lunes, 19 de julio de 2010

Carmina Burana, en el "pentagonito"

El pasado martes 13 de julio fui a ver Carmina Burana, espectáculo que congregó a todos los elencos "clásicos" del INC, la Orquesta Sinfónica Nacional, el Ballet Nacional, el Coro Nacional y el Coro Nacional de Niños. La corta temporada terminó el domingo pasado. Sobre los elencos del INC, ver:

http://inc.perucultural.org.pe/elencos.shtml?x=96

Me entusiasmó mucho la idea de ver juntos a los elencos "clásicos" del INC: no recuerdo ni he sabido de ocasión en que haya ocurrido antes. Más de doscientos artistas en escena no es algo que ocurra con frecuencia. Además, tratándose de Carmina Burana, la cosa prometía. Tuve la suerte de poder asistir a la función, el resultado fue muy meritorio, y cabe felicitar a los elencos participantes y a todos los responsables. A continuación, mis impresiones como simple espectador "lego".

El Coro Nacional muy bien como siempre, el coro de niños simpático, y de los solistas me impresionó en particular la soprano Ximena Agurto. La he oído muchas veces antes y siempre ha estado muy bien, pero esta vez me pareció estupenda. La Sinfónica muy digna, acometiendo una obra difícil: por momentos las cuerdas y los metales sonaron chirriantes, pero eso fue la excepción, no la regla, y al final creo que estuvieron a la altura.

El Ballet, debo decir, me pareció solo regular. La coreografía de Francisco Centeno (Costa Rica) tuvo sus buenos chispazos, aunque a decir verdad me pareció en general un poco pobre. Cierto es que la varilla puesta por otras coreografías notables sobre el mismo tema es muy exigente, y uno no puede evitar hacer comparaciones. Aunque también cabe reconocer que gran parte del problema estuvo en la falta de una propuesta que integre la participación del ballet dentro del conjunto del espectáculo, tema sobre el que volveré más adelante. De otro lado, creo también que hubo problemas con los bailarines: seguimos arrastrando el nivel muy desigual de los varones y, lo que no pasaba antes, esto afecta ahora también a las bailarinas. Recuerdo un buen solo de Gabriela Paliza, y algún otro más que no puedo decir de quién fue, porque el Ballet Nacional no tiene una página web con las fotos de sus bailarines (a estas alturas, esto es pura dejadez, no se puede excusar uno con el argumento de la falta de recursos), y tampoco ilustran con fotos los nombres de los solistas en el programa. En el programa figuraba Carolina Vigil, pero no recuerdo haberla visto: esto puede deberse a mi falta de atención, o a que la coreografía no resaltó su participación, o a la mala iluminación y características del escenario, tema sobre el que volveré más adelante. De las solistas, quiero resaltar a Rina Barrantes, muy por encima de las demás, y me alegró muchísimo verla bien, totalmente recuperada de sus lesiones. A propósito ver:

http://martintanaka.blogspot.com/2008/03/patricia-cano-y-rina-barrantes.html
http://martintanaka.blogspot.com/2007/10/ballet-nacional-ballet-municipal.html

Rina dejó el Ballet Municipal y está ahora en el Ballet Nacional, mientras que Grace Cobián y Viviana Gutiérrez, excelentes bailarinas surgidas en el Ballet Nacional, después de temporadas fuera del país, están ahora como solistas en el Ballet Municipal. A ellas se las puede ver en la temporada actual de Coppelia, junto a Patricia Cano. No dejar de ir, las fechas y repartos pueden verse aquí:

http://www.balletmunicipal.com/repartos_y_fechas.htm

Pero sigamos con Carmina Burana. Si bien dije que el resultado global fue muy meritorio, al final también me quedó la impresión de que con un poco de esfuerzo adicional las cosas pudieron haber estado mucho mejor. Para empezar, la organización del teatro podría mejorar: uno entiende que mientras el Teatro Municipal o el Teatro Nacional no estén listos tengamos que recurrir al Auditorio del Cuartel General del Ejército (!), pero convengamos en que es algo provisional y que no es la mejor opción (como tampoco me pareció bueno presentarse en el Museo de la Nación, dicho sea de paso). Es un teatro plano, sin perspectiva, con un escenario de tamaño claramente insuficiente, y eso afectó sobre todo a los bailarines. Es evidente que no tenían espacio. Sobre estos temas, ver:

http://martintanaka.blogspot.com/2008/02/el-ao-de-las-cumbres-mundialesy-la.html

Parte de la organización del teatro implica que los tardones no interrumpan la función: si la función empezó, nadie debería entrar; y si permites el ingreso, ubicas a la gente en el primer asiento que encuentres disponible más cercano a la puerta de ingreso. Pero hay sinvergüenzas que con todo desparpajo caminan hasta las primeras filas, incomodando a los artistas y a las personas que hicieron el esfuerzo de llegar temprano. Una grave falta de respeto; urge educar al público también.

Pero a mi juicio el problema principal con Carmina Burana fue que no mostró ninguna propuesta integradora: en otras palabras, me dejó la impresión de ver juntos en el escenario a todos los elencos, pero simplemente yuxtapuestos, y a veces estorbándose (ya mencioné que los bailarines no tenían espacio). Cada quien cumplió por su lado, pero no estuvieron propiamente juntos, siendo parte de algo más grande. Un par de ejemplos de esto: el video que se mostró no tuvo gran cosa que ver con lo demás, y a decir verdad, recordaba un screen saver de Windows. ¿No hay videastas que pudieran hacer algo más sustantivo? Yo creo que sí (además, por último, se dejó pasar la oportunidad de poner en pantalla la letra de las canciones, como suele hacerse en las óperas). Por momentos, resultaba una distracción, antes que un aporte al conjunto. Otro ejemplo: el vestuario "minimalista" de los bailarines (incluyendo a los solistas) y del coro no era coherente con el vestuario "denotativo" de los solistas del coro. Parecía que no hubieran coordinado la vestimenta. En otras palabras, no percibí para nada una propuesta por parte del director escénico, Emilio Montero (Venezuela). Probablemente esto se deba a mis limitaciones como espectador, en todo caso el programa tampoco me dio ninguna pista sobre sus intenciones. El programa está bien impreso, pero tiene información muy básica, prácticamente nada sobre el espectáculo en sí mismo y la propuesta específica del director artístico o del coreógrafo.

En suma, un gran esfuerzo que hay que aplaudir y reconocer, pero con las limitaciones propias de este tipo de espectáculos en un medio como el nuestro: que no siempre son de recursos, sino de la falta de un poco más de organización, atención a los detalles, iniciativa, ambición, imaginación.



Foto: ensayo general. Tomado de:
http://www.terra.com.pe/terrastereo/noticias/mus23198/carmina-burana-se-estrena-lima-con-mas-200-artistas-escena.html


ACTUALIZACIÓN, 26 DE JULIO

Ver:

CRÍTICA DE MÚSICA
Impactantes sucesos en el Pentagonito
Por: José Quezada
Sábado 24 de Julio del 2010

http://elcomercio.pe/impresa/notas/impactantes-sucesos-pentagonito/20100724/612940

4 comentarios:

Geviert-Kreis dijo...

Saludos Martin:

tal vez el motivo de sus críticas tengan un razón más simple: ha visto otra obra. El Carmina Burana de Orff no prescribe ningún ballet, ni screen savers y demás perfomances a efecto. Tal vez sea un buen collage del director a partir de motivos del Carmina (que no se dice generalmente). Esta novedad viene de Francia (que la adaptó a teatro) e Inglaterra (que la adaptó a trailer) y tiene motivos crasamente comerciales. En efecto, en Europa se ven estas cosas durante el verano, como por allá, en periodo de fiestas patrias. No tengo nada en contra de experimentaciones obviamente, basta que se informe al público lo que le venden.

saludos,
Giovanni

rlajo dijo...

Bueno, según wikipedia (sé que no es una fuente muy oficial pero no conozco más del tema), el concepto de Orff para Carmina Burana no era una cantata sino "a staged work involving dance, choreography, visual design and other stage action". http://en.wikipedia.org/wiki/Carmina_Burana_%28Orff%29

Pero, claro, esto significaría una coreografía y diseño visual coherentes con una idea englobante y comprensible, cosa que no ha ocurrido en la propuesta que vimos. Como bien señala Martín, el ballet y la música parecían completamente desconectados.

Pero lo que quisiera remarcar es un detalle que, en mi opinión, debería cuidarse mucho en este tipo de eventos: El ruido de la danza. Si estamos escuchando un concierto, todo lo demás debería ser lo más silencioso posible. En esta ocasión cada salto del ballet era un golpe de percusión que sonaba a veces más fuerte que la orquesta (y muchas veces, por desgracia, fuera de tiempo). Ignoro qué requerimientos técnicos hagan falta para evitar este problema (¿algún tipo de alfombra?) pero en mi opinión valdría la pena ensayarlos.

Por lo demás celebro la iniciativa de este montaje, me parece que ha valido totalmente la pena y lo recomendaría ampliamente.

Geviert-Kreis dijo...

Saludos rlajo,

si cita una fuente no oficial hace no oficial su comentario. Su buena intención, obviamente, se agradece. Ese "staged work involving dance, choreography, visual design and other stage action" es, dicho frontalmente, un panetón de fiestas patrias. Un panetón al paso, como lo es a su modo Wikipedia, pero con sabor gramsciano 2.0.
Ese Carmina es una versión para la "clase media mundial", gracias a la suerte comercial del "jingle" introductorio O Fortuna. Se logró, primero, mutilar la obra del tríptico de los Trionfi (Catulli Carmina e Trionfo di Afrodite en homenaje a Monteverdi, maestro de Orff), luego mutilaron con éxito comercial la "intro" O Fortuna. Sucesivamente crearon una "perfomance" light a medida de público pop veraniego. Como Kiko y la chilindrina, Ud. no vera esa versión fuera de fiestas patrias.

Como digo, me parece muy bien que se experimente, que se cree a partir de lo creado: es legítimo e interesante, pero que se informe al público lo que le venden (al menos los operadores culturales deberían). Si es demasiado esfuerzo, entonces ser sincero consigo mismo: que se cobre bien al laxo y que se le venda gato por liebre, hasta sangrarlo. Quien quiere comer siempre servido, debe comer siempre callado. Pero que el comegato termine convenciéndose que así fueron siempre las liebres, me parece demasiado.

consulte esta página:
http://www.orff-zentrum.de/index.asp

Carla Picon dijo...

http://inc.perucultural.org.pe/ballet_nacional.shtml?x=1022

http://inc.perucultural.org.pe/ballet_nacional.shtml?x=1021

http://inc.perucultural.org.pe/videos.shtml?x=1326

Esta es la Web que el Ministerio de Cultura nos ha creado, aunque no tiene nuestras fotos la información esta -felizmente-actualizada.
Un gusto leerlo