miércoles, 14 de octubre de 2009

Rubén Blades, artista y político

Fui al concierto de Rubén Blades en la explanada del estadio Monumental. Mucho que comentar. Aquí dejo solamente algunos apuntes muy personales.

Fui al concierto obviamente porque me gusta la música de Blades; también por lo que representa para mi generación. Canciones como “Pablo pueblo”, “Plástico”, “Buscando América” o “Tiburón” nos llevan a la época en la que mi generación llegó a pensar por un momento que el mundo podía cambiar, que la revolución era posible, que estaba relativamente al alcance de la mano. Hoy, me imagino, la mayoría en mi generación pensará que los ideales siguen allí, aunque la vida nos haya llevado por caminos muy distintos; que “la revolución” tal como la entendíamos entonces es una quimera, pero que igual es una obligación esforzarse por hacer el mundo mejor, en la medida de nuestras posibilidades. Que se debe mantener cierta coherencia y consecuencia personal. Ir al concierto de Blades era entonces también reencontrarse y reexaminar esos ideales y sentimientos.

Fui al concierto también por Blades mismo. Algo que me intriga y admira es la combinación entre el artista y el político. Porque si yo me pregunto por la distancia entre los ideales de la juventud y la práctica del adulto, imagínense cómo será para él mismo. El artista que compone “Pablo Pueblo” o “Déjenme reír (para no llorar)” en Maestra vida o “Tiburón” es uno, otro el político en el ministerio de turismo parte del gabinete de ministros del presidente Torrijos: no tiene por qué ser necesariamente inconsecuencia: en el fondo, es inevitable que sea así.

En el arte lo que vale es la fidelidad a los principios, mientras más puros e incontaminados, más seductores y atractivos. De allí que el carácter crítico y marginal en los artistas despierte admiración y sea visto como expresión de su genio, mientras que los comerciales y concesivos son con justicia menospreciados. Pero en la política se tiene que ser eficaz; de nada te vale ser muy principista, si eres un marginal. Para lograrlo es inevitable actuar dentro de un colectivo, con personas con las que se tienen afinidades pero también discrepancias, que se tienen que hacer llevaderas; es necesario interactuar constantemente con quienes no piensan como uno, que hasta piensan totalmente diferente a uno, lo que lleva a negociar, hacer concesiones, transacciones, establecer compromisos. Dejar la ingenuidad, llegar a la madurez política, consiste en aprender esto. Pasar de una ética de la convicción a una ética de la responsabilidad, como diría Max Weber. En El político y el científico Weber dice que “la realidad es que en su dinamismo ya no es lo bueno lo que sólo produce el bien y lo malo el mal, sino que, a menudo, suele ocurrir a la inversa. No darse cuenta de esto en el plano de la política es pensar puerilmente".

Ahora bien, asumir una perspectiva realista no implica pasar de incendiario a bombero, no implica, al menos no necesariamente, caer en el puro pragmatismo, en la búsqueda del poder por el poder. El asunto es no olvidar que de lo que se trata es de acercarse a los ideales iniciales, que no se deben perder nunca de vista. Siguiendo con Weber, “la política consiste en una dura y prolongada penetración a través de tenaces resistencias, para la que se requiere, al mismo tiempo, pasión y mesura. Es completamente cierto, y así lo prueba la historia, que en este mundo no se consigue nunca lo posible si no se intenta lo imposible una y otra vez”. Otra manera de verlo es recordar que la política debe ser entendida como “el arte de hacer posible lo necesario” (la primera vez que leí esa frase fue en la célebre entrevista de César Hildebrandt a Julio Cotler en su libro Cambio de palabras).

Me imagino que el paso del artista Blades al político Blades debe haber sido complicado y hasta doloroso, pero también un aprendizaje fascinante. Porque dejar la poesía y la música, pasar a la acción y ver algunos resultados también tiene su encanto. Y se aprende que ver la lucha por el cambio social como el enfrentamiento entre un pueblo inocente y bueno, víctima inerme, y burgueses e imperialistas malvados secundados por sus políticos asalariados, es ver una caricatura deforme. Que los papeles que les atribuimos a izquierdistas y derechistas, liberales y conservadores, progresistas y reaccionarios, muchas veces se invierten y entrecruzan. Que no todo depende de la acción de los gobiernos, también de un cambio necesario de la gente. Afortunada o desafortunadamente, las cosas son siempre mucho más complicadas.

Hablando de esto, una pequeña anécdota. Detrás de donde estaba en el concierto, una chica, muy pasada de vueltas, desafiaba a los encargados de la seguridad (que le pedían que no ocupe una zona restringida y se ubicara en el asiento que le correspondía), vociferando “no me voy a mover de acá, serrano de mierda; déjate de joder, indio de mierda”. Más tarde, por supuesto, la misma chica coreaba “eso del racismo, brother, está en na’ ” en Ligia Elena, y aplaudía el mensaje social y la crítica al sistema de Blades. En fin. De eso hay mucho.

El asunto es que Blades logró sobrevivir a la política: frecuentemente, el artista que incursiona en la política fracasa, ya sea porque no es capaz de hacer lo necesario para ser eficaz, y el pueblo termina dándole la espalda; o porque al hacerlo pierde de vista por qué lo hacía, y termina siendo un político más. Blades terminó una gestión de cinco años como ministro de turismo en el gobierno de Martín Torrijos, y todavía tiene aspiraciones políticas. Ese mismo Blades puede hoy cantar con lozanía y sin pesadumbre sus viejas canciones. ¿Eso cómo se logra? No me parece poca cosa.

Fotos: http://www.rubenblades.com/fotos/todos-volvieron-a-mexico/
http://twitpic.com/l583a

11 comentarios:

Susana dijo...

Lo de la chica que cuentas es el colmo Martin!! La mas pura inconsecuencia y un ejemplo más de gente que se llena de boca con discursos vacíos que no han calado en absoluto en su real manera de ser.

Milagros dijo...

Hola, siempre sigo tus publicaciones, aunque debo reconocerlo no tan a menudo.
La de hoy me encanta, me encanta la música y admiro a Ruben Blades por ser como es.
Como dices mantenerse dentro de sus principios con el pasar del tiempo y de las situaciones es un gran esfuerzo.
A cierta edad te preguntas si realmente vale la pena mantenerte en ellos, lo ves como una quimera; sin embargo, creo eso te da una visión distinta del mundo y tratas que lo dificil sea posible"

Javier Delgado dijo...

Blades trasciende el arte y la política al compromiso con lo que el considera lo suyo. Esto expresado en forma tan bella e impactante que es dificil no admirarlo.
Grande de grandes, la revolucion tambien se hace cantando y bailando.

Anónimo dijo...

Muy buena reflexión Martín. Yo añadiría lo siguiente: Celeste Viale, dramaturga peruana, me dijo un día que el actor tiene que tener Cancha y Concha. Y yo creo que Blades tiene ambas. Tanto en el arte como en la política. Es un capo. Slds. Guillermo.

René dijo...

Pues en muchos lados hay chicas pasadas de vueltas como la que mencionas. Presencié algo similar en las Nazarenas hace dos años.

El templo estaba repleto de gente empujándose y cantandole al Señor de los Milagros. "Oye chola de miércoles no me empujes", le dijo de mala gana una señora a otra. Aunque antes dijo algo más que me sonó a ..ajo. Esos son los fieles.

@juancabezadura dijo...

Ruben tiene la virtud de decir en sus canciones lo que muchos queremos decir, pero la verdad que el concierto no me termino de gustar: demasiado lambiscon! eso de las imagenes del zambo cavero, la bandera peruana, que Peru es para mi esto y lo otro. tengo videos otros conciertos donde dice lo mismo y solo cambia el nombre del pais. Por otro lado, traer a Seis del Solar para que toquen las de Fania?? juntarlos y no cantar El Padre Antonio?? me quedo con su anterior concierto Mundos, ese si fue espectacular!

Fredo dijo...

ser consecuente con uno mismo - es más que conplicado, para un político peruano, peor aún en elecciones - en tiempos q alcanzar el poder (curul o muni) lo es todo, dejando de lado la idiología, para defender impunemente tu comodidad... era una ciudad de plástico de esas que no quiero ver...

Pablo Antonio dijo...

Martin, supongo que no tengo edad para recordar toda esa trayectoria de Blades. Pero me gusto mucho el post y valoro y agradezco que cuando te refieras a ciertos textos (como el link de Weber) permitas ver el texto.

Saludos de un lector en canada.

Bruno Ysla Heredia dijo...

El chico de la arroba debió haber llegado tarde al concierto porque "El padre Antonio y el monaguillo Andrés" fue la segunda canción que tocaron (lamentablemente), la primera fue "Caminos verdes". Y digo "lamentablemente" porque yo hubiera preferido que sea una de las últimas; escucharla al principio fue como una eyaculación precoz. Supongo que tenía que complacer a toda la gente a la que le gusta esa... de "Pedro Navaja".

Las únicas canciones que no tocaron del disco "Buscando América" fueron "Desapariciones" y "GDBD". Lástima, por esta última que es una de mis favoritas y con lo rara que es, de haberla tocado, hubiera rayado a mucha gente.

saludos

Letras del Sur dijo...

Martin, es importante destacar lo que dices: mantener los principios, las convicciones éticas por encima de lo ideológico y ello se aplica muy bien para los extremistas de izquierda, ultraderecha y ultraliberales. Cuando lo ideológico avasalla a lo ético se da lugar a que se cometa cualquier estropicio.

Confío en los políticos que se guíen por esta actitud, lamentablemente ser íntegro tiene un precio muy grande y muchas veces es el aislamiento, pero vale la pena.

Saludos,

Club Z dijo...

Saludos Martín, aca en tierras de Barquisimeto, Venezuela también estuvo Rubén Blades y dejó maravillados a 40 mil espectadores, incluso gente muy joven. Lo de Blades es un fenómeno intergeneracional, porque la calidad supera las trampas del tiempo. Saludos