martes, 31 de julio de 2007

Un sentido común muy riesgoso

.
Artículo publicado en Perú21, martes 31 de julio de 2007

Después de escuchar el mensaje presidencial y diversas opiniones de personajes cercanos al Gobierno, percibo un poderoso sentido común, cada vez más consolidado, sobre cuál debería ser el rumbo del país. Seguirlo podría ser muy riesgoso en el mediano plazo. Vuelvo sobre temas de los que ya me he ocupado antes.

Desde esta óptica, el país vive una coyuntura excepcional, que no podemos darnos el lujo de desaprovechar; la economía crece, pero podría crecer mucho más. Para ello hay que mantener el modelo económico y no poner trabas a la inversión privada. Sí existe 'chorreo': no se percibe por un problema de comunicación; puede no ser suficiente ahora, pero lo será si seguimos creciendo. Mientras tanto, cuidado con quienes pueden torpedear el proceso: distintos grupos 'ultras', amparados por algunas ONG y algunas autoridades locales y regionales. Estos grupos, a pesar de su aislamiento, son peligrosos, en tanto pueden manipular a masas todavía receptivas a discursos demagógicos; en ocasiones, se trata de masas premodernas, como los campesinos que se oponen a la minería porque "adoran a los apus". A esa gente hay que, simplemente, 'civilizarla'. Como estrategia de contención, habría que evitar que todos los conflictos vayan directo de las localidades al Gobierno Central: los presidentes de región tienen que 'mojarse'. En general, se tiene que mostrar firmeza, no ser concesivos como lo fue el gobierno anterior (por eso se le complicaron las cosas).

¿Por qué es riesgosa esta estrategia? Primero, porque se equivoca al suponer que el mercado, por sí solo, superará el problema de la exclusión social. Sin una estrategia clara de combate a la exclusión, el crecimiento aumentará las desigualdades y creará más tensiones, lo que podría llevar a más conflictos. Segundo, se tiene que entender que hay cierta racionalidad en las protestas; por lo general, la gente pide cosas razonables, después de aguantar mucho. Si se responde solamente con represión, se aviva el fuego.

Por ello, de lo que se trata es de fortalecer las capacidades de fiscalización, control, supervisión, planificación del Estado; aunque se choque con algunos intereses privados en lo inmediato. Se tiene que fortalecer la salud y la educación en las zonas pobres, así como programas como Juntos o Crecer; para ello se tiene que pasar de una lógica en la que el objetivo es derrotar al Sutep o acorralar a las autoridades regionales o locales a otra en la que el objetivo es mejorar la calidad de los servicios y promover el desarrollo. Finalmente, la cara que se debe exhibir no es la de la represión, sino la de un gobierno dispuesto a pagar su 'deuda interna' en la medida de sus posibilidades.

Nuevamente, todo esto implica para el Gobierno cambios importantes.

AMPLIACIÓN.

Sobre el tema del crecimiento económico y la desiguladad, ya he hecho un post antes, recomendando la lectura de algunos textos de Nancy Birdsall, ver http://martintanaka.blogspot.com/2007/03/inequality-matters-por-nancy-birdsall.html

Los textos de Birdsall pueden verse en:

http://bostonreview.net/BR32.2/birdsall.html

http://www.cgdev.org/content/opinion/detail/4793/

http://www.cgdev.org/doc/commentary/speeches/Birdsall_WIDERpaper.pdf

VER TAMBIÉN:

Balance de un año de gobierno en educación, en el marco del Proyecto Educativo Nacional, del Consejo Nacional de Educación:

http://www.cne.gob.pe/2007/contenidocne.asp?idcontenido=44&opc=si

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sr. Tanaka:
Muy buen artículo el publicado el día de hoy en Perú21 ("Un sentido común...). Claro, previsor y abierto. Efectivamente, cuando la masa reclama no es porque le dio el "berrinche", sino porque ya aguantó demasiado y no puede esperar más. A los maestros se les pide ser flexibles y tomar en cuenta a los alumnos. El gobierno no practica lo que predica. ¡Qué malos maestros son nuestros dirigentes!
Elena Saona

Silvio dijo...

Hola Martín,
Ahí te hago un medio comentario:
Gran Combo Club: Mejoras de Pareto y pobreza
Saludos,
Sílvio

Anónimo dijo...

Estimado Martín,

leo desde hace unos meses con admiración tu blog y gracias a esas lecturas me „desasnaz“ de la actual y compleja realidad peruana. Leyendo tu artículo „Un sentido común muy riesgoso“, admiro su equilibrio y profecía; sin embargo paseando mis ojos por el texto me encuentro, parafraseándote, con una pregunta que me impones ¿cómo podemos `civilizar` a los campesinos „masas premodernas...que se oponen a la minería porque „adoran a los apus“?.
Te cuento que desde el sur de Perú nos ha llegado fotos de nuestra amiga alemana Aune Hartmann que ha repartido la ayuda que hemos recabado en la ciudad de Karlsruhe para esos campesinos altoandinos que están padeciendo el friaje. Viendo las fotos, viendo sus casas, me percato de sus necesidades, de sus esperanzas, entonces me vuelvo a preguntar, ¿ qué es lo primero que debemos hacer y podemos hacer para `civilizar`, como tú dices, a nuestra linda gente?.
Te envío un par de links para que observes que desde lejos la solidadridad de la gente alemana y latinoamericana está de lado de los campesinos del sur de Perú que necesitan nuestro abrazo y nuestra ayuda.

Para leer nuestra última información (texto y fotos) Perú, haz click aquí:

( http://haltestelleiberoamerika.blogspot.com/2007/07/blauer-himmel-ueber-der-gelben-erde.html )

( http://haltestelleiberoamerika.blogspot.com/2007/07/kltewelle-in-peru-2007-fotos.html )

( http://haltestelleiberoamerika.blogspot.com )

Un abrazo solidario para ti Martín y para tus lectores, que son muchos.

José Carlos Contreras
( http://literatambo.blogspot.com )
( http://haltestelleiberoamerika.blogspot.com )

Angela dijo...

Si bien es cierto, por una cuestión de "orden", la intervención de las autoridades dede darse por "niveles", también sería bueno que el presidente y su entorno más cercano agreguen a sus conocimientos de economía e idiomas extranjeros, algunos cursitos de antropología, sociología e historia cultural del país que gobiernan, siquiera para que cuando se refieran a "esas personas" no suenen tan por encima, tan en tribuna de César, que observa el duelo de gladiadores o la carnicería de cristianos, y se limita a levantar o bajar el dedo pulgar, como si tal cosa...

Sensibilidad, no cuesta nada.

Hace poco discutíamos en una reunión las respuestas desafiantes de Alan García: despediremos a los maestros, que espere las elecciones del 2011, bombardearemos los cultivos de coca, etc., etc., etc. Y bueno, ¿dónde se le va la “clase” y el floro bonito? ¿Qué quiere demostrar?

En fin. Muy bien artículo, Sr. Tanaka.

Saludos