martes, 9 de septiembre de 2008

Avances en la lucha contra la discriminación

Artículo publicado en Perú21, martes 9 de setiembre de 2008

http://67.192.230.107/102/impresa/pdf/2008/09/09/216443.pdf

En febrero del año pasado se realizó el 'Operativo Empleada Audaz’ en las playas de Asia, al sur de Lima; a inicios de este año se publicó el libro de Jorge Bruce Nos habíamos choleado tanto. En ambas ocasiones intenté plantear, desde esta página, una discusión sobre cuáles serían los mecanismos más eficaces para combatir las prácticas discriminadoras y racistas vigentes en la sociedad peruana.

Me pareció encontrar que una gran parte de las personas interesadas en este asunto consideraba que lo esencial del problema estaba en la persistencia de concepciones e ideologías racistas, por lo que la tarea principal estaba en la educación, en la implementación de campañas que les hicieran ver a las personas lo absurdo e injustificado de estas maneras de pensar. De lo que se trataría es de combatir el racismo en el plano de las mentalidades, porque de ellas se derivarían las prácticas discriminadoras.

Sin negar la importancia de la educación y de las campañas de sensibilización, sostuve que lo verdaderamente importante no estaba allí; esto porque, a mi juicio, el problema de las prácticas discriminatorias no está tanto en las concepciones racistas, sino en la debilidad de los discriminados para hacer valer sus derechos. Considero que avanzaremos más si fortalecemos la posibilidad de defenderse de los que sufren la discriminación, mucho más que si nos enfocamos en tratar de cambiar las mentalidades de quienes la consideran legítima. Así, la clave de la subsistencia de las prácticas discriminatorias no está tanto en la persistencia de concepciones compartidas por todos según las cuales hay unos que son superiores a los otros por el color de la piel, sino porque quienes son discriminados no pueden defenderse, aunque sean conscientes de lo injusto de la situación.

Desde este punto de vista se han dado avances importantes en los últimos tiempos. Están, por ejemplo, las ordenanzas en contra de la discriminación aprobadas en Lima por varias municipalidades, primero Magdalena y, la última, Miraflores. Arequipa es la región donde se han dado más ordenanzas de esta naturaleza; también tenemos normas de gobiernos regionales, como el de Apurímac, en el mismo sentido. Tenemos también casos emblemáticos como procesos penales por casos de discriminación, como el de PeruRail en la fiscalía de Ollantaytambo. Están también diversas multas y cierres de locales que incurren en prácticas discriminatorias. En todos estos avances han convergido muchos esfuerzos, donde cabe destacar los de Aprodeh y de Wilfredo Ardito.

Continuar con estos avances requiere que haya mecanismos simples, rápidos, al alcance de todos, para denunciar y sancionar efectivamente el incumplimiento de las normas. Que no sean normas que queden solamente en buenas intenciones.

[en la edición impresa hay un error: dice "Alfredo", en vez de "Wilfredo" Ardito. Mi pedido de disculpas a Wilfredo y a los lectores]

VER TAMBIÉN:

http://www.bastaderacismo.org/hacer_denuncia.php

http://www.aprodeh.org.pe/racismo/

http://reflexionesperuanas.blogspot.com/

3 comentarios:

FrAnK dijo...

Tienes razón Martín, son los ofendidos los que tienen que alzar su voz de protesta para que esta "estupidez de la discriminación" disminuya.
En todo caso, le hago una obsservación:
Hay medios de comunicación, como es el caso de Correo de Aldo Mariátegui, que sosteniéndose en la libertad de prensa, permite que ¿líderes de opinón? como Andrés Bedoya Ugarteche, insulte de una forma racista a los quechuablantes y/o cualquier otra raza indígena.
Este señor, asimismo, advierte que él no es racista", sin embargo el hecho de decir "indios de m.., inferiores" frente a los lectores de Correo (impreso, web) ya connota otros significados.
No le quería dar mucha bola a este tio, pero me sirve como ejemplo de decir que los medios de comunicación amparados en la libertad de prensa y opinión -n algunas ocasiones- cometen graves errores sociales.

Saludos!!!

Anónimo dijo...

Sobre el comentario anterior, añado lo siguiente: El día que sea rentable ser abiertamente racista, varios "líderes de opinión" saldrán del closet de lo políticamente correcto, botando por el tacho de careta.

Sobre el post: Concuerdo, antes que "hablarle bonito" al discriminador para que entienda que no debe ser racista es poco útil. Mucho más poderoso es empoderar al discriminado.
Usted mismo es un ejemplo de eso, ¿acaso se necesitó organizar talleres de inclusión en el IEP para que le abrieran paso? No. Usted mismo se abrió camino. Como se diría en la calle, usted es "un chino bien plantado" (Bueno, descendiente de japoneses)que sólo se defiende.

Saludos

Amazilia Alba dijo...

Para "el chino bien plantao":
Aunque es saludable que haya las leyes, ordenanzas y demas, de nada serviran si no se cumplen.
Es por eso que no hay que descuidar y enfatizar la educacion y la presion social contra el racismo y la discriminacion.
Sino se llega a casos como en USA y Sudafrica donde hay las leyes y seguro que unos cuantos se benefician con juicios millonarios pero en la practica la gran parte de la poblacion negra sigue siendo discriminada.
Si solo se le da importancia a las leyes y no a lo que "piense la gente" el racismo aflorara con mas fuerza en casos de excepcion como en la guerra sucia o el caso de las estelizaciones forzadas.
Lo de que "alla los cholos que luchen contra la discriminacion" me parece muy antisolidario, la discriminacion y el racismo es un problema de la sociedad y afecta tanto a la victima como al victimario, asi que todos tenemos que poner de nuestra parte para erradicarlo.
Pero si vamos avanzando.
Saludos