viernes, 21 de septiembre de 2007

Cuestiones metodológicas

.
Mirando algunos de los temas de la coyuntura de la semana, encuentro algunos que plantean problemas de análisis cuyo examen puede ser muy aleccionador.

Uno se refiere al tema de la autonomía del Estado respecto a los intereses privados, y las relaciones entre el Estado y el gobierno, a propósito de la reciente auditoría encargada por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, sobre la actuación de las empresas de telefonía y la caída del servicio después del terremoto de Pisco. Según algunos, el gobierno estaría sometido a los intereses de las grandes empresas de telefonía (Telefónica en particular), por ello el Estado habría perdido (si alguna vez los tuvo) márgenes de independencia y autonomía respecto a los grupos de poder. La “prueba ácida” de este argumento sería la actuación de la ministra Verónica Zavala y de la vice ministra Cayetana Aljovín, que tendrían trayectorias profesionales vinculadas a grandes empresas, así como actuaciones, como funcionarias, favorables a éstas y contrarias a los intereses del Estado. Sin embargo, la reciente auditoría lleva a denunciar faltas de las empresas, y a la aplicación de sanciones. En otras palabras, esta vez la evidencia lleva a desechar, o cuando menos cuestionar, relativizar, la hipótesis de la inflitración del Estado por intereses privados. ¿En qué quedamos entonces? ¿Cuál es la verdadera naturaleza de nuestro Estado, y su relación con los grupos de poder? ¿Cuáles son los márgenes de autonomía, y sus límites? ¿Cuándo priman los primeros y cuándo los segundos? ¿De qué depende? Parece que el Estado en general es débil, pero no siempre, o no tanto, al menos en algunas áreas. Algo parece haber de consistencia institucional, aunque resulte contraintuitivo.

Sobre el tema ver: http://evillan.blogspot.com/2007/09/reparticin-de-culpas-telefnica-y-nextel.html

Otro tema fue propuesto por Mirko Lauer el martes pasado, se refiere a la actuación de Luis Alva Castro, y a su presencia en el consejo de ministros.

“¿Por qué fue nombrado al Minint este veterano rival de Alan García y por qué quien lo nombró lo sigue manteniendo en la cartera contra toda lógica política? No es la única pregunta. ¿Por qué un político tan experimentado en mover la muñeca como LAC se chanca los dedos en procesos de compras que estaban entre las trampas más avisadas de la administración pública? La explicación sobre hábiles megamafias policiales que avasallan a ministros tenía algo de sentido en el caso de Pilar Mazzetti, pero en este caso peca de cierta ingenuidad”.

http://www.larepublica.com.pe/content/view/178630/559/

¿Cómo es, entonces? Una hipótesis respecto al nombramiento, es que García hizo a regañadientes una concesión a los reclamos partidistas por más presencia, incorporando a una personalidad fuerte. ¿Por qué fracasa Alva Castro? La respuesta tal vez sea muy simple, muy trivial: shit happens. La gente se equivoca. Las cosas se le pasan a uno. Uno se propone cosas, pero no le resultan. Esta hipótesis es tan simple que parece poco creíble, lo que nos lleva a buscar explicaciones más sofisticadas. Tal vez no sea necesario.

Un tercer tema: disculpen la insistencia, pero tiene que ver con la alianza entre el gobierno y el fujimorismo. Algunos sugerían que la prueba ácida que demostraba la alianza era que el gobierno no presentaba el pedido de extradición por el caso Castro Castro. Gente de la procuraduría y del propio gobierno decía que en realidad no se presentaba ese cuadernillo porque no se quería dilatar la extradición, que ya estaba en curso por otros casos. Los primeros decían no, no hay verdadera voluntad política para traerlo. A finales de la semana pasada el Consejo de Ministros aprobó el cuadernillo de extradición. ¿Entonces?

http://grancomboclub.blogspot.com/2007/08/dejando-escapar-fujimori.html

Ahora bien, la cosa en realidad es más enredada. Hace unos días en una entrevista Ivan Meini decía exactamente lo contrario: la alianza existe, la prueba es que el pedido de extradición se aprobó “misteriosamente” ahora, cuando lo mejor hubiera sido no hacerlo. El pedido tiene la intención de mantener a Fujimori en Chile, porque ese expediente tardará en ser estudiado, no se quiere que Fujimori venga, se pretende que la decisión sobre el tema la tome la justicia chilena, no la peruana. ¿En qué quedamos? Para algunos, la prueba de la alianza es que no se hace el pedido de extradición; para otros, la prueba es que se hace el pedido. Al margen de cómo sea, se tiene que construir bien la hipótesis, para que los hechos la confirmen o descarten.

http://www.peru.com/noticias/idocs/2007/9/18/DetalleDocumento_443176.asp

Para seguirla pensando.


AMPLIACION, 24 DE SETIEMBRE.

Declaraciones de la ministra de justicia sobre la presentación de casos adicionales a los 13 materia de extradición, incluyendo Castro Castro:

http://www.agenciaperu.com/actualidad/2007/sep/zavala_ampliacion.html

2 comentarios:

Rodrigo Barrenechea dijo...

Martin:

Solo un comentario sobre el primer punto, el del Estado capturado por intereses particulares.

Sin necesariamente defender la hipotesis de que el Estado es debil ante lo privados, el caso de telefonica que mencionas no es el mejor ejemplo para ponerla en cuestión. Los grupos de presión existen, pero en este caso particular estamos ante algo que afectó a millones de peruanos. El costo para el gobierno seria altísimo si dejaran las cosas "como si nada" con Telefonica. Las decisiones políticas tomadas bajo presión de intereses particulares deben quedar hacia afuera como decisiones legítimas y justificables, y ninguna de los dos efectos se podría conseguir en este caso.

Roberto dijo...

pero, siguiendo el razonamiento que tú mismo has planteado martín en varias oportunidades, lo que tenemos son personas dentro de un estado débil, que por su propia debilidad realizan cálculos políticos de acuerdo a coyunturas y correlaciones de fuerzas que no son ni constantes ni homogéneas.

por ejemplo, la actuación del gobierno frente al fujimorismo: ¿por qué en determinados momentos parece el gobierno tan poco interesado en traer a fujimori y luego salió el mismo garcía a decir que la estaban haciendo larga?

pienso que igual que los lobbies de empresas (que definitivamente existen), en un país tan poco institucionalizado los distintos actores juegan al cálculo político en un escenario con coyunturas que cambian de un momento a otro, por lo que hace difícil (aunque no imposible) analizar el comportamiento, no sé, de funcionarias como verónica zavala o cayetana aljovín.