domingo, 30 de agosto de 2009

Intelectuales y política

.
(VER ACTUALIZACIONES ABAJO)

Artículo publicado en La República, domingo 30 de agosto de 2009

http://www.larepublica.pe/pagina_impreso.php?pub=larepublica&anho=2009&mes=08&dia=30&pid=1&sec=1634&pag=15

Tomo la posta de la discusión planteada ayer en estas páginas por Juan de la Puente, a propósito de “La encuesta del poder” publicada anualmente por Apoyo y sus resultados sobre los intelectuales más influyentes en el país.

Definamos como intelectuales a quienes parten de una legitimidad obtenida en las artes, ciencias o humanidades en general, para desarrollar también una reflexión sobre los principales problemas y desafíos de su tiempo, que establecen pautas de acción política. El intelectual así definido no existe propiamente en los Estados Unidos, por ejemplo, donde parece primar el criterio de que a problemas específicos se debe recurrir a expertos específicos. Por el contrario, en Europa en general, existe una sólida y larga tradición de intelectuales interviniendo en la esfera pública; de allí surgió la figura del “intelectual comprometido”, que ha impactado tanto en América Latina.

En nuestro país, como sugiere de la Puente, los intelectuales han tenido influencia en tanto se relacionaron con actores políticos y sociales que convertían en acción aquello que se planteaba en el plano de las ideas. En la década de los años ochenta, por ejemplo, en la derecha tuvimos a Vargas Llosa, un cruzado liberal; y a De Soto, que apostó por los informales y los derechos de propiedad. En la izquierda, Matos Mar también apostó por los informales, pero dentro de un programa más amplio de transformaciones; Sinesio López intentó fundamentar una propuesta “nacional-popular”; Flores Galindo reivindicó al movimiento campesino-indígena; Pablo Macera proponía dar forma política a lo que hoy el historiador José Luis Rénique llama la “tradición radical” del país.

En la actualidad, con políticos personalistas, partidos no ideológicos, que desdeñan la importancia de contar con diagnósticos y programas de gobierno, y que se amparan en la tecnocracia global y local predominante, los intelectuales han perdido peso. El que en los últimos años se mencione reiteradamente a Vargas Llosa y a de Soto parece expresar más su prestigio internacional que su real influencia local. Julio Cotler fue demasiado liberal para los izquierdistas y demasiado de izquierda para los conservadores, y su influencia ha crecido conforme hay ahora liberales no conservadores e izquierdistas liberales, aunque ninguno de estos grupos es verdaderamente influyente más allá de círculos académicos y periodísticos.

Si los políticos desdeñan a los intelectuales, si no hay partidos o movimientos que pongan en práctica sus orientaciones, la relación entre intelecuales y política será diferente a la del pasado. ¿Nos acercaremos al modelo norteamericano? En todo caso, también es cierto que no toda la responsabilidad es de los políticos: el país ha atravesado por profundas transformaciones en los últimos años, que todavía no han producido grandes visiones de síntesis, y en eso los intelectuales están (estamos) todavía en deuda.

VER TAMBIÉN:

Nuevos y viejos intelectuales - Juan de la Puente
La República, sábado 29/08/2009
http://www.larepublica.pe/la-mitadmasuno/29/08/2009/nuevos-y-viejos-intelectuales

Intelectuales - académicos e influencia pública
http://martintanaka.blogspot.com/2009/08/intelectuales-academicos-e-influencia.html

Y TAMBIÉN:
Sobre los intelectuales y la esfera pública
Reflexiones sobre un artículo de Martín Tanaka
Gonzalo Gamio
http://gonzalogamio.blogspot.com/2009/08/sobre-los-intelectuales-y-la-esfera.html

- Dejé un comentario largo al artículo de Gonzalo, y la discusión se ha extendido un poco más.

MÁS:

Hortus in urbe
Los intelectuales y la esfera pública: una vez más
Gustavo Faverón
http://puenteareo1.blogspot.com/2009/09/hortus-in-urbe.html

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero no es cierto que Flores Galindo se relacionara con los campesinos. No he visto a muchos campesinos con "Buscando un Inca" como base política. Cuando Macera entró a hacer política, ni qué decir. De Soto tiene más acogida entre los derechistas neoliberales que entre los informales, que poco lo deben conocer. Vargas Llosa destaca por obra literaria. Si no escribiera ficción, sería un Althaus con buena pluma. De la experiencia política de Matos Mar no sé nada. Sinesio López tuvo más peso político, igual, limitado, pero no creo que precisamente porque "se relacionara con actores sociales". Con "actores políticos" (y en prensa), sí.

Creo que la cosa va por otro lado. Que si tú salieras en la encuesta, no dirías nada de esto. El asunto está igual que siempre, solo que la izquierda está desprestigiada, los neoliberales ya tuvieron su "Libertad", Cotler no tiene ganas de aparecer en todos lados y muchos de los mejores intelectuales están afuera. En el camino, Fujimori destruyó cualquier intento por mezclar política con intelecto y aparecieron politólogos que creen que cualquier clase de "compromiso" es inaceptable.

Martín dijo...

Aclaraciones:

Flores Galindo no se relacionó con los campesinos, puede ser; pero sí era cercano a VR y al PUM. Macera era cercano a los sectores radicales del APRA y la izquierda; Sinesio López era muy influyente en el PCR, luego en el PUM, etc. Vargas Llosa fue relativamente cercano al segundo gobierno de AP, luego tuvo al M Libertad, etc. "De Soto tiene más acogida entre los derechistas neoliberales que entre los informales, que poco lo deben conocer". De acuerdo, tiene acogida entre los derechistas neoliberales, por eso es influyente. Lo importante es influir en quienes toman decisiones, en el poder, no en quienes no lo tienen. De eso estamos discutiendo de intelectuales y poder.

Su segundo párrafo no merece comentarios.