martes, 2 de septiembre de 2008

Las Fuerzas Armadas y Policiales y la CVR

Artículo publicado en Perú21, martes 2 de setiembre de 2008

http://67.192.230.107/102/impresa/pdf/2008/09/02/216225.pdf

En los últimos días, el ministro de Defensa Flores, el vicepresidente Giampietri, el cardenal Cipriani y otros han cuestionado el aporte de la Comisión de la Verdad y Reconciliación por haber, supuestamente, minusvalorado y satanizado la actuación de nuestras Fuerzas Armadas y Policiales durante los años del conflicto armado interno. Ya muchos han respondido señalando que esas críticas o revelan ignorancia o mala fe. En efecto, basta ver las conclusiones generales del informe (tomo VIII) para leer que “la CVR reconoce la esforzada y sacrificada labor que sus miembros (fuerzas armadas y policiales) realizaron durante los años de violencia. Asimismo, rinde su más sentido homenaje (a los) valerosos miembros de las fuerzas del orden que perdieron la vida o quedaron discapacitados en cumplimiento de su deber”.

Hay mucho más. Por ejemplo, en el tomo V, 'Historias representativas de la violencia’, se estudian los casos de Chungui y Oreja de Perro (provincia de La Mar, Ayacucho), una de las zonas más golpeadas por la violencia, tanto senderista como de una represión indiscriminada del Ejército. En este marco, se resalta la acción del mayor EP Miguel Seminario, quien en 1987 estableció que “la misión central de las fuerzas del orden ya no era ejecutar de manera indiscriminada (a la población reclutada por Sendero por la fuerza, sino) salvar a los pobladores y recuperarlos (...) ello favoreció que muchos se animaran a desertar del PCP-SL y se incorporaran a los comités de autodefensa”.

En el tomo VII, 'Los casos investigados por la CVR’, se habla del caso de Ana Lira, suboficial de primera PNP, encargada de la custodia de reos senderistas en prisiones en Lima. Recibía por ello constantes amenazas, incluso de senderistas puestos en libertad por jueces amenazados. Hasta que un comando de aniquilamiento atentó contra su vida en marzo de 1992. Recibió cinco balazos, sobrevivió, pero perdió totalmente la vista. Está también la historia del coronel PNP Manuel Tumba, asesinado en noviembre de 1992, como represalia por haber colaborado en la captura de Abimael Guzmán. El texto termina diciendo “la CVR condena el asesinato del coronel PNP Manuel Tumba Ortega y declara que, además de los autores directos, son también responsables por dicho crimen Abimael Guzmán Reinoso y los integrantes del Comité Central del PCP-SL”.

Ya que en estos días se señala que no se debe desmerecer la actuación de las fuerzas del orden, a las que debemos gratitud, una manera concreta de hacerlo sería atender las demandas de la Coordinadora Nacional de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional, y de las viudas y personal discapacitado, que hace unos días protestaron frente al Congreso exigiendo atención por parte de las autoridades.

VER TAMBIÉN:

http://kolumnaokupa.blogsome.com/2008/08/30/hay-que-leer-para-hablar/

Foto:
http://radiohaya.blogspot.com/2008/08/fotos-equipo-de-yo-si-opino-estuvo.html

6 comentarios:

Max dijo...

Martin, yo creo que hay dos realidades en cuanto al informe de la CVR, una la del papel que me impresiona balanceado (un poco condecendiente con Belaunde a mi parecer) y otra la que se da ha conocer en los medios de comunicación, que resalta solo algunos puntos según su conveniencia. Que la CVR y las ONGs le haga un homenaje a las autoridades, militares y policias afectados por ejemplo. Que se note frente a los medios que comunican todas las conclusiones, no solo algunas

Anónimo dijo...

Tambien no hay que olvidarse de los comites de autodefensa y ronderos que fueron los primeros en enfrentarse a los senderistas y que estan aun mas abandonados en cuanto a reparaciones por invalidez y pensiones que los militares.

Héctor dijo...

Un blog muy currado y muy interesante. Te felicito por la actualización.

Decirte que me pasaré por aquí y que te animo a que sigas escribiendo, la ciencia política (y en general todas las ciencias sociales) me interesan mucho.

Un saludo.

FrAnK dijo...

La CVR señala, además, que la ineptitud y los crímenes de leza humanidad cometidos por la FFAA y la PNP se deben en el mayor de los casos a la poca logística que el Estado (Ministerio de Defensa, Ministerio del Interior) le proporcionaba a las fuerzas del orden.
Entonces, recordemos que los gobiernos de Belaunde (que ninguneo a Sendero), Alan García (Frontón) y Alberto Fujimori; ninguno de ellos estuvo a la altura de asumir tal problemática.

Y es verdad tambien, que fue en el gobierno de Fujimori, donde las FFAA y la PNP -más el segundo- disminuyeron su capacidad ofensiva contra los ciudadanos excluídos, por el contrario se empezó a maniobrar con mayor inteligencia.
Es por eso que se debería exigir la responsabilidad política de los presidentes, ministros, y demás huestes. Pero vemos que en la cloaca gubernamental OTORONGO NO COME OTORONGO

Anónimo dijo...

Martin, muy interesante y agudo tu post.
Una pregunta relacionada que te haria es tu opinion sobre la idea de si el Estado tiene o no derecho a defenderse. De acuerdo a la CVR si tiene este derecho. Segun los autores del comic RUPAY -que recomiendo aunque aun no he leido del todo- el estado no tiene ese derecho. Obviamente las cosas no son en blanco y negro: hay condiciones y limites. Pero por eso mismo, en el caso del estado Peruano versus SLdurante la guerra interna, el estado tenia derecho a defenderse como dice la CVR? O estaba deslegitimado, como aluden los autores de Rupay? Que opinas?

Dario Enriquez dijo...

Hay omisiones de la CVR que son inexcusables, como por ejemplo NUNCA haber siquiera entrevistado a algunos personajes que reciben serias criticas en el informe. Por qué no lo hicieron?

Por supuesto no es un trabajo perfecto, todo es perfectible, pero repito, hay omisiones inexcusables que -tratando de alcanzar alguna explicacion- podria deberse a que ya tenian una opinion formada y no toleraban siquiera un matiz o un cuestionamiento

Al final, hasta ahora es lo mejor que tenemos a pesar de todo, respecto al drama que vivimos los peruanos de entonces.

Saludos