domingo, 3 de julio de 2011

La aprobación a Susana Villarán


Artículo publicado en La República, domingo 3 de julio de 2011

La alcaldesa de Lima ha recibido muchas críticas, de diversos sectores y desde diversos ángulos, en sus primeros seis meses al frente de la Municipalidad de Lima. Según IPSOS-APOYO, la desaprobación a su gestión subió de un 28% en enero hasta un 54% en junio. Es cierto que la alcaldesa ha pagado el precio de un voluntarismo excesivo, de los largos años de ausencia de cuadros de izquierda en el poder, del atrincheramiento de los mismos en ONGs, cuya lógica de funcionamiento es sustancialmente diferente a la del Estado, de contar con un núcleo técnico y político muy capaz, pero muy pequeño, de haber generado demasiadas expectativas en la campaña, y de subestimar los retos tanto políticos como de gestión que tendrían que enfrentar.

Sin embargo, también es cierto que Villarán ha sido víctima de la politización de la evaluación de su gestión, que le ha puesto estándares absolutamente desmedidos, que no guardan comparación con la evaluación de los primeros seis meses de gestión de exalcalde Castañeda, por ejemplo. Es cierto también que las críticas a Villarán son consecuencia del marcado contraste entre su estilo de gestión y el del alcalde anterior, de su afán fiscalizador, que choca con los intereses tanto del exalcalde como del próximo expresidente, ambos obsesionados por dejar del poder inaugurando grandes obras, a pesar de que no han sido terminadas, o lo han sido a expensas de ineficiencia, sobrevaluaciones, y otras consecuencias negativas. También es cierto que la campaña negativa en contra de Humala durante las elecciones presidenciales afectó también negativamente a Villarán. A propósito, cabe recordar que durante la campaña municipal las críticas a Villarán solían concentrarse en el poder que tendrían fuerzas radicales de izquierda, cosa que no se ha dado en absoluto.

Respecto a la evaluación de su gestión, recordemos dos cosas: primero, que Villarán ganó las elecciones con un 34% de los votos emitidos, y su aprobación en junio no está muy por debajo de eso, está en un 30%; y del otro, que el aumento en la desaprobación, constante desde enero, parece haberse detenido. De hecho, entre mayo y junio la aprobación a la gestión subió de un 27 al 30%; en cuanto a la desaprobación, subió fuertemente de 45% en abril a 53% en mayo, para subir muy ligeramente al 54% en junio.

De aquí en adelante, lentamente, pienso que la aprobación a la gestión de la alcaldesa aumentará, y las críticas se desvanecerán, por carecer de sustento la mayoría de ellas. Además, con Humala en el gobierno nacional, las posibilidades de cooperación probablemente aumentarán, y las críticas de los sectores conservadores se concentrarán en el presidente. Además, las fuertes críticas recibidas han hecho que esté en proceso de implementación un importante plan de inversión que en unos meses cambiará la impresión predominante en este momento, lo que permitirá plantearse metas más ambiciosas a mediano plazo.

VER TAMBIÉN:

La Hora N entrevista a Marisa Glave y Eduardo Zegarra


ACTUALIZACIÓN, 4 de julio

VER TAMBIÉN:

RP 363: ¿Una Ordenanza para Todos?
Wilfredo Ardito Vega
http://reflexionesperuanas.lamula.pe/2011/07/04/rp-363-una-ordenanza-para-todos/reflexionesperuanas

6 comentarios:

Giovanni Derteano dijo...

Martín sobre lo que mencionas de que no se han dado muestras de resurgimiento de la izquierda radical. No crees esta estuvo presente en los actos vandálicos de Puno?? No tiene sentido que estos se hayan dado, habiendo salido electo Humala por quien Puno en mayoría votó no?

Anónimo dijo...

Si investigaran un poco más descubrirán que muchas de las obras de Castañeda Lossio se efectuaron sin Expediente Técnico aprobado, razón por la cual los primeros meses de cada obra sólo era movimiento aparente para dar la impresión que hacía mucha obra.

Martín dijo...

Giovanni, me refería a grupos radicales controlando la Municipalidad de Lima, no fuera de ella. Saludos.

Cali dijo...

Hola Martín, creo que la deficiencia principal de la Sra. Villarán no es ser de izquierda y cargar vicariamente con la mochila radical; me parece que es su falta de experiencia y capacidad gerencial. No es lo mismo trabajar en una ONG que en una empresa privada o pública. Hay también algo de figuretismo que la impulsa a subirse a los carritos llenos de drag queens y a burocratizar la gestión (consúltenme,pregúntenme, esperen que yo apruebe... ya pe...)Me parece muy representativa del grupo caviar (o huevera fina) peruano. Por otro lado, su vinculación con sectores de matiz más rojo que el de ella misma parece estar detrás de la nueva invasión ambulante del Centro de Lima. Algo así sucedió en mi colegio cuando pusieron de brigadier al más chonguero. Saludos

Mario Zúñiga dijo...

De acuerdo Martín, yo también creo que, pese a no ser santa de mi devoción, las críticas a Susana Villarán no tienen la mayoría mucho sustento. A mi lo que me molesta un poco es que usa la Municipalidad como una plataforma política. Eso en sí no es criticable, cualquiera lo haría y ella es una política al fin y al cabo, el tema es que lo hace metiéndose a temas que no son de su competencia. Por ejemplo, declarando Lima una "zona libre de transgénicos". No sólo no es de su competencia, sino que no tiene sentido al estarse discutiendo una moratoria en en el Congreso. Qué opinas?

Saludos,

Antonio dijo...

También la desaprobación tiene que ver con bastante gesto estúpido como pintar como locos de beige todo lo que antes estaba de amarillo... entre varias perlas de ese estilo...