martes, 19 de agosto de 2008

Sobre las últimas encuestas y el 2011

.
Artículo publicado en Perú21, martes 19 de agosto de 2008

http://67.192.230.107/102/impresa/pdf/2008/08/19/215803.pdf

El domingo pasado apareció la última encuesta nacional urbana de Ipsos-Apoyo, con información sobre las preferencias electorales respecto a las elecciones presidenciales de 2011. Por supuesto, es absolutamente prematuro hacer evaluaciones con tanta anticipación en un país tan volátil como el nuestro. Sin embargo, vale la pena analizar cómo se perfilan las cosas en este momento, sabiendo que los actores empezarán a tomar decisiones sobre la base de este escenario. Por supuesto, no debemos olvidar que el punto de llegada será muy diferente al punto de partida.

La baja legitimidad de todos los actores políticos puede hacer que las votaciones que se den para determinar quiénes pasan a la segunda vuelta sean las más bajas desde 1980: si en 2006 Humala obtuvo 31 y García 24% (menos que el 33% de Vargas Llosa y el 29% de Fujimori en 1990), es imaginable que, en 2011, el primero pueda obtener un 27-26, mientras que el segundo podría estar cerca de los 20 puntos. Puesta la varilla a esa altura, muchos sueñan con poder pasarla. Habría que olvidarse de resultados 'aluvionales’, como cuando Fujimori ganó en 1995 con el 64%, García con el 53% en 1995, o Belaunde con el 46% en 1980 (votos válidos).

Según la encuesta, en este momento Luis Castañeda obtendría un 20%; Keiko Fujimori, 18, igual que Ollanta Humala. Un poco más lejos aparecen Lourdes Flores, con 13, y Alejandro Toledo, con 11%. Llama la atención que, en cuanto a actitudes desfavorables (que insinúan el crecimiento potencial de cada uno), quienes quedan mejor parados son nuevamente Castañeda y Keiko Fujimori, seguida por Flores; quien más recelo genera es Ollanta Humala.

En términos de identificaciones ideológicas en un eje izquierda-derecha que va de 1 a 10, el promedio de los encuestados se ubica en 5.4, casi en el centro aritmético. A la izquierda de ese punto, en el 3.5, solamente está O. Humala. Esto sugiere que algún candidato de centro-izquierda tendría espacio donde crecer; siempre y cuando no solo se ubique a la izquierda, también en tanto sepa capitalizar los sentimientos antisistema de los electores. Hacia la derecha, quien se ubica más cercano al codiciado centro es Toledo, seguido por Castañeda y por Keiko Fujimori; a Lourdes Flores se le percibe aún en el extremo derecho (más allá de Alan García), con lo que se hace necesario para ella seguir con sus esfuerzos de correrse al centro.

¿Está muy lleno el flanco derecho? No tanto si consideramos que los que están allí no aspiran necesariamente a quedar primeros, sino segundos. Muchos allí piensan “Ollanta puede quedar primero igual que en 2006, pero en segunda vuelta pierde de todos modos; la economía en 2011 estará mucho mejor que en 2006, el descontento no podrá ser tan grande; quien quede segundo será el próximo presidente".

4 comentarios:

Román Aller Zárate dijo...

Estimado Martín
Habría que considerar que es una encuesta urbana, en lo rural- entiéndase andino amazónico- puede cambiar y voltear las reglas de juego,sobre todo con todo los conflictos que se vienen dando desde allí. Y le pueden dar más réditos quienes se inclinan a la izquierda- centro.
Sin embargo, tengo la impresión que si las cosas siguen como hasta ahora la derecha tiene para un periodo gubernamental más, siempre y cuando tenga "tinte" social.
El reto debiera ser contar con opciones ideológicas modernas tanot de derecha como de izquierda, pero al parecer tendremos que seguir esperando que algo cambie...

Román Aller

Daniela Zacharias dijo...

Estimado Martín:

En relación a las encuestas publicadas este domingo, comparto contigo algunas reflexiones sobre la presentación de las mismas.


El pasado domingo 17 de agosto, los diarios El Comercio y La República publicaron dos artículos referidos a los resultados de dos encuestas de opinión pública a nivel nacional y en Lima Metropolitana sobre la posición política en el espectro ideológico de algunos líderes y la aprobación presidencial de Alan García, respectivamente. Al respecto, la manera como fueron presentados los resultados de dichas encuestas se prestan a confusión.
En La República se presentaron los resultados de la encuesta del IOP de la PUCP y en el primer párrafo de la nota de redacción (p. 6) figura: “La última encuesta del Instituto de Opinión Pública de la Universidad Católica (IOP) muestra que la aprobación del presidente Alan García pasó de 31% en julio a 30% en agosto.” Y seguidamente se explica: “Es decir, perdió un punto porcentual…”.
Esta última frase, así como está escrita y sin ninguna especificación mayor, no es correcta. Como figura en la ficha técnica, el margen de error es de +4.2 y por eso, tanto la medición de julio como la de agosto pueden estar dentro de estos intervalos. Sin ánimo de entrar en detalles técnicos, quisiera hacer notar que al señalar estos cambios en los porcentajes de aprobación presidencial se está dando una información que no es veraz, o, por lo menos, no se deduce, necesariamente, de los resultados de la encuesta.
Por otro lado, en la nota de El Comercio, tomando como fuente la encuesta realizada por Ipsos Apoyo Opinión y Mercado, en la página A8, figura, al final de la misma, un gráfico acerca de la posición política en el espectro ideológico de izquierda-derecha en que se sitúan los encuestados y en la que estos perciben que se encuentran un grupo de personajes políticos. Sobre este gráfico tengo dos observaciones.
1) Si bien en el gráfico se menciona que las respuestas corresponden al total de entrevistados que conocen los términos de izquierda y derecha en política, no se señala cuántos son. ¿La mayoría? ¿La mitad? ¿cien? ¿diez? De este número depende mucho la exactitud de los resultados. Revisando la nota no he podido encontrar esta información o, por lo menos, no es fácil de identificarla. No obstante, la información acerca del tamaño de la base de entrevistados es imprescindible en la presentación de las estimaciones, con la finalidad de comprenderlas de mejor manera.
2) La pregunta textual, según se presenta en la nota, es “¿En una escala del de 1 al 10, en la que 1 significa extrema izquierda y 10 significa extrema derecha, donde coloca usted a…? Sin embargo, en el gráfico se presenta como que la extrema izquierda corresponde al cero. ¿Cuál es la verdadera escala? Esto crea una confusión y le resta credibilidad los resultados. El lector no puede saber si las estimaciones presentadas corresponden a una escala de 0 a 10 o de 1 a10. Además, si la escala usada es en realidad la del 1 al 10 como se plantea en la pregunta, la presentación grafica con un inicio en 0, genera una interpretación visual sesgada de todos los resultados hacia el extremo derecho en 0.5, ya que el centro de la misma es 5.5 y no 5.0 como se aprecia en el gráfico.

Los comentarios presentados no buscan criticar los estudios realizados por las encuestadoras mencionadas; mi experiencia profesional me ha permitido conocer lo serio y profesional de su trabajo. En ningún caso, estos comentarios hacen referencia a lo que IPSOS o la PUCP puedan opinar.
Considero que como parte del desarrollo de una cultura política en el país, los medios de comunicación deben difundir los resultados estadísticos de la mejor manera posible. Las imprecisiones en la presentación de la información, tal como lo saben los periodistas, pueden ocasionar mal interpretaciones por parte de los lectores.
En general, los medios de comunicación presentan los resultados de encuestas con este tipo de imprecisiones. La mayoría de las veces es muy probable que sea por desconocimiento técnico o por la necesidad de presentar los resultados en términos noticiosos, cumpliendo así el interés de los lectores. Sin embargo, cabe la posibilidad que sean presentados con fines manipulativos. En todo caso, se trata de información errónea, que ningún medio serio como son La República y El Comercio pueden permitirse.
Quizás estas observaciones parezcan que son excesivas y técnicamente muy rigurosas, pero los medios de comunicación tienen el deber y responsabilidad de informar de manera certera a la población. Desde mi posición como profesional del tema, me siento en el deber de hacer estas aclaraciones con la finalidad de contribuir con la educación en una buena interpretación de los resultados de encuestas provenientes de una muestra.

Dario Enriquez dijo...

Como estan las cosas, veo otra tragicomica segunda vuelta entre Ollanta Humala y Keiko Fujimori

Trato de hacer un comentario serio y no hay como ... trato de apelar a una ironia y tampoco hay como ...

En fin

Anónimo dijo...

Bien... Keiko...! lidera la intención de voto, si el pdte. Fujimori es condenado por salvar al país del terrorismo; Perú tendría por primera vez una presidenta Keiko...! sería imparable, así lo demuestran las encuestas.

José Franz
Lima