lunes, 4 de agosto de 2008

La negociación entre apristas y fujimoristas: hipótesis y evidencias

Como saben quienes leen este blog, he sostenido la tesis de que, en los dos primeros años de gobierno, no ha habido una alianza entre el gobierno de García y el fujimorismo, entendiendo por alianza un intercambio de favores, acciones u omisiones en cada uno que no habrían hecho natural o espontáneamente, que hubieran ido en contra sus intereses, precisamente como resultado de una transacción. A algunos les sorprende esa tesis, porque es un hecho que apristas y fujimoristas son los grupos que más coinciden en el Congreso y tiene relaciones "muy cordiales" por decirlo de algún modo. Eso es un hecho. Mi tesis es que esa conducta no ha sido consecuencia de una transacción, sino del hecho de que el giro conservador del APRA hace que ambos coincidan en asuntos sustantivos: comparten una misma mirada del país, tienen los mismos adversarios, tienen objetivos comunes, etc. Por lo tanto, si buscamos qué le ha dado el gobierno al fujimorismo en estos dos años, no encontraremos, me parece, nada sustantivo, más allá de gestos o concesiones menores. Desde este punto de vista, lo sorprendente y novedoso hubiera sido que los fujimoristas votaran por García Belaunde. Quienes sí han actuado claramente en contra de lo se esperaría de ellos son los upepistas tránsfugas, quienes "deberían" ser de oposición, y han estado con el gobierno, a cambio de prebendas.

Me reafirmo en esta tesis. En La Primera del domingo Raúl Wiener señala:

"A esta dinámica recurrente [de estar de acuerdo y hacer las mismas cosas] el profesor Tanaka la ha descrito como una “coincidencia de objetivos”, que no significaría necesariamente un pacto entre las partes, ya que habría muy poco que ofrecerse de unos a otros. Lo que es casi como afirmar que no hay nada en el juicio del Fundo Barbadillo en lo que el gobierno pudiese influir. Lo que es por lo menos discutible. Digamos, sin embargo, que en lo que va del régimen los hijos de la dictadura han ganado una enorme legitimidad como sector válido de la política peruana y aliado estratégico del bloque que se enfrenta a los antisistema. Ya nadie los abuchea o excluye".

http://www.diariolaprimeraperu.com/online/noticia.php?IDnoticia=20896

Mi respuesta: seguramente el gobierno puede hacer cosas, pero no he visto que haya hecho nada sustantivo en estos dos años. En cuanto al juicio, siempre he escuchado a Guillén, Gamarra, Rivera, por ejemplo, decir que el juicio transcurre con total normalidad y limpieza. De otro lado, respecto a la legitimidad del fujimorismo, mi respuesta es que no debería sorprendernos, considerando que Martha Chávez sacó en las últimas elecciones más votos que Valentín Paniagua, Susana Villarán, Javier Diez Canseco y Alberto Moreno juntos, que para las elecciones del Congreso la lista fujimorista obtuvo más votos que los del Frente de Centro y Perú Posible juntos, y que Keiko Fujimori fue la congresista más votada del país. Triste, pero cierto.

La pregunta ahora es si las cosas van a cambiar. Considero que con la intempestiva salida de Luis Bromley del Instituto de Medicina Legal, ahora sí hay una evidencia concreta que debe ser tomada muy en serio, de que algo raro está pasando. Se trata de algo repentino que no tiene justificación aparente. Tenemos que estar muy atentos.

http://peru21.pe/impresa/noticia/mi-posicion-caso-fujimori-era-incomoda/2008-08-03/220861

Es importante tener en cuenta que Bromley es una persona importante no sólo por el juicio a Fujimori, sino también porque está directamente involucrado con las exhumaciones de los cadáveres encontrados en el cuartel Los Cabitos, en Putis, etc. Es un personaje que, me imagino, no sólo los fujimoristas querían ver fuera. Hay que ver cómo sigue el tema de las exhumaciones.

Volviendo al tema de la negociación con los fujimoristas, ¿es la salida de Bromley lo único que se habría acordado? En general, la impresión es que no, así que para verificar la tesis de la negociación, tendría que haber más. Así que tenemos que esperar todavía para validar esa hipótesis, pero ahora sí veo un hilo que puede llevar a algo importante.

¿Por qué habrían cambiado, o podrían cambiar las cosas respecto a los dos últimos años en este tema? La diferencia con lo que pasó el año pasado, al elegirse a Luis González, es que esta vez los fujimoristas habrían considerado seriamente votar por una lista de oposición, no encabezada por García Belaunde, sino por Yamashiro o algún otro, con lo cual convencerlos de votar con el gobierno habría sido costoso para este. Esto del fujimorismo votando por la oposición era creíble precisamente porque los fujimoristas no han conseguido nada sustantivo del gobierno en los dos últimos años, y parecen estar fastidiados por eso (en este sentido hay que leer los ataques a Del Castillo). Además, se trata de un gobierno con cada vez menores niveles de aprobación ciudadana, y pensando en el 2011, conviene marcar distancia. Lourdes Flores también empezó ya a hacerlo.

¿Cómo evolucionará la relación entre gobierno y fujimoristas a partir de ahora? ¿Qué puede haber aparte de la salida de Bromley? Examinemos esto con detalle.

Para algunos, la presencia de Alva Castro en la DIROES sería un dato revelador:

http://www.caretas.com.pe/Main.asp?T=3082&idE=787&idS=230

Sin embargo, de la supuesta visita no sacamos nada concluyente. Primero, no es claro si es cierto que Alva haya hablado con Fujimori. Pero ese dato no importa mucho. Si no hablaron en persona, esto no significa nada: si querían pactar algo, podrían haberlo hecho por teléfono o a través de terceros. Si hablaron, esto tampoco significa nada, necesariamente: porque si es que se negoció algo sigue abierta la pregunta de qué es lo que se habría negociado, y si es que los compromisos se cumplirán, o se trata solamente de "mecidas". Aunque como gesto, de ser cierto, es importante. Entonces, si es que se negoció algo, ¿qué fue? Caretas marca los extremos entre los cuales se dan las especulaciones:

"CARETAS 2033 reveló que el “plan máximo” de los fujimoristas apunta a una amnistía general que puede ser, en el mejor de los casos, ordenada por Keiko Fujimori si llega al poder. Esta idea ha sido sustentada por el parlamentario, aún aprista, Javier Valle Riestra. Si Alan García entretiene una opción de esas características hacia finales de su gobierno, que es otra de las esperanzas de los fujimoristas, tendría también que asumir los tremendos riesgos que esto conllevaría para su posible futura vida política.
Tales metas suenan hoy a delirio. Pero el “plan mínimo” contempla beneficios penitenciarios y la forma de reclusión del ex presidente, que en el juicio las ve cada vez más negras. Allí hay mucho pan por rebanar".


El plan máximo es una promesa de hacer algo en el futuro, no ahora, por lo cual buscaríamos en vano ahora manifestaciones de los resultados de la negociación. Es decir: los fujimoristas apoyarían al gobierno hoy a cambio de la promesa de un favor que se dará en un par de años. El plan mínimo lo estudiaremos más adelante. Pero, ¿qué hay en el medio? Veamos las hipótesis que han circulado en los últimos días.

- la salida de Del Castillo (versión La Razón)

"Cabeza de Del Castillo fue entregada en bandeja a fujimoristas a cambio de sus votos. Historia secreta de los acuerdos para ganar elección en el Congreso"

http://www.larazon.com.pe/online/indice.asp?tfi=LRPolitica03&td=27&tm=07&ta=2008

La cosa es que Del Castillo sigue en su puesto. Algunos dicen que dura hasta agosto; otros, hasta noviembre o diciembre. Antes se decía que salía antes del 28 de julio. Habrá que ver hasta cuándo se queda Del Castillo y, sobre todo, quién lo reemplazará. Esta hipótesis no suena muy convincente, por ejemplo, para Alberto Adrianzén; los fujimoristas pedirían demasiado. Para él la negociación no implica la salida de Del Castillo, si no la de Avelino Guillén, y el arresto domiciliario de Fujimori.

- Salida de Avelino Guillén y arresto domiciliario

"La versión que publica el diario La Razón es un nuevo globo de ensayo de los fujimoristas. Es una especie de 'derecho al pataleo' del fujimorismo. Nadie va a aceptar una propuesta como esa, menos que sea publicitada como lo ha sido la supuesta salida de Jorge del Castillo del gabinete aprista.
No creo que eso haya sido parte de la negociación con el gobierno. Lo lanzan para demostrar que los fujimoristas han pedido algo, cuando en realidad lo que seguramente han solicitado es el cambio de la condición de detenido de Alberto Fujimori por el de arresto domiciliario, así como la cabeza del fiscal adjunto Avelino Guillén".


http://www.larepublica.com.pe/content/view/234715/483/

Ver también:
http://www.larepublica.com.pe/content/view/235625/483/
http://www.larepublica.com.pe/content/blogcategory/106/593/

La cosa es que Guillén sigue en su puesto; y Fujimori sigue preso, no pasó a arresto domiciliario. Respecto a lo de Guillén, habrá que ver cómo evoluciona la cosa, hay que estar atento; si Guillén sigue en su puesto, tendría entonces que ser otra cosa. Otra posibilidad, cercana a esta:

- presiones sobre el poder judicial a favor de Fujimori en el juicio actualmente en curso

Sin embargo, según el propio Avelino Guillén,

“Tengo la mejor opinión de la Sala, que está conduciendo muy bien el proceso seguido al ex presidente Fujimori. Sé que cualquier hecho o movimiento político que se produzca en esos niveles no va a afectar en lo más mínimo la labor que viene desarrollando. Creo que es inmune a cualquier tipo de gestión, de acuerdos o pactos que se puedan dar a nivel político. Nosotros a nivel de la Fiscalía tenemos el firme convencimiento que nuestros objetivos se han alcanzado y consideramos que la Sala en estos momentos ya se encuentra en un nivel de conocimiento y certeza de lo que aconteció a partir de agosto del año 91”, manifestó en el programa “No Hay Derecho” de Ideeleradio. “Estamos convencidos de que nada de lo que ocurra a nivel político va afectar la independencia, imparcialidad e idoneidad de los integrantes de la Sala Penal Especial. Ellos cuando digan por fin su palabra en noviembre probablemente de este año, van a declarar culpable a Fujimori y le van a imponer la sentencia que se merece por los hechos que ha cometido”, apuntó".

http://www.ideeleradio.org.pe/look/portal/article.tpl?IdLanguage=13&IdPublication=7&NrIssue=53&NrSection=30&NrArticle=21737

En otras palabras, estas presiones no servirían. Hasta ahora. Si no es por acá, sigamos buscando, y así llegamos al plan mínimo del que hablaba Caretas:

- mejora en las condiciones de carcelería. Ver:

http://peru21.pe/noticia/212906/iracundos-cantaron-happy-birthday-fujimori-diroes

http://peru21.pe/noticia/213130/informe21-extranas-movidas-favorecieron-fujimori

Acá también hay problemas. Porque la mejora en las condiciones de carcelería ya tiene un par de meses, es anterior a la negociación de la mesa directiva. A no ser que cambien mucho más a partir de ahora; podría también decirse que es un pago muy tardío por los votos a favor de González Posada. Pero esta hipótesis no convence a todos: según Santiago Pedraglio,

"¿Qué negoció el Apra para ganar los votos fujimoristas y asegurar la victoria de Javier Velásquez en la elección para presidente del Congreso? ¿Mejores condiciones de carcelería para su jefe, el ex presidente Alberto Fujimori, es decir, más horas de visita, mejor alimentación, teléfono celular, acceso a internet? Difícil de creer: poca cosa para tantos afanes fujimoristas, más aún si se consideran las pocas restricciones que tiene su jefe en la prisión. Mirando el contexto, no queda sino concluir que lo más seguro es que la negociación de fondo tenga que ver directa o indirectamente con la sentencia contra Fujimori. Ese es el asunto que interesa al ex presidente y a su entorno. Todo lo demás está subordinado a esta preocupación."

http://peru21.pe/impresa/noticia/urdiendo-destino-aff/2008-07-27/20289

Según Carlos Basombío,

“Me parece ingenuo pensar que los fujimoristas le han dado sus votos al oficialismo solo a cambio de que Los Iracundos visiten a Fujimori en la Diroes. Creo que hay mucho más que el Apra ha ofrecido en este tema. Lo preocupante es que está usando todas las cartas que tiene en el Estado, que no son pocas, para ayudar al fujimorismo”, remarcó"

http://peru21.pe/impresa/noticia/pj-aclara-al-gobierno-inpe-cambio-regimen-carcelario/2008-08-02/220772

De acuerdo con Pedraglio y Basombrío. Digámoslo así: si el gobierno consiguió los votos fujimoristas por un concierto a capela de dos de Los Iracundos, entonces les salió casi gratis. ¿Son tan malos negociantes los fujimoristas? Si no es así, ¿entonces, qué fue? Lo que nos lleva nuevamente a promesas de acciones en el futuro: ¿cuáles pueden ser?

- apoyo a la campaña de Keiko
- movidas judiciales no ahora, sino cuando Fujimori apele la sentencia que le de San Martín, ante la Corte Suprema
- indulto, después de la condena final de la Corte Suprema

Lo que me lleva a preguntar, ¿será que los fujimoristas apoyan hoy a cambio de una promesa imprecisa a futuro? ¿No les preocupará ser estafados? ¿Podrán confiar en Alan? A no ser que los fujimoristas sean muy cándidos, los compromisos asumidos deberían verse en un plazo relativamente breve, algo debe ocurrir entre el plan mínimo y el plan máximo.

Conclusión: tenemos que estar muy atentos en estas semanas. Porque, si es que efectivamente ha habido negociación, y va más allá de la salida de Bromley, las acciones deberían verse pronto. La presión pública es importantísima para que no ocurra nada indebido respecto al juicio de Fujimori; hay que hacerle ver al gobierno que el precio de cumplir con los compromisos, si los hubo, sería mucho mayor que incumplirlos. Y si esto ocurre, veremos seguramente a los fujimoristas muy beligerantes, exigiendo el cumplimiento de lo pactado. Si no pasa nada, y los fujimoristas se muestran tranquilos, entonces es que no hubo negociación, y la explicación de la salida de Bromley habría que encontrarla en otra parte.

Las cosas están en proceso, no son claras, pero hay mucho en juego, así que...

5 comentarios:

chori dijo...

las alianzas y pactos "a la peruana", en un entorno institucional que contrasta historicamente con, digamos, la politica chilena, tienen que ser "a la peruana": informales, de muy corto plazo, bajo la mesa, sin papelito manda, sin compromisos mas alla del proximo paradero (a inventar en el camino).
no pidamos peras al olmo, o alianzas politicas transparentes al oportunismo historico y amoral del apra. pactar es pactar, en el toma-y-daca-5-esquinas de la politica de alan garcia.

Ricardo Alvarado dijo...

Este tipo de pactos extraños suelen desconcertar a los analistas, porque no está claro quien gana y quien pierde hasta que el curso de los acontecimientos demuestra quien obtiene ventajas.

Un caso significativo es el pacto Ribbentrop-Molotov de 1939. A expensas de Polonia y de años de propaganda antisoviética, Hitler buscó evitar una guerra en dos frentes; a expensas de Polonia y de años de propaganda antifascista, Stalin buscó ganar tiempo y dar a la URSS el rol decisivo en la guerra mundial.

Ambas partes sabían que era un arreglo transitorio y que el conflicto era inevitable; al final, ninguna de los dos obtuvo lo que quería (aunque a la Alemania nazi le fue peor).

Creo que con el pacto García-Fujimori sucede algo similar. Ambos esperan sacar ventaja, a su manera, de la tregua obtenida mediante este pacto sórdido; sólo el futuro puede esclarecer que es lo que se ha negociado, cuales son las expectativas de ambos y, lo más importante, si los intereses de ambos llegan a colisionar en el futuro.

¿Tendremos un pacto Ribbentrop-Molotov, o más bien un eje Roma-Berlín?

Silvio Rendon dijo...

Martín,

Hoy, lunes 4 de agosto de 2008, aceptas la posibilidad de una negociación:

"A no ser que los fujimoristas sean muy cándidos, los compromisos asumidos deberían verse en un plazo relativamente breve, algo debe ocurrir entre el plan mínimo y el plan máximo."

Pero dudas y propones un test:

"Si no pasa nada, y los fujimoristas se muestran tranquilos, entonces es que no hubo negociación, y la explicación de la salida de Bromley habría que encontrarla en otra parte."

Hace pocos días, agosto 01, 2008 10:08 AM, estabas más seguro de que no había transacciones. Afirmabas claramente:

"o los fujimoristas son muy malos negociaciadores (dan algo que vale mucho a cambio de muy poco), o simplemente, el apoyo fujimorista no es fruto de una transacción, que es lo que yo creo."

Y más aún, sostenías:

"La verdad es que no entiendo por qué algunos buscan alguna transacción para explicar la conducta de la bancada fujimorista (más allá de la presencia de fujimoristas en la mesa directiva). Pareciera que su supuesto es que el fujimorismo debería estar en la oposición, de modo que, si votan por el gobierno, debe haber una transacción de por medio. Eso puede funcionar para UPP, por ejemplo. Pero yo veo normal que los fujimoristas apoyen, sin mediar ninguna transacción importante, a un gobierno con el que comparten tantas cosas."

Hoy te has sumado a esos "algunos que buscan alguna transacción para explicar la conducta de la bancada fujimorista".

Hasta propones un test. Si no se ve nada pronto, volverás a tu afirmación de no transacción y lo que has dicho hoy con tanto detalle quedaría como una duda en el camino. Antes estableciste tu propia definición de alianza y ahora estableces tu propio test, cuando ya pocos (incluso los que la calificaban de "política-ficción") dudan de que hay una alianza bajo cualquier definición.

Al parecer la evidencia que te hizo dudar de tu tan segura afirmación inicial fue la destitución de Bromley, un hecho tardío (que ya están justificando desde el oficialismo - ver las declaraciones de Aguinaga en El Comercio), pues hubo muchas evidencias que no consideraste como "grandes novedades" como titulabas en un artículo.

Ahora ya te tomas seriamente lo que decían algunos periodistas-analistas. No sólo eso, has acabado por reconocer que el apoyo fujimorista en el congreso valía mucho, cuando antes lo calificaste de prescindible.

Hoy con tu test, sigues equivocándote, pensando que el quid pro quo tiene que darse en un plazo breve. En nuestra discusión de febrero del año pasado también abordé este tema:

"No es que tenga que haber quid pro quo inmediato siquiera, uno puede recibir o dar la ventaja hoy y recibirla o darla después. Los jugadores pueden ser pacientes con las recompensas (payoffs)."

Es cierto que se acerca el momento de las definiciones. El gobierno ha puesto a su gabinete en pleno a defender al statu quo. No pueden dar fácilmente pasos adelante si la opinión pública no atraca las jugadas que vienen haciendo. Ni a alanistas ni a fujimoristas les interesa ni pueden ir más allá de lo políticamente factible, pues sino cualquier acuerdo se hace inviable, como se hizo inviable Fujimori y acabó por caer.

En tal sentido el golpe de Lourdes Flores ha sido muy oportuno. Evidencia que hay otros jugadores en esta partida. Ahora se viene lo de la CIDH, que el gobierno utilizará para cohesionar fuerzas alrededor suyo, con el peligro terrorista. Como evidencia de ataques fujimoristas muy claros, tienes a La Razón con sus destapes sobre el pacto y siempre jaqueando al gobierno.

En un cambio de postura, sobre todo tan repentino, las cosas no son tan simples. Los nuevos elementos te obligan a reinterpretar tu posición anterior. La alianza no comenzó hoy, sino antes, y no la viste. Te tocará ajustar tu análisis (si los próximos acontecimientos pasan tu test y aceptas que hay una alianza).

Igualmente saludo lo que podría ser un cambio en tu postura.

Anónimo dijo...

No hay ningún pacto, los fujimoristas votaron x el apra por q la otra lista no les dejo espacio de accion.

El apra o cualquier otro grupo q sueñe con tener el actual congreso en su poder necesita negociar con el fujimorismo y el negarse a aceptar eso es un acto de sectarismo q solo beneficia al fujimorismo pues les permite mantener una imagen sin mucha luz en la gestion congresal

Max dijo...

Por que Alva Castro se expondría tanto visitando a Fujimori? Por la presidencia del congreso? No creo. Yo creo que en el Apra son concientes que la suerte de Fujimori es la suerte de García. Si a Fujimori lo condenan por la teoria del dominio (asi se llama?), porque no a Garcia?. Yo creo que ese sería un objetivo en común, mas que una alianza.
El problema que veo cuando leo algunos analisis, es que se basan en suposiciones y que uno no sabe hasta que punto en esta influye fijar una opinión política, cuanto le conviene al analista que la opinión pública piense que hay una alianza, cuanto influye ir contra la corriente y decir aqui no hay alianza.
Silvio le saca en cara a Martin Tanaka que ha cambiado su posición porque hay un nuevo elemento. No me parece, solo que esta mas cauto. Claro que uno puede cambiar de posición cuando hay nuevos elementos. No cambiar es capricho, orgullo.