domingo, 2 de marzo de 2008

Sobre la "izquierda caviar" (I)

Saludos. Hace muuucho tiempo que quería publicar un post sobre el término "izquierda caviar", y si es que tiene algún sentido o utilidad.

Para empezar, ¿cuáles son los usos del término? A lo largo de los últimos meses, he estado registrado diversas menciones al tema en blogs y otras páginas.

Si quieren diversos comentarios sobre las definiciones convencionales y sus usos, ver:

http://es.wikipedia.org/wiki/Izquierda_caviar

http://www.larepublica.com.pe/index.php?option=com_content&task=view&id=122081&Itemid=0

http://www.larepublica.com.pe/content/view/186077/481/

http://www.perupolitico.com/?p=510

http://reflexionesperuanas.blogspot.com/2008/01/reflexiones-peruanas-n-180-y-t-ya-te.html

http://jorobadonotredame.blogspot.com/2008/01/caviarmetro.html

Sobre la "izquierda caviar" usada por la ultraizquierda para criticar a la izquierda reformista, ver:

http://www.a-ipi.net/article143320.html

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=20085

Ahora, el término usado por la derecha para criticar ideas progresistas:

http://eduardohernandonieto.blogspot.com/2007/10/pensamiento-caviar-y-pensamiento.html

(ver también el diario La Razón)

Para visiones críticas de todo esto, ver:

http://puenteareo1.blogspot.com/2007/09/racismo-y-piquetos.html

http://grancomboclub.blogspot.com/2007/09/izquierda-caviar-e-izquierda-cigarra.html

http://puenteareo1.blogspot.com/2007/11/el-peruano-modelo.html

Finalmente, sobre la izquierda "caviar" y los "cívicos", ver:

http://www.peru21.com/comunidad/columnistas/Html/2007-09-24/degregori0789308.html

¿Qué podemos sacar en claro de todo esto? Se trata de un término de debate político, por supuesto, usado en principio como crítica a una suerte de izquierdismo comodón inconsecuente, practicado por parte de sectores medios y altos, que supuestamente defienden tesis revolucionarias, pero no quieren perder sus privilegios. En sus orígenes, es una crítica de los izquierdistas "radicales" contra este "seudo izquierdismo". Entendido así, ¿tiene sentido? Creo que sí, al menos en parte. Ya antes he posteado sobre un tema afín:

http://martintanaka.blogspot.com/2007/03/la-tica-del-observador-frente-la.html

Me viene a la mente también una escena en el Haití, de Miraflores, inmediatamente después de la marcha de los cuatro suyos. Después de la marcha nos fuimos con unos amigos a tomar un café. Estábamos conversando, cuando en eso entra un grupo grande, coreando "vamos pueblo, carajo, el pueblo no se rinde, carajo...". Es una de las escenas más ridículamente memorables que haya visto. Es la encarnación del cliché del izquierdismo de café. No hay nada de malo en tomarse un café en el Haití, el problema es creer que vas a hacer la revolución agitando arengas en Miraflores.

Pero la cosa es que ahora eso de "izquierda caviar" es usado por la derecha, con sentidos diferentes, lo que se presta a confusiones. Algunos lo usan en un sentido similar a los izquierdistas radicales: critican la supuesta doble cara de algunos, su inconsecuencia, como una manera de descalificar al interlocutor y, mediante una falacia ad hominem, criticar sus argumentos.

Digamos que asumir un discurso de izquierda ciertamente te obliga a cierta moderación. Resulta una contradicción performativa tener ese discurso y ser al mismo tiempo un frívolo consumista, por decir. Me acuerdo de la discusión que se dió, durante la primera presidencia de Daniel Ortega, cuando este apareció en algunas ceremonias oficiales vistiendo ternos Christian Dior. Como que no va en un líder revolucionario. Una mala señal. Pero de allí a escandalizarse porque, digamos, Ollanta Humala pasa un fin de semana en El Pueblo, hay un gran trecho. La derecha usa el término como un intento de satanización y descalificación. Si eres de izquierda, solo puedes comer menú de cuatro soles: si comes en la Rosa Náutica, cometes una traición. El argumento es exagerado, aunque podría apuntar a algo sustantivo: la izquierda tiene que ser popular; si tiene una identidad clasemediera, pues algo falla.

De otro lado, el término se usa para criticar algo así como el pensamiento "políticamente correcto" o "progresista", vinculado a la defensa de los derechos humanos, principalmente. En ese sentido, se superpone con el calificativo de "cívico" que también se usaba mucho hasta muy poco, se superpone también con la crítica al "liberalismo de izquierda". Así, puede haber liberales, no izquierdistas, que terminan siendo "caviar". Acá ya el término pierde especificidad y sentido, aunque mantiene la crítica a lo que se considera la impostura de algunos, que pertenencen a sectores medios y altos, que son parte de un "círculo" relativamente cerrado, que defenderían ciertas posiciones principalmente porque ello otorgaría a sus proponentes status o beneficios económicos. Acá el término se usa con fines exclusivamente denigratorios.

Ahora bien, si el término es tan deleznable, ¿por qué se usa tanto? ¿Por qué ha "pegado" tanto? Continuará...

11 comentarios:

JorgeCP dijo...

:O el termino caviar ahora lo usan los fujimoristas para decirles a todos los que estuvieron en contra de su gobierno "exitoso".
Así como algun diario con "Razón" naranja que ataca a los hijos de Gramsci o a las ONG. jajaja muy interesante-aunk no lo he leido, promeo leerlo-

JorgeCP dijo...

Me parece que ese termno lo han prostituido los medios y los politicos más "azorosos"los que quieren terminar de una buena vez la influencia de la Izquierda en el país tras su penosa retirada en las elecciones en el 2006-
Claro, como no pueden manejar las conciencias de los universitarios, quieren utilizar despectivamente, este término para todos los de izquierda(es o por parte de la derecha)
Y la izquierda no se queda atrás, ya que golpean a los tios de buen billete y con discurso "progre" tan sólo porque no tienen afinidad con la unidad de la Izquierda en el país o como porque hablan mucho de "justicia social"-quien usa mucho esa frase...- pero comen como un buen burgués.
Así está la cosa, por un lado los de derecha y por otro lado los progres y simpatizantes de izquierda.

Anónimo dijo...

Martín,

Creo que no has tocado PARA NADA el punto principal de la "izquierda caviar".

Con esto me refiero al componente étnico. En tu post asumes que el problema es el dinero, la clase social o la ideología. Pero el punto principal está en el componente cultural y étnico.

Esto lo digo porque uno puede ser de derecha o de izquierda, pero no deja de apellidarse Villarán, Miro Quezada, Adrianzén, de la Puente, Pease, Ames, (hasta tanaka quizas) etc etc etc...

la izq. caviar y la derecha elitista comparten raíces culturales y étnicas, se conocen desde el cole, la universidad, comparten espacios sociales como EL HAITÍ (el ejemplo que dices)... entonces te pregunto:

¿de qué demonios estamos hablando?

cUANDO la gente rechaza esto de la izquierda caviar creo que se da cuenta de todo eso... del componente etnico... eso parece innegable! Si no logran representar a nadie es por el componente etnico, creo que humala es la prueba maxima de todo este asunto.

asi que susana y javier, sigan soñando con la presidencia... y ustedes tb bloggers oenegeros, jijijijijijij

Anónimo dijo...

Ese si es un punto interesante: el componente étnico y cultural. Lo señalado por el amigo anónimo me parece sustancial aunque no determinante, pues nos lleva a entender los problemas de representación entre ellos y los sectores populares que dicen defender.Mas parece que fueran rivales ideológicos por problemas intrafamiliares (por ejemplo, no olvidemos que Alfredo Ferrero es sobrino de Javier Diez Canseco, quien a su vez es primo de Raul Diez Canseco, quien a su vez es primo de ...). Aún así este argumento tambien tiene su lado débil pues ello diría que quienes reivindiquen el discurso de justicia social deben ser quienes no pertenecen a ese grupo etnico y cultural. Ahi está el error, creer que los Moreno, Humala, Breña, Huamán y demás son los reales justicieros, cuando también tienen los mismos y hasta más graves problemas de representación con los sectores populares. Lo dice bien Martin cuando señala que es un error escencializar la izquierda como gente mendiguera, surgida de la pobreza, sin aspiracionismo, eternamente pobre, vivier en AA.HH, etc. En ese sentido los de la derecha son exquisitamente más sinceros: me gusta la plata y hago lo que sea para obtenerla y gozar de una buenísima vida. Creo que el compromiso politico con los sectores populares no tiene que determinarse por tu lugar de nacimiento (eso es una visión de castas), creo es una actitud que se construye con el tiempo, con valores, propuestas, y eso es "transclasista".
P.D. ¿Tanaka en ese círculo étnicocultural de la izquierda caviar? No lo creo, salvo que Martin sea un familiar recontralejano de Susana Villarán, quien a su vez es prima de Susana de la Puente, quien a su vez es tia de ....)

Anónimo dijo...

Javier ha dejado un nuevo comentario:

En España ese término no existe o es utilizado como representación de una "izquierda exquisita o plusintelectual". En el Perú es siplemente el término de moda para definir a la izquierda legal. Para la ilegal el manido "terrorista". Más que originalidad intelectual, es un término que denota que los sectores hegemónicos en este país tienen poco sentido de diálogo. Y de decencia.

el chori dijo...

"caviar" lo usan fundamentalmente los que creen (conciente o inconcientemente) en la peruanisima lucha de clases/castas: sea que son los resentidos de izquierda que les molesta que los "blancos" defiendan a los pobres; sean los resentidos de derecha q creen q pq uno nacio "blanco", debe defender a los "suyos".
me recuerda al rock subte cuando a ciertos grupos los estigmatizaban de "pitupunks", pq eran "blanquitos"; y a la trinchera cuando a la gente de 'la causa' se les pedia demostrar mas "hombria" en las broncas contra las barras rivales. el adjetivo pega en perulandia debido a la exclusion etnica y al resentimiento.
dicho esto, evidentemente me encanta susana y todos los trasgresores que luchan por una sociedad donde el color de la piel importe un pepino.

Anónimo dijo...

para chori:

para ti el color de la piel no importara un pepino, pero en el Perú obviamente es importante. Puedes ser misio, pero si eres blanquito con pelo castaño sí entras a donde quieras.

toledo fue discriminado en una discoteca y tiene dinero. al dueño de kola real le dicen "rey de la papa"... ¿eso importa un pepino?

obviamente todo eso importa un montón en la izquierda caviar y la derecha elitista, que están unidos POR LAZOS DE SANGRE.

Esa es la purita verdad................

Estampitas dijo...

Hola Martin

El termino pegó, y creo que eso muestra que sí logra definir a un sector determinado de la política local. Como los apodos, cuando pegan es porque alguna gracia tienen.

Caviares, como dicen tus lectores, serian personas reconocidas como de clase alta por sus apellidos, bienes o costumbres, pero metidos a reformadores sociales. Creo que el concepto tambien denota una distancia de discurso e imagen con la mayoría de la población, lo cual explicaría el poco éxito electoral.

Sin embargo, creo que el uso actual del concepto por parte de la derecha y los fujimoristas le hace perder precisión de dos formas: a) Por un lado se extiende en su dimensión política. Ahora toda persona con discurso humanista ya es caviar. A. Alvarez Rodrich, Rosa María Palacios, Beatriz Merino o Fernando Rospigliosi son caviares porque creen en los derechos humanos, por ejemplo. b) Por otro lado, se diluye su dimension economica/ aristocratica. Ya no solo los de familia ficha son caviares sino todo aquel que tenga ideologia de izquierda o hable de ciertos temas (racismo, ecología, dd.hh. etc). Kenji Fujimori cae en las dos formas de abuso conceptual.

Ahora, a pesar de estos abusos en el uso del término, sí parece que hay ciertos límites en ambas dimensiones: nadie le dice a Humala caviar, aunque se ubique a la izquierda. Tampoco a Mario Vargas Llosa o a Fernando de Syszlo a pesar de que ambos defienden los derechos humanos.

Eduardo

Ricardo Alvarado dijo...

El término ha pegado porque parte de hechos fácilmente constatables:

1. La brecha entre el discurso radical de algunos izquierdistas setenteros y su praxis revolucionaria. Cómo bien planteara Nelson Manrique en su momento, la gran incógnita sobre la violencia política no es porque la inició SL, sino porque no fueron más los grupos izquierdistas que se adhirieron a ella.

2. Otro elemento a tomar en cuenta es la súbita conversión a la socialdemocracia, al socialcristianismo, e incluso al neoliberalismo, de muchos ex "revolucionarios", y su rápido ascenso a posiciones de poder, sin previa solución de continuidad, o "autocrítica", para usar un término otrora de moda. (Podemos empezar con Gloria Helfer y terminar con Fernando Rospigliosi, y la lista es bastante larga).

3. Por último, está el rol de muchos ex revolucionarios en las ONG. No es necesario invocar la leyenmda urbana-rural sobre los millonarios sueldos en dólares o euros que ganarían estos personajes; basta recordar el verticalismo con que muchas ONG se organizan respecto de la población "beneficiaria" de sus programas de desarrollo, o el continuo irrespeto a los derechos laborales de los trabajadores de las ONG (el reciente caso de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos es un claro ejemplo de ello).

Anónimo dijo...

Hola

En general coincido con las definiciones que se dan de caviar. Sin embargo, creo que el término está comenzando a mutar parcialmente; tengo 22 años, y me gustaría hacer un par de precisiones sobre el uso que según veo le damos los. digamos, menores de 25.

El componente étnico mencionado, aunque sin duda existe, pierde peso. Lo que más importa es algo así como una mezcla de la "intensidad" del izquierdismo (menos radical que el de socialistas o comunistas) y la "sinceridad", por así decirlo. Me explico. Un caviar nunca te va a decir que no cree en el libre mercado... pero acto seguido resaltará toditos sus defectos (según él) y minamizará sus bondades, diciendo tácitamente que no es la mejor opción. Te decía que "en principio" estaba de acuerdo con el TLC, pero movía cielo mar y tierra para obstaculizarlo. Dice que defiende "los derechos humanos", pero en la práctica sólo defiende los que viola el Estado o "la derecha" (se vio clarísimo en la marcha contra las FARC). Dice abominar la dictadura, pero (en el caso de los mayores de 50) bien que se apoyó y se acomodó a la dictadura militar. En resumen: el caviar tiene en escencia la misma opinión que el socialista, sólo que hace mil piruetas verables, conceptuales y de apariencia para maquillarlas y presentarse como "moderado". Se busca distanciar de los más radicales con palabras, pero en la práctica siempre termina haciéndoles el juego.

A Humala nadie le dice caviar porque él no esconde ni maquilla, no pretende verse moderado. Es más sincero. El caviar podrá no comulgar con su autoritarismo, pero con el resto bien que sí, aunque lo vista de seda. A Vargas Llosa nadie le dice caviar porque su defensa de los derechos humanos es consecuente y su liberalismo claro. El del caviar -cuando existe- es, a lo más, tibión.

Saludos!

Anónimo dijo...

Hola Martín, espero que sigas con el tema.
Me parece que hay una prehistoria del término "izquierda caviar". En los 70 y comienzos de los 80 la revista "Monos y Monadas" comentaba risueñamente que Enrique Bernales asistía con un saco de antílope a las reuniones de la izquierda sentandose al lado de Hugo Blanco que sujetaba su pantalón con una soga. Bernales, Sánchez Alvabera, Diez Canseco y otros destacaban por sus apellidos, modales y color de piel al lado de los demás militantes y dirigentes de una izquierda asentada mayoritariamente en las provincias y los conos de Lima.
Luego esa "izquierda caviar" evoluciona ante el desplome del muro de Berlín, la desaparición de izquierda unida, el accionar y derrota de sendero luminoso y el triunfo ideológico mundial del neoliberalismo. La expresión más a la derecha de todo eso han sido las palabras de Nicolas Lynch "prefiero aliarme a la derecha democrática que a la izquierda antidemocrática" (cito de memoria)
Pero, ¿quienes forman la "izquierda caviar"? Lo forman aquellos que provienen de familias acomodadas y que desde niños expresaron su sensibilidad e inquietudes sociales. Los que trataban con respeto a sus jardineros, los que pedían a sus nanas que se sienten con ellos a la mesa y los tuteen, los que en la universidad participaron en marchas contra las dictaduras. La pobreza existente les hiere hondamente, por eso cuestionan a la sociedad, pero un sello distintivo común es que no llegan a exigir su transformación total acaso por que son concientes que esta sociedad les ha brindado una vida cómoda y de transformarse de raiz podrían perder esos beneficios. La sociedad ideal para la "izquierda caviar" sería aquella en la que los pobres tengan sus casitas con jardín, acceso a una buena nutrición, salud y educación, exista movilidad social y nadie se sorprenda por que un Rizo Patrón se case con una Mamani. En palabras de Rafo León, otra vez cito de memoria, "convivan pacifica y respetuosamente el dueño de la casa de playa de Asia con los que viven en el pueblo de Asia" Es decir, que se mantenga la sociedad actual pero mejorada.
Creo que la "izquierda caviar", dicho aqui sin contenido peyorativo, puede cumplir un papel muy positivo en la necesaria transformación de nuestra sociedad tanto por la buena formación educativa, ética y técnica de sus miembros como por su papel de freno a posibles excesos.
Termino opinando sobre el porqué los odian tanto los fujimoristas? Especulo que se debe a que los fujimoristas los consideran traidores. Es sabido que en todo colectivo el mayor desprecio está reservado a los traidores.
No olvidemos que al comienzo del gobierno de Fujimori los de la "izquierda caviar" lo apoyaron con entusiasmo y hasta pusieron algunos ministros. Asimismo a los fujimoristas, que recibieron el apoyo y reconocimiento de las familias acomodadas del país por derrotar a Sendero, les resulta incomprensible la oposición que reciben de algunos miembros de esas mismas familias, cuyos privilegios, consideran ellos, se han podido salvar por la guerra exitosa que libraron contra Sendero. Es que en general los denominados "izquierda caviar" son gente decente y humanitaria que con razón han cuestionado la corrupción y guerra sucia del fujimorismo. Me parece que el odio que reciben del fujimorismo no los debiera afectar, al final de cuentas es un galardón.
Espero haber contribuído en algo a este tema
Ernesto