martes, 12 de junio de 2007

Conflicto minero para dummies

.
Publicado en Perú21, martes 12 de junio de 2007

A propósito de la publicación de Minería y desarrollo en el Perú, con especial referencia al Proyecto Río Blanco, Piura (Lima, IEP-OXFAM-CIPCA-PSG, 2007), de Anthony Bebbington y otros, propongo algunas ideas elementales para entender los conflictos sociales vinculados a la actividad minera.

Creo que una buena manera de pensar el asunto es compararlo con problemas urbanos equivalentes. Esto lo hace comprensible para quienes vivimos en ciudades, y hace visible el que los ámbitos rurales del entorno de los asentamientos mineros no son espacios vacíos, en donde los campesinos aparecen como parte del paisaje; son ciudadanos con iguales derechos que nosotros.

¿Qué pasaría si súbitamente nos cortan el agua o la luz, o cierran nuestra calle, y descubrimos que es porque van a abrir un centro comercial gigantesco en nuestra cuadra, o porque van a construir una vía expresa que cruzará por nuestra manzana, sin avisarnos? ¿Qué pasaría si los inversionistas nos aseguran que nos compensarán "adecuadamente" por las molestias y perjuicios? ¿Les creeríamos? ¿Qué pasaría si las autoridades municipales no dan la cara, si diversas entidades públicas se contradicen entre sí o, aun peor, si percibimos que están coludidas con los inversionistas? Pues, simplemente, saldríamos a la calle a protestar. Algunos, "hasta las últimas consecuencias".

También encontraríamos a algunos que estarían de acuerdo: por ejemplo, los que estaban pensando en mudarse y ven revalorizadas sus propiedades; los que viven cerca, pero no son afectados directamente; y las autoridades tenderán a pensar que es bueno recaudar más y así poder atender los urgentes problemas del vecindario. En medio de todo esto, por supuesto, diversos políticos y negociantes aparecerán y apoyarán a alguno de los grupos en pugna. Creo que la dinámica de los conflictos mineros no difiere sustancialmente de la situación aquí planteada.

¿Qué hacer? Primero, es necesaria la información, la consulta y la participación de los vecinos en la toma de decisiones. Segundo, esto no es suficiente, porque siempre habrá algunos a favor y otros en contra: es necesario que en este debate se tome en cuenta los intereses de los afectados y también el "bien común", y este debate es eminentemente político (debate sobre desarrollo local). Tercero, este debate debe expresarse en criterios de zonificación y desarrollo urbano transparentes (ordenamiento territorial; no es mina sí o no, sino en qué condiciones). Cuarto, debe haber una autoridad (ambiental) capaz de dirimir disputas, velar por el establecimiento de compensaciones adecuadas para los afectados, por el cumplimiento de los acuerdos, y capaz de imponer sanciones, drásticas, de ser necesario. Se necesita otra institucionalidad estatal.

9 comentarios:

Ernesto dijo...

Es que a veces es necesario el "mina no", recordemos Tambogrande.

Como se sabe, el ciclo de vida de la mina es de 15... 30 años... y despues? estara la tierra en igualdad de condiciones de seguir produciendo? Claro que si esa tierra de por si era poco productiva y no aseguraba un nivel de subsistencia de sus pobladores es probable que sea mas conveniente el aprovechar esa ventaja temporal, pero siempre hay que mirar en el "despues".

LuchinG dijo...

quinto: sacarse de la cabeza que este es un asunto púramente económico, que se arregla cediendo dinero o beneficios tangibles. Ellos deben sentir que los están invadiendo, hacerles sentir que uno respeta sus creencias y su forma de vida es fundamental.

Sludgeman dijo...

En teoria, para iniciar actividades, una mina necesita un Estudio de Impacto Ambiental aprobado por la comunidad.
Quiza el tema esta en que quien firma, el lider comunal, no representa la voluntad de su gente, sino la de su bolsillo.
Cambian de lider comunal, y el que llega, que no se llevo ningun bono, inicia los reclamos y a aprovechar el descontento de su poblacion, hasta que recibe su bono, y el ciclo comienza nuevamente.

Una vez oi que la mineria era para los comuneros, como que vinieran a hacer un hueco en tu patio.
La labor del Estado debe ser asegurarse que el acuerdo entre la comunidad y la minera sea transparente. Que realmente una mayoria de la comunidad acepte la firma de ese "contrato".

Y una vez firmado, debe asegurar que se cumpla, "chille quien chille".

Y si, posiblemente sea mas hobbesiano que otra cosa.

fokin dijo...

Aunque sea tarde quiero felicitarlo por su artículo sobre Conflico minero. Era ya tiempo que alguien dijera las cosas como son. Los derechos de esos campesinos a su habitat natural son violados impunemente por los mineros con nuestra anuencia. Pero ¿qué es más importante? ¿El derecho de esa gente a su entorno o los de los accionistas de la empresa minera, o los del fisco, o los del país? Si eso ocurriera en un barrio de Lima ¿cómo reaccionaríamos? Pero como ocurre en una localidad serrana a nadie le importa.

Anónimo dijo...

..."Ellos deben sentir que los están invadiendo, hacerles sentir que uno respeta sus creencias y su forma de vida es fundamental".
..."Los derechos de esos campesinos a su habitat natural"

Estamos hablando de marcianos? (esto tiene un tufo paternalista...)

Con respecto a el EIA (esa creacion del BM), no estoy tan seguro de que ese sea el punto de conflicto- un EIA generalmente sirve para justificar un proyecto y nunca se ha visto que aporte mayores datos para tomar una decision importante como la convivencia con la actividad (por otra parte, hay partes tan tecnicas que realmente habria que contratar a un experto para que lo analice y encima conmpare con un estudio de la zona).

Celebro que estos temas al menos se discutan ahora. Los conflictos mineros empezaron fuerte alrededor del 98 y obviamente nadie les hacia caso. recien en el 2001 se empezaron a tomar mas en serio, ganaron mas espacio en los medios (que ahora si los cubrian)y ya se empezaron a mezclar con temas mas politicos para usar como plataforma para algunos sectores.

Ahora los cucos son las "ONGs ambientalistas" y la "poblacion- mal-informada-de-los-beneficios-de la mineria" que repite el gobierno y los mineros como mantra.

A ver si ahora si ya empezamos a tomar mas en serio de que se trata de un tema de derechos y efectivamente del tipo de desarrollo por el que estamos apostando.

Francisco

Angela dijo...

http://chalacodepiura.blogspot.com/2005/11/el-asunto-majaz.html

diego dijo...

bueno, un detalle importante es que si un plan para minería va a ser aprobado, no solo se debe hablar de la explotación y el cuidado del medio ambiente, sino de la interacción de la minera con las comunidades aledañas, lo que el estado va a recaudar y también el proyecto post mina, es decir, cuando la mina deje de producir, el proyecto para dejar el terreno en el mejor estado posible.
y eso se puede lograr.
donde se encuentre yacimientos mineros lo más probable es que se encuentre también alguna comunidad o incluso ciudad. pero simplemente no podemos tachar a la minería, porque en este momento los minerales son imprescindibles en el mundo.

Anónimo dijo...

No establece la ley que las Mineras deben presentar un plan sobre el medio ambiente y ver como como interactua con la poblacion la actividad de explotacion. Crear mas burocracia con un ente estatal que dirima conflictos en vez de hacer cumplir las normas a las mineras no me parece buena idea.

Lastimosamente ahora apareceran las ONG ambientalistas a pintar arco iris a los pobladores en un pais donde la agricultura del minifundio esta economicamente muerto.

EL ADVERSARIO

Annie Purizaca (estudiante de ciencias biológicas-UNP) dijo...

El tema de la minería no es un tema que deba verse solo del punto de vista económico, ni mucho menos político, debemos ser conscientes que Perú es un país que no cuenta con las mejores medidas de política ambiental como los países desarrollados, y que en este país no importa mucho lo que se ocasione y a quienes se afecte en busca de ese recurso denominado DINERO, las personas de la política que están involucradas deben pensar que si van a permitir que esa minera trabaje y realice sus actividades, deben de obligarlos a asumir costos sociales y ambientales, porque no solo se perjudican los agricultores y personas aledañas, también se perjudican personas a quienes no les importa la decisión que se tome con respecto al tema, porque de algún modo directo va a ser deteriorada la capa de ozono, la biodiversidad de la zona, el RIO BLANCO, el cual sirve de reserva de agua dulce util para personas de la mayoría del departamento Piura, tomen conciencia de todo lo que se ocasionaría si no ponemos de una vez TODAS LAS CARTAS SOBRE LA MESA y dejamos de lado la marginación de pensamiento y cultura existentes en la demagogia política.