sábado, 22 de marzo de 2008

De Petkoff a Lang sobre Chávez

Escrito por Teodoro Petkoff
Artículo publicado en Tal Cual el viernes 8 de Febrero de 2008

Jack Lang fue un destacado ministro de cultura en los tiempos de la presidencia de Francois Mitterand en Francia. Un hombre de la izquierda democrática en su país, socialista alejado del stalinismo y los regímenes militares y totalitarios. Fue ministro de un gobierno socialista, escrupulosamente respetuoso de la democracia, la libertad de creación y la libertad intelectual y de expresión. Sin embargo, por éstos días vino a Venezuela, no se tomó el trabajo de hablar con nadie que no fuera del gobierno y ahora de regreso a Francia escribe justificando el gobierno de Chávez como uno "de una democracia particular".

Lo que los europeos no aceptan en sus países les parece "exótico" y justificable en los nuestros.


La Venezuela de Chávez

El ex ministro de Cultura de Francois Mitterrand visitó el país la semana pasada y ahora le explica a los franceses la "democracia particular" bolivariana.

No conozco personalmente a Jack Lang. Sé quién es, desde luego. Ministro de Cultura de uno de los gobiernos de Mitterrand, hace varios años me escribió una amable esquela expresándose en términos elogiosos de alguno de los pequeños libros que he escrito. Hacia él, pues, no puedo sino tener buena voluntad, porque, además, ambos pertenecemos al mundo de la izquierda.

Monsieur Lang estuvo hace poco en Venezuela, invitado por el gobierno como observador en la reunión del grupo que Chávez capitanea, denominado ALBA(Alternativa Bolivariana para las Américas). Supimos de su presencia aquí a través de la prensa francesa, porque monsieur Lang entre nosotros no sólo tuvo perfil muy bajo sino que ni siquiera tuvo la curiosidad de hacer contacto con gente distinta a la del oficialismo, aunque no fuera sino para averiguar la llamativa razón por la cual casi todos los partidos de la izquierda venezolana adversan al gobierno (incluyendo dos que lo respaldaron, MAS y Podemos) y por qué la abrumadora mayoría de los intelectuales venezolanos -que en buena parte se mueven también en el ámbito de la izquierda- tampoco ven con buenos ojos al régimen del comandante Chávez.

SILENCIO ANTE LAS FARC

Pero, en fin, monsieur Lang habrá tenido sus razones, perfectamente respetables. Más discutibles son las que tuvo para declarar, ya de nuevo en su país, sobre la situación venezolana y sobre el tema de Colombia-Chávez en los términos en que lo hizo. En dos palabras, monsieur Lang, consideró "agresiva" la posición de Uribe frente a las FARC, argumentando que ponía en peligro la vida de los rehenes y, además, pidió que no se "demonizara" a Chávez, y certificó que el suyo es un gobierno democrático sólo que de una "democracia particular".

Monsieur Lang no se sintió obligado a darnos su opinión sobre las FARC, sobre su participación nada opaca en el negocio del narcotráfico y tampoco creyó apropiado emitir criterio en torno a una política que utiliza el secuestro de personas ajenas a la lucha armada para financiar esta. No es una omisión desdeñable.

¿Cómo se puede hablar del tema de la violencia en Colombia silenciando la monstruosidad que significa el secuestro? ¿Por qué Lang pasa sobre este asunto como si fuera irrelevante? ¿Cómo se puede ser crítico con el gobierno colombiano y no tocar ni con el pétalo de una flor a los secuestradores? ¿Habrá que recordarle a Lang que quien tiene secuestrada a Ingrid Betancourt es la FARC y no el gobierno colombiano?

¿SEGURO DE VIDA ?

Dice Lang que la acción armada del gobierno de Uribe pone en peligro la vida de los rehenes. ¿Se puede ser tan estúpido como para no percibir que si alguien pone en peligro la vida de los rehenes es precisamente quien los secuestró? ¿Cuál es la razón moral, la razón ética y la razón política que pudiera justificar la utilización de rehenes como escudo humano? Porque si hemos de dar por bueno el argumento de Lang, no atacar a la guerrilla protegería a los secuestrados, ergo, estos constituyen una suerte de "seguro de vida" de aquella. ¿No percibe Lang la absoluta inmoralidad de su postura y todo lo que la hace políticamente equivocada e inaceptable? Las acciones armadas del ejército colombiano no comenzaron con Uribe. La guerra dura ya más de medio siglo y la mayoría de los secuestrados lo están desde hace siete, ocho, nueve y diez años. Durante todo ese período han estado en peligro y no debido a las operaciones militares sino gracias, precisamente, a que están secuestrados. ¿Es tan difícil de entender esta tautología? Pero para entender mejor la posición de monsieur Lang hay que referirse a lo que dijo de Chávez y su gobierno. Ciertamente, comparto con él que no hay que "demonizarlo". Pero tampoco, dicho sea en passant, habría que demonizar a Uribe.

EL VERDADERO ROSTRO

No soy "uribista" y si fuera colombiano no es propiamente por Uribe por quien habría votado. Pero como venezolano e izquierdista, que vive el conflicto colombiano como si fuera nuestro, trato de entender la complejidad de aquel y la enorme dimensión de la tarea que se plantea el presidente de Colombia para poner fin a una guerra que desangra al país desde hace medio siglo.

Bien sé que en ese país la solución posible no es sólo militar pero tampoco es exclusivamente política. Allá, guerra y negociación son dos patas de una misma política. Pero, estoy demasiado cerca de Colombia como para no saber que las FARC hace rato que dejaron de ser el movimiento político que una vez fueron. Comenzaron cobrando impuestos a los narcotraficantes y después descubrieron que más rentable es el negocio mismo que el cobro de los tributos. La práctica del secuestro envileció a las FARC y los actos terroristas (asesinato de alcaldes o concejales desafectos, bombas en edificios públicos, masacres de campesinos) las han descalificado completamente en el terreno político. Sobre este punto, monsieur Lang, revise sus textos de Lenin.

Pero muchos intelectuales europeos, sobre todo en Francia, parecen creer que se trata todavía de la "autodefensa campesina" que el joven Pedro Antonio Marín, alias "Manuel Marulanda", alias "Tirofijo", construyó en la década de los cincuenta, huyendo de los asesinos conservadores, o del mismo movimiento que una vez creó la "Unión Patriótica", en una tentativa de avanzar en el terreno de la negociación política que inició con Belisario Betancur, fracasada por la estolidez y la crueldad de sectores de la ultra derecha armada, que diezmaron a plomo a la organización legal, incluyendo entre los asesinados a su candidato presidencial. Pero, su posterior evolución (que ya en el Caguán mostró su verdadero rostro, al transformar en irrisión el esfuerzo negociador que trató de adelantar Andrés Pastrana), ha desnaturalizado completamente la condición política de la organización armada. Y para nosotros, la gente de izquierda, este asunto es capital porque es en nombre de ideas e ideales que nos son muy caros que las FARC cometen las fechorías que les han dado tan triste y lamentable fama.

FASCINACIÓN TOTALITARIA

Pero no es pura ceguera o desinformación lo que explica la posición de Lang. Es la vieja fascinación de los intelectuales, sobre todo europeos (de izquierda o derecha, da lo mismo) por los hombres de acción, que derivó en el siglo XX hacia el respaldo a los totalitarismos que sembraron de muerte y horror a la culta Europa.

Es Sartre negando los campos de concentración soviéticos y terminando su vida asumiendo un ridículo maoísmo senil. Es Heidegger sirviendo a Hitler. Para no hablar, por no nombrar la soga en la casa del ahorcado, de los intelectuales franceses que pasaron agachados durante la ocupación nazi. Dato que lleva siempre a inclinarse con respeto ante la memoria de Albert Camus. Pero, dejemos esto porque no es el tema. La superficialidad irresponsable de monsieur Lang ante el gobierno de Hugo Chávez lo lleva a acuñar el concepto de "democracia particular". ¿Qué es lo que tiene de "particular"? ¿El lenguaje anti estadounidense? No son los franceses quienes nos van a dar lecciones a los latinoamericanos sobre la significación de Estados Unidos en nuestras vidas.

Quienes no han visto soldados norteamericanos en su suelo sino cuando lo pisaron para quitarles de encima a los nazis, no tienen nada que enseñarle a este respecto a quienes los hemos visto en Panamá, en Grenada, en Dominicana, en Haití, en Nicaragua, en Cuba. Quienes no han vivido las conspiraciones de la embajada y de la CIA tumbando gobiernos, no tienen nada que enseñarnos a los latinoamericanos, víctimas preferenciales de esa práctica.

Pero, monsieur Lang parece ser uno de esos intelectuales de izquierda a quienes se les hace la boca agua cuando oyen a un guerrillero o a un coronel -eso si, en el Tercer Mundo-, denunciando la política de Bush. Es su único parámetro. Basta con que un mandatario tercer mundista le hable duro a los gringos para que le sean excusadas todas sus tropelías. Viven vicariamente, esos intelectuales, el coraje que no tienen para impulsar desde Europa y en Europa, respecto de sus propios gobiernos, una política realmente autónoma frente a los Estados Unidos. Peor aún, han participado de gobiernos de izquierda que jamás se atrevieron ni siquiera a seguir los pasos de De Gaulle frente a Estados Unidos. Pero tienen un orgasmo cuando oyen a algún "buen salvaje tropical" tronando contra los gringos. Por eso, entre otras cosas, han sido tan indulgentes con Fidel. Ahora lo son con Chávez.

"UNA DEMOCRACIA PARTICULAR "

¿Qué otra cosa tiene de particular la democracia de Chávez? Varios aspectos que Lang, al igual que ese patético aprovechador de Ignacio Ramonet, no vacilarían en denunciar, con ese gusto tan propio por la exageración ("De Gaulle fascista", remember?), como dictatoriales, cuando no fascistas.

Hablaremos sólo de instituciones y de política, no de economía y sociedad, que dan mucha tela que cortar a la hora de examinar la "particularidad" del gobierno de Hugo Chávez. Ciertamente que es muy "particular" una democracia donde el parlamento es una mera caja de resonancia del presidente y el Tribunal Supremo una parodia vergonzosa, extensión judicial de Miraflores, donde el gobierno jamás pierde un juicio; es muy "particular" una democracia donde el Fiscal General, durante siete años, fue una vez vicepresidente de Chávez, donde el Contralor se ha tornado invisible en un país famoso por sus niveles de corrupción, donde el ombudsman es hoy una ex diputada del oficialismo.

"Particular" es una democracia completamente carente, por tanto, de mecanismos de check and balances entre los poderes. Muy "particular" sin duda. Como "particular" es una democracia cuyos oficiales militares deben saludarse entre si con el ridículo latiguillo de "patria, socialismo o muerte" y donde se intenta construir, desde el poder, un partido único del socialismo, que, por supuesto, no será más que una añagaza burocrática modelo stalinista, encargada de regimentar, encuadrar y adocenar autoritariamente a los militantes.

Muy "particular" fue la tentativa de hacer pasar una reforma constitucional con claro sesgo totalitario, rechazada gracias a la contribución electoral, activa y pasiva, de los votantes que una vez confiaron en Hugo Chávez. ¿Tuvo monsieur Lang la curiosidad de preguntar cómo fue posible tal cosa, por qué el chavismo popular derrotó a Chávez? Tal vez no tuvo tiempo, ocupado como debió estar, oyendo el llamado a construir el "ejército latinoamericano del ALBA", último parto "estratégico" de nuestro comandante.

UNA DICTADURA PARTICULAR

Este régimen no es copia del fidelista pero no puede ser definido como una democracia, por muy "particular" que se le quiera ver, pero, en cambio, si puede definírsele como una "dictadura muy particular". Es algo más sofisticado y astuto, en cierta forma muy original respecto de los modelos dictatoriales convencionales. La "anatomía" del régimen conserva algunas (no todas) de las formalidades democráticas, pero su "fisiología", caracterizada por el personalismo, el autoritarismo, el autocratismo y el militarismo, se encarga de reducir tan significativamente su alcance que casi las anula.

La experiencia universal nos ha demostrado que cada vez que al sustantivo "democracia" se le acopla un adjetivo (participativa, protagónica, popular, verdadera), hay que dudar de que aquella tenga algo que ver con la noble definición lincolniana de gobierno de, por y para el pueblo. Monsieur Lang cree, sin embargo, que con el calificativo de "particular" ya absolvió al régimen chavista ante los ojos de la historia.

(gracias a Carlos Iván Degregori)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Bien, Teodoro es tu version.Pero la pregunta es inevitable(y es necesario hacerla contra el escupitajo insensato y fanatico que te llamen pro Farc)la violencia en Colombia solo proviene de las Farc?.A mi no me asusta ni me anima en demasia que alguien en su perorata me refriegue en la cara a cada momento que es de izquierda, la verdad es la verdad e ir hacia ella para despejar el camino es lo que hara que este drama de Colombia pueda avisorar un real y justa salida.Saludos.

Anónimo dijo...

Parece que don Teodoro Petkoff entiende sola una democracia, no es por cierto, la democracia revolucionaria de sus años mozo. A saber: la dictadura del proletariado que en buena cuenta es la dictadura del partido, que resulta en la dictadura del Comité Central del Partido que se traduce en la dictadura del líder. Ese es el enjambre en el que se ha movido la izquierda tradicional de la cual don 'Teo' ha sido militante en el último medio siglo. Porque en la incoherencia de su "reproche" a monsieur Jack Lang no deja claro qué tipo de democracia busca: ¿La monárquica española donde el Rey, un hijo putativo de un moribundo dictador, conduce la política exterior del país y el Primer Ministro, elegido por el voto soberano en las urnas, funge de escudero, 'bodyguard' o "andacorreveydile", como se evidenció en la pasada Cumbre Iberoamericana de presidentes de Chile..?

Como se recordará, Rodríguez Zapatero, en Santiago de Chile, después 'fajarse' por el monarca y aceptar sus desplantes y gritos destemplados, por debajo de la mesa tuvo que pedir clemencia a Caracas como lo reportó abochornado el diario El País ..?

¿O el amigo 'Teo' prefiere el monopolio mediático de la democracia norteamericana que a fuego cruzado de misiles, o sanciones económica, exige a otros Estados respeto a los DDHH y obligaciones morales que ellos olímpicamente pisotean..?

¿O prefiere la democracia "directa"..?

¿O la "indirecta" o "representativa"..?

¿O la "semidirecta"..?

¿O la que tanto lo horroriza: la democracia "participativa"..?

¿O la democracia "social"..?

¿La "deliberativa"..?

¿La "liberal"..?


Desgraciadamente en los movimientos de izquierda siempre en su interior anidan resentidos, frustrados, figuretis, tránsfugas, oportunistas, bribones, desalmados etc, etc.. La historia está repleta de estos ejemplos.

Para que un extranjero sepa qué está pasando en Venezuela no es necesario que vayan a visitar la casa de don Teodoro Petkoff.

¿O el izquierdista venezolano piensa que la prensa internacional “libre” no informa lo que sucede en su país..?

Que en un país dominado por una clase política tradicional inepta, corrupta, frívola e indolente, se realizara en un lapso de nueve años doce contiendas electorales, ¿le parece a Petkoff algo "normal", "rutinario"..?

Por eso hace bien el ex ministro de Culturas de Francois Mitterrand, monsieur Lang, llamarla democracia venezolana "particular"

A Petkoff le parece "común y corriente" que los medios de prensa de su país organicen un golpe de Estado con dos potencias extranjeras (EEUU y España según muestran los videos), y luego de ejecutada la traición constitucional, los ejecutivos de estas empresas, jactanciosos se lucieran en sus canales de televisión haciendo mofa de sus artimañas y mentiras.

Resulta "común y corriente" que el malvado "dictador" --repuesto al poder porque millones de caraqueños salieron a las calles a exigir su reposición-- con el poder omnímodo que tiene, no los encarcele, ni hiciese con ellos arepas, como, cosa curiosa, pasaría en cualquier democracia "representativa", los EEUU o Europa, de intentar algún grupo económico o mediático tumbarse al gobierno..?

El señor Petkoff se reclama de "izquierda" pero lo hace jugando en pared con Alvaro Uribe que es de extrema derecha..!

No sólo eso, mister Petkoff tiene una curiosa alianza con la ultra derecha venezolana representada por COPEI y AD.

A leerlo parece abogado de oficio de Alvaro Uribe, sólo que ni de juego llama a las FARC organización "terrorista".... (...? )

- Why...?

- I ve no idea.

MIentras las FARC, (por las razones que fueran), unilateralmente intenta liberar a prisioneros injustamente secuestrados, "agresivamente" --según Petkoff-- Uribe intensifica los bombardeos en las coordenadas donde se realizaría la liberación. Esto lo expusieron las dos rehenes liberadas, Clara Rojas, ex candidata a la vicepresidencia de Colombia, y la legisladora Consuelo Gonzáles.

Interesante que el viejo político no mencione ni por asomo a los paramilitares colombianos. Tampoco habla de las 800 osamentas que fueron encontradas hace apenas unos meses y que valió para que el congreso norteamericano desestimara la aprobación del TLC con el gobierno de Alvaro Uribe por estar involucrado con las AUC -paramilitares, y estos con el narcotráfico.

En el pasado medio siglo el Estado colombiano no ha podido ordenar su injusta economía social ni arrasar con las FARC ¿qué le hace pensar a Petkoof que ahora Uribe, apoyado por una potencia extranjera, si va acabar con los "terroristas"..?

El anciano político dice entender la "enorme" tarea que ha emprendido el presidente Alvaro Uribe: Poner fin a una guerra de medio siglo. Lo que no queda claro es cómo se puede terminar la guerra haciendo precisamente la guerra..!

Dice el señor Petkoff que "guerra y negociación" son dos patas de una misma política. ¿Algo así como sentarse a negociar la paz armado hasta los dientes..? ¿O bombardear flores a vuelo rasante..?

La guerra, don Teodoro Petkoff, se termina haciendo la paz, pero antes hay que sentarse a negociar. Y antes de sentarse a negociar hay que admitir que existe un contendor, rival, enemigo al que no se puede vencer. Pero este razonamiento por ningún lado lo insinúa.

¿Como se llega a la paz…?

La conformación "chavista" del parlamento no es culpa del presidente Hugo Chávez. Es consecuencia de la torpeza política de la oposición que apostó por el ausentismo electoral, ella es la culpable y debiera ser un poquito más honesta y responsable y pagar los platos rotos de su incompetencia.

Todo movimiento social, y el chavismo lo es, tiene derecho a formar su organización política, un partido; esto no debería enojar al señor Petkoff como se desprende de sus comentarios. Más bien debería alegrarlo que la nueva organización sea una "añagaza" burocrática stalinista, caduca y autoritaria con sus militantes.

That's me

Anónimo dijo...

Al margen de las posiciones, que bien que escribe este Petkof.
Saludos

Ricardo Alvarado dijo...

Escribe bien, sin duda, pero el hombre viaja a Venezuela para hablar de Colombia; lo desenfoca bastante su odio a Chávez.

Y sobre la definición lincolniana de democracia... debería investigar un poco más sobre lo que se hizo realmente en Estados Unidos tras la guerra civil: la ocupación militar del Sur y la ley marcial, los posteriores enjuagues para privar a los afrodescendientes de sus derechos civiles, el KKK y los linchamientos tolerados y fomentados por el gobierno "del pueblo, por el pueblo y para el pueblo".