martes, 4 de septiembre de 2007

Nueva mirada por el vecindario

.
(Ver actualización abajo)

Artículo publicado en Perú21, martes 4 de setiembre de 2007

Podemos sacar lecciones importantes mirando a los países vecinos.

En Ecuador, el 30 de setiembre tendremos elecciones para elegir a los 130 miembros de una Asamblea Constituyente, en el marco de la amenaza de que el presidente Correa aproveche el contar con mayoría para así cerrar el Congreso electo en octubre del año pasado, en el que no tiene representantes propios, elabore una Constitución “a medida” y reorganice el conjunto de los poderes del Estado bajo su hegemonía, siguiendo el camino de Chávez en Venezuela.

En este país, se eligió a una Asamblea Constituyente en julio de 1999, en la que la oposición prácticamente no tuvo participación, que elaboró una nueva Constitución, aprobada por referéndum en diciembre de ese año. A pesar de ello, el presidente Chávez presentó el 15 de agosto pasado una propuesta de reforma constitucional al Congreso, electo en diciembre de 2005, en el que cuenta con el 100% de la representación. En ella, se amplía el periodo presidencial de seis a siete años, y se quitan los límites a la reelección; se atenta contra la autonomía de los gobernadores (nuestros presidentes regionales) y alcaldes, al darle al presidente la capacidad de crear nuevas entidades políticas; se establece que el Banco Central no tendrá autonomía, y que las reservas internacionales serán manejadas bajo la dirección del Presidente, “para alcanzar los objetivos superiores del Estado Socialista y la mayor suma de felicidad posible para todo el pueblo”. También se pasa de considerar a la Fuerza Armada como una “institución esencialmente profesional, sin militancia política”, a considerarla un “cuerpo esencialmente patriótico popular y antimperialista”.

En Bolivia, hemos tenido graves disputas alrededor de la Asamblea Constituyente electa en julio del año pasado, y que tenía originalmente un plazo de un año, que se cumplió el 6 de agosto, para presentar la propuesta de nueva Constitución. Se tuvo que ampliar el plazo hasta mediados de diciembre, pero hay muchas interrogantes de que se pueda llegar a la votación calificada necesaria, en medio de una grave polarización social y disputas regionales. El gobierno de Morales enfrenta la presión del oriente por mayor autonomía regional, y también de las organizaciones indígenas por conseguir una cuota más grande de representación en el Congreso. Está también en debate la reelección presidencial.

¿Qué podemos aprender de este cuadro? Vemos los riesgos de fracturas nacionales, si es que se profundiza la escisión entre regiones prósperas y atrasadas; lo complicado que es negociar con movimientos sociales sin la mediación de partidos políticos representativos; y cómo hay apenas un paso hacia el autoritarismo partiendo de figuras populistas con poder y respaldo popular.

ACTUALIZACIÓN, 5 de septiembre:

Sobre Venezuela ver artículo reciente de Steve Ellner: un intento de mirar el tema con cabeza más fría, aunque sorprende de que no se refiera para nada al tema del congreso, al equilibrio de poderes... temas cada vez más importantes, a la luz de la propuesta de cambio constitucional.

http://www.inthesetimes.com/article/3296/the_trial_and_errors_of_hugo_chavez/

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Le enviamos el sgte. artículo que consideramos excelente para reflexión.
Hugo Chávez
Por Ignacio Ramonet
Le Monde Diplomatique
04/08/07
Pocos Gobiernos en el mundo son objeto de campañas de demolición tan cargadas de odio como Hugo Chávez, presidente de Venezuela. Sus enemigos no han vacilado ante nada: golpe de Estado, huelga petrolera, éxodo de capitales, intentos de atentados... Desde los ataques de Washington contra Fidel Castro no se había visto un ensañamiento semejante en América Latina.
Contra Chávez se divulgan las más miserables calumnias, concebidas por las nuevas oficinas de propaganda -National Endowment for Democracy, Freedom House- financiadas por la Administración del presidente de Estados Unidos George W. Bush. Dotada de recursos financieros ilimitados, esta máquina de difamar manipula repetidores mediáticos (entre ellos los diarios de referencia) y organizaciones de defensa de los derechos humanos, enroladas a su vez al servicio de designios tenebrosos. Sucede también, ruina del socialismo, que parte de la izquierda socialdemócrata sume su voz a este coro de difamadores.
¿Por qué tanto odio? Porque en momentos en que la socialdemocracia pasa en Europa por una crisis de identidad, las circunstancias históricas parecen haber confiado a Chávez la responsabilidad de asumir la conducción a escala internacional de la reinvención de la izquierda. Mientras que en el viejo continente la construcción europea ha tenido como efecto hacer prácticamente imposible toda alternativa al neoliberalismo, en Brasil, Argentina, Bolivia y Ecuador, inspirados por el ejemplo venezolano, se suceden experiencias que mantienen viva la esperanza de realizar la emancipación de los más humildes.
En ese sentido el balance de Chávez es espectacular. Se comprende que se haya convertido en referencia obligada en decenas de países pobres. ¿No ha refundado la nación venezolana sobre una base nueva, legitimada por una nueva Constitución que garantiza el involucramiento popular en el cambio social, siempre dentro del más escrupuloso respeto de la democracia y de todas las libertades? (1). ¿No ha devuelto a unos cinco millones de marginados, entre ellos las poblaciones indígenas, su dignidad de ciudadanos? ¿No ha recuperado la empresa pública Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA)? ¿No ha desprivatizado y devuelto al servicio público la principal empresa de telecomunicaciones del país como así también la empresa de electricidad de Caracas? ¿No ha nacionalizado los campos petrolíferos del Orinoco? Por último, ¿no ha consagrado parte de la renta petrolera a conseguir una autonomía efectiva frente a las instituciones financieras internacionales, y otra al financiamiento de programas sociales?
Más de tres millones de hectáreas de tierra han sido distribuidas entre los campesinos. Millones de niños y adultos han sido alfabetizados. Se han instalado millares de dispensarios médicos en los barrios populares. Decenas de miles de personas sin recursos con afecciones oculares han sido operadas gratuitamente. Los productos alimentarios básicos son subvencionados y ofrecidos a los pobres a precios inferiores en un 42% respecto de los del mercado. La duración del trabajo semanal ha pasado de 44 horas a 36, mientras que el salario mínimo ascendía a 204 euros mensuales (el más alto en América Latina después de Costa Rica).
El resultado de todas estas medidas es que entre 1999 y 2005 la pobreza disminuyó del 42,8% al 33,9% (2), mientras que la población que vive de la economía informal cayó del 53% al 40%. Este retroceso de la pobreza permite sostener con fuerza el crecimiento, que en el curso de los tres últimos años fue de un 12% promedio, entre los más altos del mundo, estimulado por un consumo que ha aumentado un 18% por año (3).
Ante estos resultados, para no hablar de los logrados en política internacional, ¿cabe sorprenderse de que el presidente Hugo Chávez se haya convertido en un hombre contra el cual disparar para los dueños del mundo y sus agentes?
Notas:
(1) Las mentiras a propósito de Radio Caracas Televisión acaban de ser desmentidas, dado que esta cadena ha reanudado sus programas por cable y satélite a partir del pasado 16 de julio.
(2) Poverty Rates in Venezuela. Getting the Numbers Right , Center for Economic and Policy Research, Washington DC, mayo de 2006.
(3) Leer el dossier "Chávez, not so bad for business", Business Week , New York, 21 de junio de 2007.

Martín dijo...

Muy bien con los dispensarios, la alfabetización, el combate a la pobreza, la inclusión social. Excelente. Muy mal el acoso a la oposición, la concentración de poder, el caudillismo y el personalismo, la destrucción de las instituciones, la falta de pluralismo. El problema es que lo que está mal terminará debilitando, no fortaleciendo, lo que está bien.

Anónimo dijo...

No sé qué reflexión pueden sugerir las afirmaciones sesgadas de Ramonet. Ya sabemos Batista era malísimo, pero eso hace a Castro bueno? Suerte para los que necesitaban operaciones en el ojo, pero quién sabe si Venezuela logrará mantener su productividad con esa reducción de jornada, quién sabe cuánto dure la bonanza petrolera, parece que no tanto por eso quiere Chávez discrecionalidad para manejar el banco central venezolano. Como todo autócrata: después de mí, el diluvio!!!

GUILLE da MAUS dijo...

Los propios autocratas insisten en hundir la cuña para que las diferencias sociales no solamente se hagan notorias sino para recurrir a ellas como instrumento de (chantaje) político. Se trata de una cultura de la violencia que hace hervir el caldo para justificar sus proyectos totalitarios. Chavez, como Evo y Correa buscan el conflicto a toda costa. Es lo único que les permitirá mantenerse en el poder. Como a Hitler.

Rip dijo...

Concentración del poder, reelección ilimitada, control de las reservas, Fuerza Armada politizada...reinvención socialista, Populismo o Dictadura?
Lo de Ramonet no es broma, así se porta buena parte de la izquierda que no han tomado distancia de este bodrio, que flaco favor le hacen a la Izquierda.

Anónimo dijo...

Tampoco hay que excederse y cruzar el atlántico en busca de das führerprinzip.
Es frecuente cargarle todo al dictador o al que gobierna, mientras tanto por debajo están todos los que aprovechan el pánico o el desorden con su boca cerrada, y después cuando la cosa cambia la abren bien grande. Así que este dramatismo (Hitler! Stalin!) está fuera de lugar.
En cuanto a la izquierda, bueno, para qué van a tomar distancia, es una nueva oportunidad para saciar su instinto clientelar y dictatorial, la izquierda latinoamericana en su gran mayoría no tiene una raíz libertaria. Véase por ejemplo la entrevista que hace tiempo dio Chomsky a cuatro progres --digamos de la casta intelectual-- en canal n, les trataba de hacer entender que el derecho a la libre expresión no era algo que se lo hubieran regalado al pueblo americano, sino que lo logró mediante una larga lucha legal, y que además siempre está en peligro, y ponían una cara de "¿cómo? ¿de qué habla este gringo? ¿es que no sabe qué sólo las ongs pueden conseguir esas cosas y ya veremos si las merece el pueblo?".

Anónimo dijo...

Ahora resulta que me atrapó el tema Chávez. Además es muy interesante. Lo que Ramonet diga (el artículo dicho sea de paso es excelente), lo respeto, pero no es mi biblia. Lo que escucho en las calles de Europa de boca de los venezolanos sobre Chávez es lo que me deja pensando. Tres ejemplos de los cientos que escuché: „Mi madre ya no gana como antes con los alquileres de nuestros edificios. Chávez nos ha jodido“ o „Los que le votan a Chávez son unos ignorantes y unos muertos de hambre“o „Chávez es un drogadicto y se está robando todo el petróleo de Venezuela“. La clase media alta acomodada que pulula las calles de Madrid, Zürich o Amsterdam, me dan la clave para entender que Chávez está cambiando algo en ese rico país eternamente desfalcado. Gracias al petróleo por supuesto. En Alemania Kohl estuvo en el poder 16 años y nadie dice nada, en Perú después del terremoto no se respeta la autonomía regional de Ica para su reconstrucción. Pero como dice Martín: „El problema es que lo que está mal terminará debilitando, no fortaleciendo, lo que está bien“.

José Carlos Contreras