miércoles, 24 de octubre de 2007

Falleció André Gorz


Se me pasó la noticia del suicidio de André Gorz, el 22 de setiembre pasado. Cuando era estudiante de sociología en la PUC, la lectura de Gorz era obligatoria para cualquiera interesado en la sociología del trabajo, impulsada por Denis Sulmont, quien hace poco recibió un merecido reconocimiento de la facultad, dicho sea de paso. Recuerdo que su libro "Adiós al proletariado" fue especialmente impactante en su momento. Gorz fue un autor y activista muy importante: aquí la nota necrológica de Le Monde y una entrevista de 1999, que dan cuenta de algunos de sus aportes. En palabras de Gorz, por ejemplo, Adios al proletariado,

"Anticipó en gran medida lo que ha pasado hasta el momento. Marcaba una ruptura con la religión marxista del proletariado, que era el fondo mismo del maoísmo y el stalinismo. El maoísmo francés tenía un fondo profundamente cristiano: deificaba al proletariado como redentor de la humanidad. Se suponía que los proletarios no tenían nada, ni siquiera patria, que eran excluidos de la sociedad y por lo tanto los únicos capaces de asumir su redención, moral y política. Al mostrar que ese pensamiento, esa religión, no tenía consistencia, yo había llegado a conclusiones en las que decía que, dada la forma en que se desarrolla el capitalismo, el estrato que podía alimentar un movimiento de superación de esta sociedad era la no-clase de los neo-proletarios posindustriales. Ese neo-proletariado posindustrial lo tenemos ahora. Y a él apuestan las personas con las que discuto en mi último libro Miserias del Presente. Riqueza de lo Posible".

http://www.lemonde.fr/web/article/0,1-0@2-3382,36-959745@51-959050,0.html

http://www.ts.ucr.ac.cr/~historia/mod-his/e-andre-gorz.htm

El asunto es que, a propósito de su muerte, se está resaltando no sólo su legado intelectual, sino también su suicidio, junto al de su esposa Doreen (84 y 83 años, respectivamente), su pareja por casi 60 años. Ella estaba muy enferma. A propósito de la enfermedad de Doreen, Gorz publicó el año pasado un libro dedicado a ella, Lettre a D. Histoire d'un Amour, hoy un bestseller. Comment un auteur à la réputation bien établie sur des sujets sérieux, comme le capitalisme en crise et la fin du salariat ou les affres de l'existence humaine en est-il venu à écrire cette Lettre à D. Histoire d'un amour, intime, profondément émouvante? En él, Gorz, a sus 83 años, le escribe a su esposa:

"Tu vas avoir quatre-vingt-deux ans. Tu as rapetissé de six centimètres, tu ne pèses que quarante-cinq kilos et tu es toujours belle, gracieuse et désirable. Cela fait cinquante-huit ans que nous vivons ensemble et je t'aime plus que jamais. Je porte de nouveau au creux de ma poitrine un vide dévorant que seule comble la chaleur de ton corps contre le mien. "

['You will soon be 82. You have shrunk six centimetres and you weigh just 45 kilos and you are still beautiful, gracious and desirable. It is now 58 years that we have lived together and I love you more than ever. I carry in myself a devouring emptiness within the hollow of my chest, which can only be filled by the warmth of your body against mine.']

«J'ai toujours vécu toutes les choses comme provisoires par rapport à mon avenir, j'ai vécu avec D. sans me poser en permanence des questions et sans y faire attention, comme j'ai écrit des articles sans faire attention au journal dans lequel j'écrivais, j'étais toujours absent. C'était mon mode de fonctionnement. Il y avait le refus d'exister, qui est à l'origine de tout narcissisme. Cela me venait de l'enfance. Quoi que je fasse, j'étais coupable. Je me sentais profondément indigne de D. Je ne la méritais pas. En refaisant le chemin de notre histoire commune, j'ai beaucoup pleuré. Il fallait que je fasse ce travail avant de mourir. Puisque notre rapport a été ce qui il y a eu de plus important dans notre vie.»

Y también escribió:

"Nous aimerions chacun ne pas survivre à la mort de l'autre. Nous nous sommes souvent dit que si, par impossible nous avions une seconde vie, nous voudrions la vivre ensemble. »

'Sometimes, at night, I see the silhouette of a man walking behind a hearse along an empty road in a deserted landscape'. 'I am that man. I don't want to attend your cremation, I don't want to receive your ashes in a bowl.'

http://observer.guardian.co.uk/world/story/0,,2185461,00.html

http://www.liberation.fr/culture/livre/208739.FR.php

http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/misc/newsid_7034000/7034054.stm

Y no dejen de leer este link:

http://entertainment.timesonline.co.uk/tol/arts_and_entertainment/books/book_extracts/article2651472.ece


Leo conmovido y con admiración todo esto. Gorz vivió una vida larga, productiva, comprometida, y llena de amor, en medio de las adversidades. Y al final del camino, con el amor de su vida, eligieron despedirse juntos, con valor y dignidad. Ya quisiéramos todos llegar al final del camino de un modo que se acerque, siquiera, a esa travesía.

Foto: André Gorz et D., devcant l'usine Renault-Billancourt. Février 1947. SUZI PILLET (tomado del artículo de Libération) (la otra es tomada del Times On Line).

2 comentarios:

Roberto dijo...

fuerte la historia de la muerte de gorz. triste y sí, hay que tener valor. :(

mx dijo...

Estimado Sr. Tanaka,

Practicamente de casualidad llegué hoy a su blog y me llamó la atención este artículo sobre André Gorz. Yo recién descubro quien es, y su nota me lleva a pensar en si existe el amor verdadero y eterno. Y este, justamente, ha sido el tema de la primera entrada de mi humilde (y hasta ahora tímido blog), el cual lo invito a visitar: http://nosabennoopinan.blogspot.com
ya que me sería de interés su opinión al respecto. Hasta luego y gracias.