martes, 21 de octubre de 2008

Jorge del Castillo y Yehude Simon

Artículo publicado en Perú21, martes 21 de octubre de 2008

http://e.peru21.pe/102/impresa/pdf/2008/10/21/217735.pdf

Jorge Del Castillo es uno de los mejores militantes con los que puede contar el partido más fuerte y con más tradición del país, el Partido Aprista Peruano. Yehude Simon es el líder de un movimiento regional lambayecano que aspira a convertirse en partido nacional. Si bien Simon tiene también una larga historia de participación política (diputado en 1985-1990, presidente de la Región Lambayeque, el único que logró reelegirse en 2006), su actuación reciente ha estado marcada por un liderazgo personalista. Para su gestión, Del Castillo contó con el apoyo de operadores y cuadros del partido y de técnicos independientes amigos en todo el aparato del Estado. Simon está básicamente solo: no contó con un grupo muy grande de operadores o cuadros ni siquiera para la escala lambayecana (el Movimiento Humanista casi no presentó candidatos a las alcaldías en la región, por ejemplo).

Del Castillo tuvo una buena gestión como presidente del Consejo de Ministros. Recordemos que le tocó hacer creíble un gobierno que despertaba los fantasmas del periodo 1985-1990. Lo hizo sobre la base del diálogo, de la moderación; también de un cierto conservadurismo, y de asumir muchos compromisos con el presidente y con su partido que, a la larga, lo debilitaron e hicieron insostenible su continuidad. Del Castillo muestra elocuentemente los beneficios que tiene para un sistema político contar con políticos “de carrera”; empezó como regidor en el distrito limeño de Barranco, luego fue alcalde del distrito, prefecto de Lima, y alcalde de Lima, antes de llegar al Congreso. En los años ochenta, Del Castillo aparecía como un aprista belicoso y confrontacional, un político de pocas luces; con los años, se convirtió en uno de los más brillantes parlamentarios. Se puede discrepar con él, pero no negarle méritos.

Simon tiene también una trayectoria larga e indudables méritos personales, pero ¿podrá tener éxito en la escena nacional? Su soledad hace que dependa de la buena voluntad de los demás. Valentín Paniagua gobernó así, pero se trató de un gobierno con un mandato claro y un término definido. Las actitudes cooperativas pueden evaporarse rápidamente y quedar el simple vacío. Es interesante la apuesta de García: rompe la idea de que está jugado a la derecha y aliado con los fujimoristas; si Simon fracasa, podrá echarle la culpa a él y a la izquierda, y seguir por la derecha. Si tiene éxito, reivindicará las banderas sociales.

¿Qué tiene Simon a su favor? Tengamos en mente que su futuro no se juega solamente en hacer una buena gestión, sino en proyectar la imagen de que intentó hacerlo. En el vecindario tenemos el caso de un ex ministro que apenas duró cuatro meses en el cargo, pero que eso le bastó para después ganar la Presidencia: Rafael Correa.

14 comentarios:

Jorobado dijo...

No sabes como me dolio la noticia de la salida de Del Castillo (y sabes que no soy aprista ni apriston). Es uno de los mejores operadores politicos del pais, sin lugar a dudas. Y Yehude en apenas unos dias ha demostrado que le queda recontra grande el puesto. Por eso es que no concuerdo con la comparacion que deslizas con Rafael Correa... Por Dios!!! Correa (otro personalista sin partido) esta a anios luz de Simon. Simon es un Valle Riestra (durante Fujimori), es la golondrina que no hace el verano.

Anónimo dijo...

Por Dios!! un poco mas y firmas en esa carta de agradecimiento. Sinceramente no le veo por que alaban tanto a del Castillo, en su gestion ha habido muchos casos de corrupcion que recien estamos empezando a destapar, una pesima gestion de los desastres como Pisco, represion desmedida de las protestas sociales, restructuracion de los narcotraficantes en el VRAE, etc
Y lo de Yehude, no es claro que Alan lo quiere quemar?
Saludos

Martín dijo...

Carlos:

respecto a Simon, por una regla de cortesía, hay que darle crédito y el beneficio de la duda. Aunque no la tiene nada fácil.

Al anónimo:

si me hubieran pedido firmar la "carta de reconocimiento", la hubiera suscrito. En serio, si tuviéramos que hacer una lista con "los diez mejores políticos en el Peú", ¿no estaría allí Del Castillo? Yo estoy seguro de que sí.

Eso no significa que no podamos discrepar profundamente con él, evaluar que cometió errores y notar que al final estaba muy desgastado, por lo que su salida era cuestión de tiempo. Otra pregunta que cabe hacerse es: ¿a quién podría haber nombrado García Presidente del Consejo de Ministros que lo hubiera podido hacer mejor? La verdad, no se me ocurre ningún otro nombre. Digamos que yo mido su actuación no pensando en una situación ideal, sino en lo que pudo hacerse dadas las circunstancias.

Respecto a lo de Simon, no me parece que Alan lo quiera quemar. Como dije, "Es interesante la apuesta de García: rompe la idea de que está jugado a la derecha y aliado con los fujimoristas; si Simon fracasa, podrá echarle la culpa a él y a la izquierda, y seguir por la derecha. Si tiene éxito, reivindicará las banderas sociales".

Saludos.

Juan Carlos dijo...

Profesor Tanaka: ¿Cuáles son los méritos de Del Castillo? Creo que por rigurosidad se debe decir todo, como por ejemplo las denuncias que jamàs aclaró sobre grifos y malos manejos sobre su gestión. Un político que tiene que poner un aviso firmado por otros para decir que es decente es un pobre político. No es primera vez que Jorge del Castillo pone avisos de este tipo. Paniagua no necesitaba de avisos. Y dígame ¿Ser un gran político significa estar piconcito paseándose por los medios haciéndole sombras a Yehude?
usted diría que Diego Fernández de Cevallos es un gran po´lítico. Del Castillo en cuanto abogado y sus influencias es muy parecido a Diego.
Qué pena que en el Perú gente como Jorge del Castillo sea considerado un "gran" político.

CLML dijo...

Me parece exagerado considerar el post como una alabanza a Del Castillo, parece simplemente una comparación, pero rescato que aun se debe dar tiempo a Yehude para concer que de bueno puede hacer, aunque como va parece estra un poco desorientado. Me pareció, inicialmente, buena estrategia de García si es que quiere reinvindicar la figura de Del Castillo, que realmente estaba desgastada. No podia contar con otro aprista luego de tanto escandalo. No nos sosprendamos por que CORRUPCIÓN no es una palabra, ni una parctica nueva en nuestro país, sin embargo no siempre se escuchan audios de esa naturaleza y menos en medio una crisis financiera mundial que se esta dejando de lado (¿o sera que no hay plan de contigencia respecto a eso?)
¿Alguien ha pensadoq ue sucederá si no el dan el voto de confianza a Simon?, ¿quien podría asumir ese cargo en busca de dialogo y consenso? Simon no lo esta haciendo, pero esperemos este no sea el inicio de una crisis polìtica que puede prolongarse aun más de lo previsto.
La democracia implica tolerancia, veamos si el congreso llega a serlo con el nuevo gabinete.

Anónimo dijo...

Martín, ¿qué es un operador político? la vez pasada en el programa de Pacheco en radio miraflores escuché al congresista García Belaunde decir que Juan Sheput es un extraordianrio operador político y que no le gustaría tenerlo al frente.Ahora leo que dice el jorobado de quasimodo que el Primer Ministro Jorge del Castillo es el mejor orperador político. A que se llama un operador político al líder del partido o al que sale mas a responder?

Claudia
estudiante UNMSM Geografía

Martín dijo...

Claudia:

el "operador" es quien se encarga de que las decisiones se conviertan en acciones, quien lleva las cosas a la práctica. Hacer política requiere necesariamente tener operadores eficaces. Si organizas un mitin, la gente tiene que llegar; si hay una contramanifestación, tiene que ser disuelta o controlada. Si va a haber una votación impotante en el congreso, alguien tiene que asegurarse de que los tuyos estén presentes, y evitar, si es posible, que los adversarios estén, etc. Es un típico "trabajo sucio" que alguien tiene que hacer. Saludos.

Anónimo dijo...

NO te sigo con frecuencia así que este comentario es en respuesta al post y a tus comentarios al mismo. Demasiado benevolente con el ex primer ministro. No sé si cuando se enseña Ciencias Políticas se enseña a cómo hacer andar las cosas (los objetivos políticos) o cómo hacer buena política en beneficio del que emite el mandato: el pueblo.
En los temas de anticorrupción, eficiencia administrativa, y otros, ¿crees que del Castillo hizo lo mejor para el pueblo o lo mejor para que el APra siga sólido?. Las reiteradas faltas de Alva Castro que estuvo como ministro más tiempo del debido sólo por ser hijo ilustre del partido, o el reciente caso de la entrega de los lotes petroleros crees que no tuvo injerencia para hacer algo distinto?. No se te mueve la pestaña con el audio donde parece comprometerse (Canaan) a una futura campaña presidencial, lo pasas por alto, imagino qu eno lo creiste, tampoco te merece mayor comentario que un ministro de Estado vaya a visitar a su habitación a un inversionista privado!, si fuera un asunto de interés nacional las reuniones son públicas y en oficinas del gobierno. Supongo que eso tampoco te parece malo. Tampoco crees que Del Castillo no sabía nada de Rómulo León, raro no?, un militante del partido aprovecha que el partido salió elegido para convertirse en lobbysta, lo que suena razonable pues tiene llegada con las autoridades, pero tú crees que del Castillo ni ALan sabían, entonces podemos decir que nadie lo sabía. Raro. También te debe parecer casualidad que el hijo de Del Castillo de pronto aparezca manejando un canal y que muestre intenciones de comprarlo. Está bien el hijo es mayor de edad pero ¿no crees que huele a aprovechamiento político del hijo y del Apra?. Parece que para Uds. los estudiosos de la política no cuentan estas cosas, ¿de quién podemos pedir que venga el análisis serio de lo que el pueblo merece sea la forma de hacer política?.
Tu pregunta por los 10 mejores políticos peruanos es tan inútil como soporte que es como preguntar por los 10 mejores dirigentes de fútbol. Son todos malos si es que no hacen buena política (vista como la intenté describir).
Saludos

Anónimo dijo...

Que haya pasado por distintos cargos politicos, no significa que sea un brillante cuadro politico y aprista, sino que estuvo bien ubicado y compenetrado con el grupo que manejo el partido, que como sabemos es un antro de corrupción y corruptelas, desde el mas antiguo como el mas reciente "militante". Decir que es el mas poderoso y organizado partido, es una licencia excesiva. No existen partidos politicos en el Perú, solo grupos que van a la captura del poder sin ideologias ni principios, unicamente gestores de negocios personales y de su entorno. Fijense Toledo, Alan, Fujimori, etc,etc. Si alguna vez hubiera sido Jorgito un político "decente" no habria seguido al apra en todos sus enjuagues. Una muestra el famoso tren, hecho para que llegara a la alcaldia de Lima, y cuanto le costo al Pais? hasta ahora? eudocio

Martín dijo...

Comentarios a los comentarios últimos:

- pienso que en ciencia política lo primero es entender cómo funciona la política; sobre esa base, evaluar si las cosas están bien o mal, si nos gustan o no. Es muy importante también basarse en hechos, objetivos, verificables, y evitar las especulaciones y las impresiones. Eso no quita que como ciudadanos no tengamos una opinión de lo que pasa, como todos los demás. Y quienes tienen que proponer qué hacer frente a la situación son principalmente los políticos y activistas, no tanto los académicos.

De otro lado, todos tienen derecho a tener la opinión que quieran sobre el APRA: para algunos, será una mafia corrupta, para otros un partido con una tradición que vale la pena mantener. La cosa es que esa opinión no sesgue la lectura de los hechos: si no me gusta el APRA, todos son corruptos; si me gusta, ninguno. Así no son las cosas: los hechos y las evidencias deben mandar.

Anónimo dijo...

"Y quienes tienen que proponer qué hacer frente a la situación son principalmente los políticos y activistas, no tanto los académicos". Mal. Te restas cuando debes sumarte. Friedman en su momento tomó partido y cambió el mundo, Stiglitz lo viene haciendo y lo ha remecido, Krugman igualmente. Ellos estudiaron la economía y proponen la forma de mejorarla en beneficio de todos, tu estudias la política y deberías proponer mejorarla también. No tienes que convertirte en político para ello. No estoy de acuerdo.
Te dejo con una respuesta de Paul Krugman a la pregunta de su rol como activista que debe ser pensada: "Porque creo en las ideas y el rol del intelectual es defender las ideas buenas, pero sobretodo criticar las malas para impedir, una vez que estén desacreditadas, que regresen". Si la "ciencia" política no propone cambios (como dices) y sólo quiere entender lo que pasa entonces no es ciencia, sólo hace el ejercicio de observación.

Martín dijo...

Respondo al último comentario, para evitar confusiones.

"tu estudias la política y deberías proponer mejorarla también. No tienes que convertirte en político para ello. No estoy de acuerdo".

Yo estudio la política, tengo algunas cosas publicadas, y más de una vez (frecuentemente en realidad) he hecho recomendaciones y he dado mi opinión sobre cómo deberían ser las cosas y qué debería hacerse. No escribiría todas las semanas en un diario y no tendría un blog si no creyera en que un intelectual tiene la obligación de participar y aportar al debate público.

Dicho esto, creo que uno debe distinguir entre: el papel de la ciencia política como disciplina; el papel de un intelectual en sentido general; y el de los políticos. Yo pienso que una cosa es un análisis académico, cuya principal obligación es hacer las cosas con rigor; otra, la participación de un académico en los debates públicos, en su papel de intelectual, que debe aportar al debate de los temas importantes sobre bases más informadas; y tercero, la acción política.

Ojo que hago esta distinción respondiendo a un comentario anterior:

"No sé si cuando se enseña Ciencias Políticas se enseña a cómo hacer andar las cosas (los objetivos políticos) o cómo hacer buena política en beneficio del que emite el mandato: el pueblo".

Respuesta: en la especialidad de ciencia política NO se enseña a hacer política. Se enseña a analizar, a entender la política, el manejo de herramientas que permitan
formular propuestas, diseñar políticas, etc. Los objetivos políticos, lo que deben ser los contenidos de las políticas es algo que no pertenece a la academia, sino a la política. La ciencia política como tal no propone cambios (más allá de defender principios generales). Porque es ciencia principalmente observa, analiza, explica. Las propuestas están principalmente en el campo de la política.

Termino diciendo cuidado con caer en una posición ingenua: quienes hacen política son los políticos. No engañarse creyendo que desde la academia estás haciendo política. Como intelectual puedes participar en el debate público (es lo que intento hacer yo), pero si realmente quieres lograr que las cosas cambien, debes hacer política y tomarla en serio.

Es bueno por lo tanto revalorar la política y la participación política. Por eso no me sumo al cargamontón antipolítico de decir "todos los políticos son malos". No es cierto. Hay buenos políticos en todos los partidos. Y si no nos gustan los políticos actuales, pues entremos al mundo de la política y tomemos en serio ese compromiso. Yo sí me sumaría a una campaña en contra de los políticos improvisados, y en contra de quienes creen que pueden hacer política desde la academia. Al final, terminan siendo malos políticos y malos académicos. Saludos.

Anónimo dijo...

Martin,
gracias por tu desarrollada respuesta. No estoy confundido en lo que te planteo como participación. Por supuesto que el ejercicio de la política es lo que lleva a la concreción del cambio y firmo tu último párrafo. Mi punto está en el sentido de tu primer y segundo párrafo. En mi opinión desde el estudio o la academia puedes o debes reclamar mejoras en el funcionamiento del sistema político, el ejercicio de la política y otros relacionados (Stiglitz no es político, es un académico (y bueno) participando en el debate público para activar políticas públicas). Lo que es la participación en el debate público en el campo de la política. Sin embargo, en parte por tu respuesta y por lo que leo en Wikipedia, esto es campo más bien de la Filosofía POlítica y no de la Ciencia Política:"En general no está referido a lo que debería ser la política como tipo ideal o conducta deseada; esa área dentro de la teoría política es característica de la filosofía política"...Vaya a saber uno.

Saludos

PD: Tenemos una diferencia en definición de objetivos políticos. Para mí el contenido de las políticas públicas no es un objetivo político, al menos a los que me refería. Cuando dije objetivos políticos me refería a lo que tú ponderas como rol de los operadores políticos. Ganar una elección, conseguir acuerdos, destrabar polémicas parlamentarias, potenciar al partido en la opinión pública, etc

Martín dijo...

Una última aclaración, sobre la filosofía política y la ciencia política. La primera tiene un énfasis normativo y general. Cómo debería funcionar la política en términos muy generales. Leemos a Maquiavelo, a Hobbes, a Tocqueville, o a Rawls, Vattimo o Bobbio para ello.

Volviendo brevemente sobre el punto anterior. Alguien como yo, en el terreno de la academia, puede estudiar los partidos y llegar a establecer algunas ideas sobre cómo funcionan. Acá el debate se mueve en el terreno del conocimiento científico; contrastación entre datos, interpretaciones, método, etc.

Como intelectual puedo dar mi opinión en contra del voto preferencial (tomando en cuenta la investigación que he realizado), y debatir allí con otros ciudadanos al respecto. Acá nos movemos en el terreno de las opiniones, mejor o peor formuladas y sustentadas, pero son opiniones, no es ciencia.

Finalmente, depende de los políticos que eliminen o mantengan el voto preferencial, ellos asumirán las consecuencias políticas de sus actos. Saludos.