viernes, 26 de noviembre de 2010

Víctor Andrés García Belaunde y Mariano Ignacio Prado

Recibí la carta de abajo del congresista Víctor Andrés García Belaunde, a quien agradezco mucho la atención, comentando mi artículo "Repensando la Guerra del Pacífico", publicado en La República del 21 de noviembre pasado. Ver:

http://martintanaka.blogspot.com/2010/11/repensando-la-guerra-del-pacifico.html

El congresista objeta la afirmación que hago en el artículo, de que Prado viajó con autorización del Congreso. El texto que menciona ese asunto dentro del libro que reseño es el de Jorge Ortiz, "Los aspectos militares de la Guerra con Chile" (p. 103-117). Es una mención que hace muy de pasada, en la p. 109. Si bien no soy historiador ni soy experto en la Guerra del Pacífico, hice mía esa afirmación, considerando que es implícitamente respaldada por Jorge Basadre en su Historia de la República. Ahora bien, entiendo perfectamente que se trata de un asunto controversial, y yo no tengo elementos suficientes para dirimir ese debate, al que el congresista hace un aporte valioso. El Congreso, el 9 de mayo de 1879, aprobó una resolución en la que se dice que "ha concedido licencia al Presidente de la República para que, si lo juzga necesario, pueda mandar personalmente la fuerza armada y salir del territorio nacional; debiendo en caso que haga uso de esta licencia total o parcialmente, encargarse del desempeño del Poder Ejecutivo al Vicepresidente llamado por la ley". Prado invocó esa resolución para viajar el 18 de diciembre.

Una interpretación estricta podría decir que la autorización permitía salir del país solo para mandar personalmente a la fuerza armada; una interpretación amplia diría que el presidente podría salir cuando lo considerara necesario. De otro lado, habría que resaltar que el viaje contó con el voto a favor unánime del Consejo de Ministros: según Basadre, a pesar de que Quimper se opuso, al final refrendó el decreto. El tema central en esta discusión, me parece que está en cómo evaluar estos hechos. Existe consenso, ciertamente, de que se trató de un viaje censurable e inconveniente. La controversia está en si el viaje puede calificarse como una traición o una fuga con recursos estatales. Al respecto Basadre dice que Prado se convirtió en una "víctima expiatoria". Dice explícitamente que "la versión de que Prado se llevó consigo el dinero destinado a la compra de los barcos es calumniosa". Basadre termina las páginas dedicadas al tema haciendo suya la afirmación de Markham: "El general Prado vio los desastres inevitables que eran inminentes y concibió la esperanza de evitarlos obteniendo ayuda en dinero o en material o como intervención, de Europa o Estados Unidos. No hay razón para suponer que estuvo impulsado por motivos menos valiosos. Pero nada puede excusar esta súbita deserción de su puesto".

Yo termino diciendo que hay una enorme diferencia entre un presidente bien intencionado que comete un gran error, y otra un presidente ladrón que se fuga con un botín en medio de una guerra, y por eso llamé la atención sobre el punto en mi artículo. Saludos...


Carta Victor Andres Garcia Belaunde

5 comentarios:

Pablo dijo...

Vale la aclaracion. El espiritu del decreto no era permitir un viaje del tipo que Prado finalmente tomo (abandono su funcion repentinamente).

Saludos,

Anónimo dijo...

Un poco exagerado el congresista. Hubiera bastado con un comentario en el blog.

Goyo dijo...

El Presidente Prado sabía que la autorización del Congreso sólo fue para comandar las Fuerzas Armadas, tal como lo manifestó en este decreto: www.congreso.gob.pe/ntley/Imagenes/LeyesXIX/1879053.pdf
Esto por cuanto, según la Constitución de 1860, se suspendía el ejercicio del cargo de presidente cuando éste comandaba personalmente a las Fuerzas Armadas. Además, Prado reasumió el mando supremo el 2 de diciembre según se manifiesta en este decreto: www.congreso.gob.pe/ntley/Imagenes/LeyesXIX/1879121.pdf

Anónimo dijo...

SI ES FUGA O TRAICION PARA MI ES IGUAL ,ESE PRESIDENTE ES PEOR QUE FUJIUMORI ,YA QUE EL PAIS ESTABA EN GUERRA DESANGRANDOSE ,EN FIN ,FUJIMORI LE SIGUIO EL EJEMPLO Y ESTA EN LA CARCEL ,ESPEREMOS QUE NUNCA MAS EN LA HISTORIA VUELVA A OCURRIR .

Anónimo dijo...

y quien devuelve lo que se robo Prado y fue la base del imperio financiero de su familia? habria que embargarles sus cuentas y bienes