, bajo un análisis puramente lógico tendrías razón sobre la aparición de Fujimori en las secciones policiales y no políticas. Pero sabes que en la lógica mediática entran muchos más factores que en el análisis judicial. Tanto si se tratara de Alan García u otro político procesado, basta que sea parte del escenario político para estar en dicha sección. Si Gisela Valcárcel es procesada, aparecerá en la sección Espectáculos.

No me uno a quienes intentan equiparar a Fujimori con Abimael, o poner al Estado al mismo nivel que Sendero Luminoso en la práctica, pero tampoco a aquellos que piensan que "El Chino" es inocente en todo. Nuestro país necesita ver los delitos de los poderosos, castigados y los culpables poderosos, tras las rejas. Si fueron (o son) presidentes, realmente con mayor razón aún.

Por último, resalto el pensamiento fuera de la línea monolítica de muchos científicos sociales por parte de Martín Tanaka, que me hace recuperar la fe en la construcción de unas ciencias sociales con la menor intervención de un sezgo político anticientífico, lo que permite análisis que a la larga demuestran mayor duración que aquellos fruto de la pasión de la coyuntura. Como muestra del botón, tenemos todo el caso del espejismo de una alianza "aprofujimorista", bastión casi solitario de Tanaka por meses. Con menos erudición y más suerte, llegué a similares conclusiones en un post del 12 de Febrero.

Si alejamos los prejuicios del análisis necesario y justo, daremos un paso más a ver el Perú como realmente es más allá de los lentes de colores, y elaborar las estrategias correctas con las que se pueda actuar de manera inmediata y visiblemente efectiva.

alberto f. dijo...

veo que en el articulo del Otro tambor hay una autocritica en el sentido de que los interesados que se conozca el informe CVR no han usado medios más cercanos a la gente para comunicarse, tipo tv o comics.

Anónimo dijo...

A mi me parece muy pertinente que se discutan estos temas y se genere mucha mas capacidad critica en los ciudadanos. No me opongo a la labor de los organismos de DDHH pero creo que tienen que reconocer sus propias debilidades. Es muy interesante como en este y otros espacios se cuestione, se analice y se opine mas alla de los discursos de los grupos "de siempre". Todo ello es saludable.