martes, 3 de noviembre de 2009

El sistema de partidos "realmente existente"

Apareció el último número de Economía y sociedad (nº 72), revista del CIES. El número completo, siempre con información interesante, aquí:

http://www.cies.org.pe/economia-y-sociedad/72-Descentralizacion

Pueden encontrar también un artículo de este servidor, El sistema de partidos “realmente existente” en el Perú, los desafíos de la construcción de una representación política nacional y cómo enrumbar la reforma política. Este texto es una versión que presenta de manera muy sintética las conclusiones del estudio desarrollado en el marco del Concurso de Investigaciones CIES ACDI-IDRC 2006. El resumen:

"En este trabajo se evalúan los efectos de las reformas políticas implementadas entre los años 2002 y 2005 sobre el sistema de partidos en el Perú, tomando como referencia el funcionamiento de los partidos nacionales y de los movimientos regionales en las elecciones de 2006. Se estudió los problemas de la representación política tanto desde el lado de la “oferta”, analizando los efectos de las reformas en el funcionamiento “efectivo” de los grupos políticos, como de la “demanda” política, examinando la racionalidad y las expectativas existentes en los ciudadanos, expresadas en su voto. En cuanto a las reformas, se encontró que sus límites se deben principalmente a que no han sido aplicadas de manera coherente y consecuente. Sobre el desempeño de los actores políticos, se halló que los límites en las maneras de hacer política presentes en el ámbito nacional se encuentran también en los ámbitos regional y local, e incluso en los gremios y organizaciones de la sociedad civil. Respecto a la demanda política, la conclusión principal es que si bien existen elementos estructurales que explican el voto en las últimas elecciones (étnicos, regionales y de clase), también son importantes otros factores, asociados a evaluaciones retrospectivas y expectativas. Lo decisivo para dar cuenta de la importancia de cada una de estas variables está en las campañas políticas y las apelaciones que construyen los candidatos según la agenda y coyuntura política del momento. Las principales recomendaciones que se desprenden de este trabajo señalan que el problema principal que se debe combatir en el Perú es la fragmentación política y social. Las reformas deben propiciar la consolidación de un sistema de partidos nacional, con pocos actores representativos y democráticos, con permanencia en el tiempo, en un marco que promueva la articulación de actores de los ámbitos nacional, regional y local, y no su competencia. Al mismo tiempo, se considera importante hacer reformas encaminadas a fortalecer los espacios representativos, buscando su complementación, no competencia, con las instancias participativas existentes".

Ver:
http://www.cies.org.pe/files/economia-sociedad/07-TANAKA72.pdf

Ya que estamos en el tema, ver también:

Partidos reales, no protegidos
Por: Jaime de Althaus Guarderas
El Comercio, 30 de octubre de 2009
http://elcomercio.pe/impresa/notas/partidos-reales-no-protegidos/20091030/361867

Althaus se refiere a mi artículo "Agenda mínima de reformas políticas" (La República, domingo 6 de setiembre de 2009)
http://martintanaka.blogspot.com/2009/09/agenda-minima-de-reformas-politicas.html

Según Althaus, es "imposible escoger bien" con muchos candidatos, por que la salida es que los electores "puedan escoger entre unos pocos candidatos, a los cuales puedan conocer y evaluar bien. Eso solo se logra con un distrito unipersonal (...) en un distrito unipersonal el candidato no se enfrenta a otros candidatos de su partido, sino de otros partidos. Se refuerza la identidad partidaria. Y en la medida en que los distritos unipersonales o bipersonales fomentan el enraizamiento local y la reducción del número de partidos, no hay incentivo para salirse de la organización. Se está obligado a mantener una convivencia democrática con los correligionarios. Las organizaciones aprenden —por necesidad— a desarrollar una cultura más horizontal y tolerante, porque los representantes o dirigentes no dependen tanto de los favores de la cúpula sino de las bases, de los electores".

Comentarios: aquello de que no es posible conocer a los candidatos, solo sería válido en el distrito electoral de Lima, que elige 35 representantes, no en los otros distritos, de tamaño mediano. Una ventaja de distritos medianos es que la proporcionalidad del voto no se pierde tanto como en distritos uninominales; y esa distorción afectaría mucho la representatividad del Congreso (puede pasar que con el 20% de los votos no saques representantes, o que con un 20% obtengas un 40% de la representación). De otro lado, distritos uninominales podrían reducir el número de partidos, pero afectarían más todavía su cohesión interna, acentuando el efecto que genera hoy el voto preferencial; es decir, el congresista dependería enteramente de los votos de su localidad, no de su articulación a un aparato partidario, lo que aumentaría el personalismo. Es decir, el congreso se fragmentaría más que ahora (se "provincianizaría"), a pesar de que pueda tener menos partidos (dicho sea de paso, el problema de fragmentación en el Congreso se da por la indisciplina y fraccionamiento de lo grupos grandes, no por que haya muchos grupos chicos).

En Chile los distritos binominales cumplen la función prevista por Althaus porque existen partidos, tradiciones partidarias fuertes; en Perú acentuarían el personalismo. Quizá una salida intermedia sería la del sistema alemán, con una representación mixta: una parte es elegida en distritos uninominales, otra parte entra de una lista para asegurar la proporcionalidad de los votos. Esto ha sido propuesto por Fernando Tuesta, por ejemplo. Teóricamente es posible, pero esto haría crecer mucho el Congreso, más allá de lo que sería aceptable por la ciudadanía. Siendo realistas, yo solo cambiaría el distrito electoral de Lima, para sacar de allí cuatro o cinco distritos más pequeños, y atacaría el problema de la representación desde otros flancos.

En fin, estos son temas amplios de debate que rebasan este espacio.

3 comentarios:

Rodrigo dijo...

Este asunto de los "distritos unipersonales" (sic) Althaus lo tiene en el disco duro y no le entran balas. El propio Tuesta ya le dijo en el estudio de Canal N que esta reforma no tendría los efectos que él espera, pero dale... Supongo que en el fondo tiene la idea de que reducir drásticamente el número de partidos impediría el ingreso de fuerzas "antisistema" y conseguiriamos la estabilidad chilena. Lo gracioso es que de hacer un ensayo de laboratorio con los resultados del 2006, seguro Humala habría ganado la gran mayoría del parlamento.

Saludos,

Román dijo...

Hola estimado Martín
Creo que en cierto modo la propuesta de contar con pocos partidos es una salida que refuerza la consolidación de la instittucionalidad (partidos sólidos). A ello hay que sumarle democracia interna al 100% los candidatos. Estos pocos partidos pueden tener mayor cercanía con la ciudadanía y se podría mejorar la representatividad. Las reformas deben y tienen que ser paquetes completos sino pueden ser hasta contraproducentes.
abrazos
Román Aller Zárate

carlintovar dijo...

Para que se cumpla lo que quiere Tanaka (que los congresistas trabajen colectivamente con su bancada y apliquen el programa del partido) lo primero que debe hacerse es eliminar el voto preferencial. ¿Por qué un aspirante al congreso debe militar en un partido, trabajar durante años sacrificadamente por los ideales de su partido, participar en elecciones internas para salir elegido entre los más votados por la militancia, si después de todo eso, y pese a haber obtenido, por ejemplo, el número 5, llegan las elecciones y el abnegado y serio militante no sale electo, y en su lugar sale uno que obtuvo el número 40, pero que es dueño de un cenecape, y que con mucho dinero hace una fuerte inversión en propaganda, y obtiene los votos de sus allegados, clientela, proveedores, etc., es decir, de gente interesada en que al cenecape le vaya bien, y que por eso cree que es bueno que el dueño del cenecape llegue al congreso, pero a esa gente le importa un pito el programa del partido?
Respuesta: no le sirve de nada al abnegado militante perder el tiempo trabajando durante años por el partido, porque el partido no tiene ninguna capacidad de decidir EL ORDEN EN EL CUAL INGRESAN AL CONGRESO LOS QUE VAN EN LA LISTA.
¿Por qué la gente parece no darse cuenta de que el voto preferencial anula, erosiona y destruye a los partidos? (Mejor dicho: ha anulado, ha erosionado y ha destruido a los partidos).